Alianza PAÍS protegió a culpables de salvataje bancario

CORREA PAGÓ A LOS BANQUEROS EL 100% DE LOS CERTIFICADOS DE DEPÓSITOS, NACIDOS COMO CONSECUENCIA DEL FERIADO BANCARIO. PERO LOS DEPOSITANTES, LOS VERDADEROS AFECTADOS, JAMÁS RECIBIERON LA DEVOLUCIÓN COMPLETA DE SUS DINEROS. OBLIGADOS POR LA NECESIDAD, ACEPTARON DESCUENTOS DE HASTA EL 60% DE SUS AHORROS. ESTA ES LA HISTORIA DE LOS RESPONSABLES, A QUIENES HASTA EL DÍA DE HOY, EL CORREÍSMO TRATA DE OCULTAR.

Fernando Villavicencio

El presidente de la República, Rafael Correa, en este tiempo de campaña electoral, insiste en traer del pasado el feriado bancario y a los responsables. Acusa que los banqueros se beneficiaron de los Certificados de Depósitos Reprogramados (CDR´s) y de los Certificados de Pasivos Garantizados (CPG´s), Indica que son los ex banqueros los que quieren que se revelen los nombres de quienes aceptaron las coimas de Odebrecht, pues se la tienen jurada. Pero Correa calla y oculta una verdad que lo coloca a él como traidor de los ecuatorianos.

En el 2006, en su primera campaña electoral, Correa apareció ante los ecuatorianos como el salvador, el sujeto que pondría la casa en orden. En campaña prometió repartir justicia en el tema del feriado bancario, que produjo en el Ecuador un perjuicio de USD 8.000 millones, muerte desesperación, migración, pobreza, desempleo, etc. Pero ya en el poder, se le olvidó lo prometido, Correa guardó silencio y protegió a los responsables directos del salvataje bancario.

EL INFORME QUE CORREA SILENCIÓ

Los banqueros recibieron dinero líquido de la CFN y a cambio entregaron papeles sin valor real.

Luego del congelamiento del dinero de los ecuatorianos, se ordenó entregar CDR´s y CPG´s a los depositantes para que cobren su dinero. Estos papeles fueron negociados, los ecuatorianos que los cobraron lo hicieron por menos de la mitad de su inversión. Pero los bancos que se quedaron con estos papeles sí cobraron el valor total, mediante el decreto 1492, que en su artículo 2, dice que estos papeles deberán ser recibidos obligatoriamente por las instituciones financieras privadas y por la Corporación Financiera Nacional (CFN), para cancelar la totalidad o parte del capital de las obligaciones por vencer o vencidas incluyendo intereses u otros recargos, concedidos hasta el 11 de julio de 1999. La cancelación se hizo a nombre de los que lo solicitaron, por el valor nominal.

Fueron los banqueros quienes recibieron dinero líquido de la CFN y a cambio le entregaron papeles sin valor real. En cambio los depositantes jamás recibieron el valor íntegro pues fueron obligados a negociar esos papeles con el 50 y 60 % de descuento y en muchos casos lo perdieron todo, lo cual condujo a suicidios y a un grave empobrecimiento de miles de ecuatorianos. En buen romance, el feriado bancario tuvo dos perjudicados: el Estado y los depositantes.

DECRETO 1492. El documento completo aquí

La Corporación Financiera Nacional (CFN) entró en quiebra por los decretos firmados en el Gobierno de Jamil Mahuad: 685, 1490 y 1492, esa es la mitad de la verdad. Lo que no se dice y oculta el Presidente Correa, es que el coautor del decreto 1492, fue su primo Pedro Delgado Campaña, en ese entonces Gerente de Riesgos de la CFN y posteriormente Intendente General de Bancos. El otro personaje que se identifica como coautor de esta medida, fue Juan Falconí Puig, Ministro de la Producción en el Gobierno de Mahuad, Presidente del Directorio de la CFN, y posteriormente Superintendente de Bancos junto con Pedro Delgado de Intendente General.

Pedro Delgado ya era un militante más de Alianza País y vestía orgulloso su camiseta y bufanda verdes.
El homenaje en el hotel Quito al primo Pedro Delgado fue histórico. Allí estuvo la crema y nata del correísmo alabando su honestidad.

EN CAMPAÑA HASTA CORTAN CUERNOS AL DIABLO

En julio del 2006, Rafael Correa flameando las banderas de todas las izquierdas, presentó una denuncia a la entonces Fiscal General del Estado, Cecilia Armas de Tobar, en contra de Jamil Mahuad Witt, en la que establecía que el congelamiento bancario que dispuso el expresidente Mahuad violó los derechos humanos. Esto lo realizó en campaña. Cuando asumió el poder en el 2007, ordenó la conformación de una Comisión Especial que investigue los autores intelectuales, materiales, cómplices y encubridores de este hecho que resultó macabro para el Ecuador. La comisión estuvo presidida por el economista Eduardo Valencia, presidente del Directorio de la CFN.

Eduardo Valencia presidió la comisión encargada por Rafael Correa para investigar a los responsables de la crisis financiera. Valencia entregó su informe a Correa.

Desde marzo del 2007, Correa recibió informes sobre la CFN entregados por Valencia, documentos en los que se identificaban varias responsabilidades y a los posibles autores. En el informe final de esta comisión — el mismo que está descrito en el libro Los secretos del feriado, del exsambleísta Cléver Jiménez y del hoy periodista perseguido por las denuncias contra el actual régimen, Fernando Villavicencio- se indica que el perjuicio económico ocasionado a la CFN tiene su origen en los decretos antes mencionados, pues mediante ellos se ordenó a la entidad recibir CDR´s y CPG´s emitidos por el mismo Gobierno, como cancelación de créditos que mantenía la banca quebrada de entonces; es decir, dinero fresco para ciertos bancos quebrados, mientras que, para el Estado, papeles sin valor y la obligación de asumir una cartera vencida.

Según el informe, el perjuicio a la CFN por recibir estos papeles, fue de USD 1.178 millones, operación que se realizó con premeditación y pleno conocimiento de los involucrados. Incluso un oficio emitido por Gustavo González Córdova, Gerente General (encargado) de la CFN, advierte a Jorge Guzmán Ortega, Superintendente de Bancos, del prejuicio económico que sufriría la CFN por el pago de esos créditos. Pero Guzmán no tomó en cuenta la advertencia y se procedió mediante el famoso decreto 1492.

Según el informe, el perjuicio a la CFN por recibir estos papeles, fue de USD 1.178 millones, operación que se realizó con premeditación y pleno conocimiento de los involucrados

HISTÓRICA RESOLUCIÓN QUE EL CORREÍSMO NO EJECUTÓ

El 25 de septiembre del 2007, se reúne el directorio de la CFN para tomar medidas. Se evaluó donde estaban las causas de la crisis bancaria y de la quiebra de la CFN y se ubicó a sus responsables. Valencia en el directorio solicita que intervengan varios abogados para no dejar cabos sueltos y pide que el caso pase a la Corte Suprema de Justicia, ya que existen responsabilidades penales.

Los informes parciales y el informe final fueron entregados personalmente por el economista Eduardo Valencia al presidente Rafael Correa, a los organismos de control, a la Fiscalía General del Estado y a la Corte Suprema de Justicia, pero hasta el día de hoy la justicia ha marcado un sello de silencio e impunidad. El propio Rafael Correa guardó los informes donde se ubica como responsable a su primo Pedro Delgado Campaña y Juan Falconí Puig, entre otros. De igual forma las posteriores administraciones de la CFN no ejecutaron la resolución adoptada durante la gestión de Valencia.

Estos dos personajes (Delgado y Falconí) también habrían cobrado sus CDR´s, de manera total, como los banqueros. Incluso el primo Delgado adquirió una vivienda en Ecuador con el dinero de los CDR´s.

Hasta el momento, el feriado bancario y la quiebra de la CFN son casos que están en la impunidad. El presidente Correa tuvo en sus manos los informes y el poder para cumplir sus promesas de campaña, pero no lo hizo, es más, premió a los involucrados con altos cargos dentro de su propio Gobierno. Incluso la denuncia penal formulada al calor de la campaña de 2006, dejó que se archive, no presentó un solo escrito.

“CORREA TRAICIONÓ AL PAÍS”

Las críticas de Eduardo Valencia a Rafael Correa, llevan ya algunos años. En una entrevista emitida en Radio Democracia, en diciembre del 2016, Valencia fue directo, dijo que “Correa traicionó al país“. El líder de la comisión especial, aseguró una vez más, que fueron Juan Falconí Puig y Pedro Delgado, los principales responsables de la quiebra de la CFN. Indicó que el Presidente sabía de este hecho, pero que no le importó, incluso pidió que uno de los integrantes de la comisión fuera el mismo Pedro Delgado, a lo que Valencia se opuso.

Según el economista Valencia, desde marzo de 2007 Rafael Correa ya supo que su primo había cometido delitos en el salvataje bancario, sin embargo lo nombró su asesor personal y luego dejó que dirija con plenos poderes el Banco Central del Ecuador. No contento, lo colocó a la cabeza de las empresas incautadas, las mismas que las quebró. “Correa traicionó al país, pues aseguró que las empresas incautadas serían vendidas, pero hasta ahora, los canales de televisión siguen en su poder…Se sacaron la plata y lo taparon todo” indicó el economista.

Según Eduardo Valencia, desde marzo de 2007 Rafael Correa ya supo que su primo había cometido delitos en el salvaje bancario, sin embargo lo nombró su asesor personal

CON LA VENIA DE PACO VELASCO REVIVIERON LOS CDRs

Paco Velasco introdujo la transitoria 14 en el Código de Finanzas Públicas. Con eso revivieron los CDRs.

El calvario de Valencia empezó cuando pidió al Primer Mandatario que ordene a los bancos devolver USD 282 millones en CDRs que aún existían en la CFN. Él le planteó a Correa incluso concederles a los banqueros un plazo de cinco años, pues era justo que paguen sus deudas y que se eliminen los CDR´s y CPG´s. De no creer, comenta Valencia, Correa se opuso radicalmente a la propuesta, argumentando que esa medida quebraría a los bancos. En este punto, Valencia era ya una piedra en el zapato para el correísmo naciente, no tuvo otra alternativa que renunciar. Aunque lo peor llegó después, cuando entre gallos y media noche, en la aprobación del Código de Finanzas Públicas el año 2010, el presidente de la Comisión, Paco Velasco, introdujo la transitoria 14 con la cual revivieron los CDRs. Para decirlo con todas las letras: el salvataje bancario de Mahuad lo completó Correa.

EL CORREÍSMO SIEMPRE BENEFICIÓ A LA BANCA

La comisión investigadora de la crisis económica y financiera, determinó que el feriado bancario de 1999 le costó al país USD 8 mil millones. Que la CFN entregó créditos por más de USD 1.000 millones a 19.000 beneficiarios finales. Solo la CFN perdió USD 1.178 millones. Según el informe final de la comisión entregado al Presidente, la CFN debía devolver los últimos USD 282 millones en CDRs que permanecían en la institución y recuperar de los bancos el capital más intereses. Pero, Correa no lo permitió. El líder revolucionario en los discursos desprecia a los banqueros, pero en la práctica, los protege y recibe sus favores.

Fidel Egas, dueño del Banco Pichincha, declaró en una entrevista que apoyó a la campaña de Rafael Correa.

De lo que se conoce, en el 2015, Fidel Egas, presidente del Banco Pichincha, indicó que ayudó económicamente en la campaña presidencial de Rafael Correa. Mientras tanto en el 2012, Guillermo Lasso aseguró que Correa estuvo en su casa en dos ocasiones para pedirle ayuda económica para la campaña del 2006. El hermano del presidente, Fabricio Correa, también aseguró que Lasso ayudo fuertemente en la campaña de Correa. Ante esto Lasso en un reportaje publicado por diario El Universo, el 16 de octubre del 2012, indicó que no entiende la actitud insultante del Presidente, si el mismo pidió ayuda a un banquero para ganar las elecciones del 2006.

Guillermo Lasso dijo en 2012 que no entiende la actitud insultante de Correa, si él mismo pidió ayuda a un banquero para ganar las elecciones de 2006

En Cuenca, es de conocimiento público que el Jefe de Estado es amigo de una de las familias más adineradas del país: Eljuri. Este poderoso grupo económico es dueño del Banco del Austro y en el régimen de Correa sus ingresos se dispararon al alza. Entre el 2008 al 2012, Eljuri registró en sus negocios un ingreso aproximado de USD 8.583 millones.

En el Gobierno de Lucio Gutiérrez, los bancos obtuvieron una ganancia neta de USD 92 millones. Pero, durante el Gobierno de Correa, en el 2011, el sector bancario alcanzó un pico de utilidades muy jugoso: USD 395 millones. Solo entre los años 2007 y 2013, las ganancias netas de los bancos fueron de USD 1974 millones.

En el gobierno de Correa los servicios financieros subieron. El 23 de octubre del 2015, 17 servicios aumentaron de precio. Con el incremento del IVA del 12 al 14%, por el terremoto, a partir del 1 de junio del 2016, 49 servicios financieros incrementaron su valor.

OTRO ENGAÑO DEL CORREÍSMO: EL CÓDIGO DE FINANZAS PÚBLICAS

En el 2010, el gobierno envió a la Asamblea un proyecto de Código de Finanzas Públicas. Allí introdujeron en la Transitoria Décimo Cuarta la disposición de revivir los CDR´s y CPG´s. que en 1999 fueron declarados inconstitucionales. Con estos papeles, el Gobierno de la Revolución Ciudadana hizo los últimos negocios del feriado. Uno de ellos fue la venta del ingenio azucarero Ecudos (Aztra), empresa confiscada al grupo Isaías.

El Fideicomiso que se creó para administrar las empresas incautadas a los banqueros estuvo dirigido –aunque suene sorprendente- por Pedro Delgado, por disposición del Jefe de Estado. El Código de Planificación y Finanzas Públicas fue manejado al antojo por la Comisión del Régimen Económico y Tributario de la Asamblea, con su presidente Paco Velasco, quien hizo que el Código fuera aprobado rápidamente.

Dicho Código dio potestad a Delgado para disponer de las empresas incautadas. “El Fideicomiso AGD CFN NO MÁS IMPUNIDAD (a cargo de Pedro Delgado) podrá disponer de las utilidades que las empresas incautadas reporten”. Dice una parte de la transitoria. ¿Qué se hizo con ese dinero? Solo existe más silencio.

Ecudos desde que fue administrada en el 2008, por el Fideicomiso administrado por la CFN y Pedro Delgado, entró en crisis. Esto creó inseguridades en sus trabajadores, quienes realizaron continuas protestas. En septiembre del 2011 se vendió el lucrativo negocio al denominado Fideicomiso Mercantil Azucarero Ecuatoriano. Dentro de este fideicomiso estuvo el grupo peruano Gloria, dedicado a la producción de lácteos. Su oferta fue de USD 138,8 millones por el 70% de las acciones.

Para completar el cuadro de juego de intereses, quien figura como patrocinador jurídico del representante del grupo Gloria que adquirió el ingenio Ecudos, es Galo García Carrión, hermano del Procurador del Estado, Diego García Carrión.

Quien figura como patrocinador jurídico del representante del grupo Gloria, que adquirió el ingenio Ecudos, es Galo García Carrión, hermano del Procurador del Estado, Diego García Carrión
Correa tiene colaboradores claves. Mera, Samán, Falconí y Solines han colaborado durante largo tiempo con la Revolución Ciudadana.

El dinero se debió cancelar en efectivo al Estado, pero según la Contraloría del Ecuador, este hecho no sucedió, aunque los principales ejecutivos de la Junta del Fideicomiso, Pedro Delgado y Camilo Samán aseguraron lo contrario. El Fideicomiso Mercantil Azucarero Ecuatoriano compró los resucitados CPG´s a la CFN, con el 20% de descuento. Esta fue la manera de pagar la compra de Ecudos al Estado y la otra parte, el 90%, se cubrió con un préstamo solicitado a la misma CFN, a 15 años plazo con un interés muy conveniente: 5%.

Es decir, el primo del presidente permitió que el mismo Estado ecuatoriano diera el dinero para que se beneficiara un supuesto grupo privado del Perú. Para el 2014, Ecudos aumentó su valor de acciones en más de USD 215 millones. La empresa fue vendida a bajo precio, en tres años su valor aumentó y el dinero de la compra salió del mismo bolsillo de los ecuatorianos.

RESPONSABLES DEL SALVATAJE BANCARIO EN EL GOBIERNO DE CORREA

Uno de sus familiares más queridos por el Presidente, es su primo Pedro Delgado, quien durante los gobiernos de Abdalá Bucaram y de Jamil Mahuad fue Gerente de Riesgos de la CFN, ideólogo del decreto 1492 durante la crisis financiera de 1999.

El primo del presidente siempre engañó. Su primera falsedad la consumó en el Banco Popular (1985–1991), donde se ocupó de documentos de comercio internacional, luego fue oficial de crédito responsable de un portafolio corporativo, todo esto sin tener título de tercer nivel. Es de conocimiento público, pues él mismo lo confesó antes de irse a Miami en el 2012, que él falsificó su título para seguir una maestría en Economía en Costa Rica.

Dio clases en la Universidad San Francisco de Quito en 1994, entre 1998 y 1999 lo hizo en la UDLA y en la Escuela de Negocios de la Universidad del Pacífico. En el 2000, Juan Falconí Puig lo nombró Intendente Nacional de Supervisión de la Superintendencia de Bancos, desde donde promovió la fusión de los bancos La Previsora y Filanbanco. Salvó al primero y quebró a Filanbanco. Ocultó 100 millones de dólares en deudas de los hermanos Guerrero Ferber dueños de La Previsora. Su cómplice fue Falconí Puig, a la esa fecha Superintendente de Bancos.

Correa defendió hasta donde más pudo a su primo Pedro Delgado. Y finalmente lo sacó por el menor de sus pecados.

En el 2001 fue asesor de la calificadora de riesgos Ecuability, hasta que Nicolás Landes le puso un juicio por falsificación de documentos en la Superintendencia de Bancos. A finales del año abandonó el país. Hasta marzo del 2007 se desempeñó como asesor y consultor en entidades internacionales. En esa fecha, Correa lo nombró su asesor presidencial.

Luego ocupó los cargos de líder del Fideicomiso AGD CFN NO MÁS IMPUNIDAD, fue Director de la Unidad de Gestión y Ejecución de Derecho Público, UGEDEP, entidad sucesora en derecho de la extinta AGD y fue presidente del Directorio del Banco Central del Ecuador, un cargo con rango de Ministro.

Se hizo otorgar fuero de corte para afrontar posibles demandas, tuvo presupuesto estatal especial para futuros juicios en su contra y gracias al Mandato 13 de la Asamblea Constituyente, estuvo sobre los jueces en el caso de los exaccionistas de Filanbanco.

Cuando confesó el delito de falsificar su título universitario, el exasambleísta Cléver Jiménez pidió una orden de arraigo al Fiscal General del Estado, Galo Chiriboga, pero esto no se cumplió y Delgado se fue a Miami, supuestamente a la boda de su hijo y según el mismo Presidente le dijo que ya regresaba. Hasta el día de hoy Delgado no vuelve al Ecuador.

El fiscal Galo Chiriboga no hizo nada por detener a Pedro Delgado, pues los unía una gran amistad. El fiscal pidió favores a Delgado para favorecer a una empresa que tenía deudas con el Estado

El Fiscal Chiriboga no hizo nada por detenerlo, pues los unía una gran amistad. El Fiscal pidió favores a Delgado para favorecer a una empresa que tenía deudas con el Estado (Empagram), según información del abogado Juan Carlos Carminiagni, quien defendió a Delgado.

Y después de todo el accionar de Delgado, el Presidente puso las manos al fuego por él, incluso en la sabatina 298 dijo que “no se necesita título para ser presidente del Banco Central y Pedro Delgado tiene un título de cuarto nivel en economía empresarial, al cual accedió siendo egresado de la Pontificia Universidad Católica, pero ya no saben qué hacer…”

Rafael Correa y Gastón Duzac en Carondelet, pese a lo cual el presidente declaró que ni lo conocía.

Otro escándalo, menor para los ya enunciados, fue el crédito otorgado por Cofiec, otro banco incautado, al empresario argentino Gastón Duzac, por USD 800 mil. Este empresario fue amigo de Pedro Delgado e incluso se aseguró que era también conocido del mismo Presidente Correa, pero esto no fue admitido por el Mandatario, aunque hay fotografías donde se los ve juntos en Carondelet.

FALCONÍ, EL INOCENTE QUE NO CONOCE A DELGADO

Juan Falconí Puig en una entrevista en Radio Democracia a inicios del 2017, en respuesta a las aseveraciones de Eduardo Valencia, dijo que él no conocía a Delgado, sin embargo los hechos demuestran lo contrario: los dos son autores del decreto 1492 y fue Falconí quien luego nombró a Delgado como Intendente de Bancos.

Falconí critica a Valencia por la sucretización, sin embargo, omite que el grupo Avellán, (su ex familia política) hizo negocios con estas operaciones simulando una falsa deuda externa para beneficiar a sus empresas y perjudicando al Estado ecuatoriano a través del Banco Central.

Falconí Puig es otro mimado de los gobiernos que ha tenido el Ecuador, siempre tuvo cargos representativos. Por ejemplo, en el Gobierno de Rodrigo Borja, fue ministro de Industrias, presidente de la CFN, presidente de Aztra, empresa a la cual quebró de acuerdo con el informe de Price Waterhuose. Según informes presentados por Valencia, en la administración de Falconí se registró un perjuicio a la empresa de USD 14 millones.

Rodrigo Borja nombra a Falconí Puig Ministro de Industrias, en 1991.

En el Gobierno de Mahuad, fue Secretario de la Producción y Presidente de la CFN. Durante el Gobierno de Gustavo Noboa fue designado como Superintendente de Bancos. En este período tuvo un juicio político donde se evidenció que Falconí recibió USD 1 millón en CDR´s emitidos por el Banco del Progreso.

La designación de Falconí como Superintendente de Bancos se realizó por el ministerio de la ley (silencio parlamentario), por cuanto el presidente del Congreso Nacional de ese entonces, Juan José Pons, no incluyó la designación en el orden del día y dejó que se cumpla el plazo. Pons tenía vinculación directa con el banquero Fernando Aspiazu, acusado de financiar la campaña de Mahuad con USD 3 millones. Por esa relación (entre Pons y Aspiazu) fueron incautadas sus haciendas. Aspiazu, fue sentenciado por el delito de evasión fiscal, a pesar de haber evidencias de peculado.

Juan Falconí Puig, en una entrevista en Radio Democracia a inicios del 2017, en respuesta a las aseveraciones de Eduardo Valencia, dijo que él no conocía a Delgado, sin embargo los hechos demuestran lo contrario.

Como no podía ser de otra manera, Falconí nunca fue acusado por quienes lo nombraron Superintendente y a quienes favoreció. Las investigaciones de esas fechas permitieron verificar la existencia de depósitos del banco de Aspiazu, a favor de Plainbridge, una empresa de su hija, otros a título personal, e incluso a nombre de su abogado y luego gerente de la AGD, Carlos Bravo Macías, quien consta en el informe presentado por la consultora norteamericana Kroll.

A pesar de estos antecedentes, en el Gobierno de Correa fue nombrado asesor de incautaciones y embajador del Reino Unido. Al menos desde el 2000, Delgado y Falconí trabajaron juntos.

Falconí es allegado a la banca del Ecuador, fue accionista de Cofiec, en 1982 fue miembro del Directorio del Banco del Pacífico, es amigo de varios banqueros como los Guerrero Ferber, a quienes salvó cuando ordenó fusionar Filanbanco con la Previsora, quebrando al primero. Tanto Pedro Delgado como Falconí reconocieron importantes pérdidas en La Previsora, pero nunca fueron sindicados en estos ilícitos.

Juan Falconí y Jorge Guzmán fueron llamados a juicio por la fusión de los bancos Filanbanco-La Previsora.

Según el libro Los secretos del feriado, Falconí tuvo intereses durante la crisis financiera del 99 en el Banco Cofiec, pues era de su familia política, los Avellán, también dueños de las acerías Adelca, empresa que salió ilesa de la crisis financiera. A pesar de las denuncias sobre una dudosa fusión con el Banco del Progreso por la que cobraron USD 47 millones.

De la fusión entre Filanbanco y la Previsora dejó fuera de la lista de deudores a los Guerrero Ferber y desde entonces, Falconí tiene sus oficinas en todo el piso 21 del Edificio inteligente de la Previsora, en Guayaquil.

En junio del 2013, fue nombrado por Correa, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Ecuador ante el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. En julio del 2015 fue designado Embajador y Representante Permanente del Ecuador ante la OMC, en Ginebra, Suiza.

En el plano de la asesoría jurídica, Falconí fue el primero de la lista de abogados requeridos por el gobierno. Por ejemplo, cobró jugosas facturas en Coca Codo Sinclair por servicios legales.

LOS CÓMPLICES UNIDOS COMO TUERCA Y TORNILLO

Este 8 de marzo del 2017, se cumplirán 17 años del feriado bancario, la mayor crisis que vivieron los ecuatorianos y que hasta ahora la pagan. Sus responsables y cómplices, fueron premiados en el correísmo. Como ya se mencionó fue integrado al Gobierno, Delgado Campaña y Falconí Puig. También figura en el registro, Nathaly Cely, que a inicios de los noventa, laboró en el sistema financiero privado. Su primer trabajo fue como trader de divisas y luego a los 28 años en calidad de Vicepresidenta del Banco Unión, donde colaboró con Roberto Baquerizo, sindicado en el 2000 por irregularidades en el feriado bancario.

También trabajó con otro banquero cuestionado: Alvaro Guerrero Ferber, vicepresidente del Banco La Previsora y presidente del Conam (Consejo Nacional de Modernización), durante el gobierno de Jamil Mahuad. Fue funcionaria del Conam y aliada de Mahuad, a quien acompañó hasta el último minuto antes de ser derrocado el año 2000.

Según comentó Cely en un medio de comunicación de la capital, fue el mismo Rafael Correa quien la llamó para que trabaje con él. Su pasado también unido a los banqueros “neoliberales“ no fue relevante para el Primer Mandatario

Según comentó Cely en un medio de comunicación de la capital, El Comercio, fue el mismo Rafael Correa quien la llamó para que trabaje con él. Su pasado también unido a los banqueros “neoliberales“ no fue relevante para el Primer Mandatario. La nombró Ministra de Coordinación de Desarrollo Social y Ministra Coordinadora de la Producción, Empleo y competitividad. Se conocía que ella influía en las decisiones económicas del Mandatario. El más reciente cargo en la Revolución Ciudadana, fue como Embajadora de Ecuador ante los Estados Unidos, cargo del cual renunció luego de escándalos por negociados.

Mauricio Dávalos, exgerente del Banco Central del Ecuador en época de Mahuad, fue Ministro Coordinador de Economía en este gobierno. Actualmente, Dávalos es accionista de Edinpetrol empresa petrolera beneficiada con varios contratos de explotación de crudo. Carlos Vallejo, ex ministro de Oswaldo Hurtado, exministro y amigo personal de Mahuad, en el régimen de Correa fue Ministro de Agricultura, Gerente del Banco Central y Embajador del Ecuador en Italia.

Otro funcionario por el cual Correa pondría las manos al fuego, es su secretario jurídico, Alexis Mera, quien fue asistente personal del Alcalde de Guayaquil y expresidente del Ecuador, León Febres Cordero, al que tanto ataca Correa. Desde 1997 hasta el 2000, fue asesor del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Héctor Romero Parducci. En el tiempo en que la hecatombe financiera arremetía contra los ecuatorianos.

La lista de colaboradores del gobierno de Mahuad es larga en el gobierno de Correa.

Otra mano cercana a Correa, es el cantante de Pueblo Nuevo, Galo Mora Witt, primo del derrocado presidente Jamil Mahuad Witt. Mora fue compañero sentimental de la exministra de Defensa, María Fernanda Espinosa, aunque en la actualidad el músico tiene como su pareja a una sobrina de Juan Falconí. Desde el año 2014 Mora ejerce la representación permanente de Ecuador en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Sus familiares (por ende también los de Mahuad) son funcionarios en este Gobierno.

VIEJOS SECRETOS DEL SALVATAJE

El salvataje bancario de 1999 tiene protagonistas visibles y otros silenciosos que han logrado capear la justicia en ese anonimato, justamente para acomodar las fichas de una historia dolorosamente escrita por plumas interesadas en perpetuar la impunidad. El feriado bancario aún tiene más secretos que luz.

Para citar algunos episodios silenciados, recordaremos uno de esos secretos bien guardados: Luego de su cierre, el Banco del Progreso pasó a manos de la AGD, entonces su administrador elaboró un informe que contenía los registros de los depósitos en las cuentas del banco, es decir, la AGD debía responder exclusivamente solo por esos depósitos siempre y cuando sus tasas de interés estuvieran en los rangos establecidos. La sorpresa fue que, cuando el banco reabrió sus puertas, los depósitos habían crecido injustificadamente.

Escandaloso a esa fecha fue precisamente el caso de la empresa Plainbridge, cuyos Certificados de Depósitos Reprogramados (CDRs), fueron pagados en efectivo por el Filanbanco y no tomados para el pago de deuda como establecían los decretos. ¿Quién estuvo tras de esta ilegal decisión? Todas las señales conducen al entonces Superintendente de Bancos, Juan Falconí Puig, vinculado familiarmente con la titular de Plainbridge propietaria de los CDRs, Priscila Falconí Avellán, hija de quien a la fecha era la máxima autoridad de control financiero.

Desde entonces hasta ahora, Falconí no ha podido demostrar, cómo su hija, a tan corta edad, obtuvo su primer millón de dólares. Tampoco logró justificar en qué momento realizó esos depósitos los cuales no estuvieron registrados al momento del cierre del Banco, sino misteriosamente en la reapertura. Esta realidad es verificable en el informe suscrito por el administrador temporal del banco.

Este no es el único caso, existen otros incluidos en los informes entregados el 30 de junio del año 2000 por la empresa auditora forense Kroll, cuyos resultados llegaron a manos del propio Falconí, sin que se haya dispuesto el inicio de acciones judiciales. Otros informes de Kroll sobre el Banco del Progreso, llegaron también a la AGD durante el año 2001, en ellos se revela con nombres y apellidos una larga lista de depósitos e inversiones no registradas en las operaciones del banco, pero nunca se investigó si fueron reconocidas a sus titulares, y lo que es peor si fueron pagadas con recursos de la AGD, al no estar garantizadas.

Tampoco se investigó revelaciones hechas por la misma Kroll en las declaraciones de Juan Falconí y Carlos Bravo Macías, al Servicio de Rentas Internas (SRI), donde aparecen depósitos en cuentas del Banco Progreso de las Islas Gran Caimán. Uno de esos depósitos es por 50 mil dólares y otro por 418 mil dólares. Existe otro depósito a favor de la hija de Fanconí por 7 mil 700 dólares; así como, un depósito a favor de Plainbridge por 521 mil dólares. En el reporte de Kroll aparece además un depósito realizado a Carlos Bravo por 161 mil dólares; así como, obligaciones en el New Bremen Bank por 317 mil dólares, equivalente a un valor descontado de 300 mil dólares, también a favor de Bravo.

Si estos funcionarios públicos tenían estas operaciones al momento de asumir sus cargos, se generó un evidente conflicto de intereses, al mantener operaciones con un banco en problemas, las cuales además no estaban registradas en los libros del banco y por lo tanto garantizadas por la AGD, institución a la cual ellos mismos ejercieron su máxima autoridad.

De la investigación realizada, se puede determinar que las autoridades de esa época no iniciaron juicios penales en contra de los responsables, tal como lo señala un revelador memorando de 17 de junio de 2003, titulado: “DELITOS NO JUZGADOS A EX ADMINISTRADORES DEL BANCO DEL PROGRESO”, recibido por el administrador temporal, Juan Carlos Santos Oberti, y suscrito por el entonces procurador judicial del banco, Christian Viteri (actual Asambleísta de Alianza País).

En relación con el feriado bancario, luego de 17 años aún existen varios implicados sobrevivientes en los círculos del poder. Ellos están seriamente comprometidos en muchos informes y su inacción es solo una variante delictiva más. Pero, aunque el tiempo vaya apolillando la vieja papelería judicial, estos son delitos imprescriptibles y algún día la justicia escribirá la otra historia.