¿Conociéndonos a través del ajedrez? chaturanga y autoconocimiento

Esta es una pequeña reflexión cómo podemos entender nuestros comportamientos a través de elementos que nos hacen analizar nuestras decisiones, en este caso el instrumento denso es el famoso juego del ajedrez.

Nota: Descubrí que el chaturanga (चतुरङ्ग en sánscrito) es un antiguo juego de la india de donde muy probablemente surgió el ajedrez.


En sánscrito Chaturanga significa dividido en 4 partes, Chatus = 4, anga = partes. También es el nombre de un pránáyáma (respiración cuadrada).

Hace unas semanas retomé el ajedrez, no lo jugaba desde que me gradué de la preparatoria, en esos años jugaba todos los días. Prácticamente iba a la escuela a jugar ajedrez con Josué, Stevens, el Gañote y Reynaldo. Viejos tiempos.

Hoy después de muchos años volví a retomarlo usando una aplicación (Chess.com), unos colegas del trabajo la usan, y entre nosotros nos retamos. Hacemos partidas en donde tenemos 24 para hacer cada movimiento. Sí, parece mucho, pero no es que esté todo el día pensando en mi próximo movimiento, es algo que dejo ahí, y cuando tengo un tiempo muerto o quiero distraerme lo checo.

Las decisiones

En esta ocasión he entendido algo diferente, que va más allá del juego, creo que el cómo jugamos ajedrez dice mucho de nuestro proceso de decisiones, durante un juego analizamos, proyectamos, repensamos, sacrificamos, buscamos ser creativos, audaces o conservadores, estructuramos un movimiento a través de experiencia previa o simplemente nos dejamos llevar por la emoción, incluso suceden cosas inesperadas: errores nuestros, del otro jugador, etc. Uno puede auto estudiarse a partir de lo que sucede en ese juego, nunca lo había percibido así hasta hoy.

Prácticamente una autobiografía del ex campeón del mundo, Garry Kasparov.

En e libro del ex campeón del mundo Garry Kasparov , titulado Cómo la Vida Imita al Ajedrez, encontré una nota interesante:

En teoría, cualquiera puede aprender a jugar al ajedrez en media hora y las reglas son, por supuesto, iguales para todos los hombres, mujeres y niños. Si damos el primer paso más allá de las reglas, sin embargo, si abandonamos el nivel inicial en el que solo nos preocupa movernos según las normas, empezamos a crear patrones que nos distinguen de todos aquellos que han desplazado un peón alguna vez en su vida.

Es decir, mismo juego, mismas reglas, pero personalidades diferentes se van formando, sigue:

Adquirir patrones y la lógica para emplearlos, se suma a nuestras cualidades inherentes para crear un sujeto que toma decisiones. La experiencia y el conocimiento se enfocan a través del prisma del tratamiento, que en sí mismo puede ser desplazado, modificado y educado. En esa combinación está el origen de la intuición. un instrumento absolutamente único para cada uno de nosotros. Ahí empezamos a ver la influencia dela psicología individual y cómo nuestras decisiones expresan nuestra estructura emocional, lo que llamamos el estilo de un jugador de ajedrez.

Cuando jugaba más de chavo, la mayoría se desesperaba conmigo porque siempre tardaba mucho en mover, en aquella época odiaba eso de mí, hoy creo que gran parte de mi estilo era el no precipitarme emocionalmente e intentar buscar una solución. Parece nada, pero el ajedrez es muy emocional, los nervios y la falta de concentración nos hacen cometer muchos errores, recuerdo que hasta nos llegaba a temblar la mano para mover una pieza! sigue:

El ajedrez es un instrumento ideal para examinar esas influencias, porque para destacar en la partida, nos vemos obligados a analizar las decisiones que tomamos y cómo hemos llegado a esas decisiones. Autoanálisis, eso es lo que necesitaban saber quienes me preguntaba, en lugar de datos triviales sobre mis hábitos.

En las primeras páginas del libro Kasparov menciona que al ser campeón del mundo a sus 22 años, las personas le preguntaban esas cosas irrelevantes, como por ejemplo sus secretos para ganar en el ajedrez: lo que comía, su rutina de entrenamiento, si tenía memoria fotográfica, etc. A lo que él respondía cosas tan “normales” de una persona común, que al final decepcionaba a todos los curiosos. Lo que él nos dice con estos fragmentos de texto que les comparto, es que el autoconocimiento es aquella herramienta única de crecimiento personal que nos puede abrir muchas puertas en lo que sea que hagamos como profesionales, estudiantes, artistas o deportistas.

En conclusión:

¡Todo mundo a jugar a ajedrez! No es verdad, pero sí es bueno ese autoanálisis a través de cualquier instrumento, ya sea el ajedrez o cualquier otro para observarnos y entender nuestros comportamientos.

¡Saludos!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.