Agua + Escuela = Esperanza

En el Chad, el acceso al agua representa un futuro mejor para los niños más vulnerables

Para todos los seres humanos, el agua es la fuente de la vida. La educación, por su parte, es la fuente de esperanza para millones de niños del Chad. Aun así, en este país del Sahel uno de cada dos niños no asiste a la escuela primaria, y solo la mitad de la población tiene acceso a agua potable salubre. El 22 de marzo, en el #DíaMundialDelAgua, centramos toda nuestra atención en un recurso natural del que dependen la vida y el sustento de todas las personas. Es un día de inspiración para emprender medidas que cambien la situación de aquellos que no pueden dar por hecho el agua.


©UNICEF/UN014175/Han Sang Mooh

En una aldea remota de la Región de Ouaddaï, en el cinturón del Sahel, en el Chad, Hala (izquierda) y Sadie (derecha) se despiertan con los primeros rayos de sol para ir a buscar agua. Tienen un largo camino por delante y algunos días llegan tarde o no van a la escuela.

©UNICEF Chad/2015/Han Sang Mooh
“Tenemos que ir a la fuente dos veces al día para recoger agua. Tardamos dos o tres horas, y a menudo llegamos tarde a la escuela”, dice Sadie.
©UNICEF/UN014173/Han Sang Mooh
Hala y Sadie van a la misma escuela: “Quiero ayudar a mi familia en casa llevando el agua, pero me da mucha pena cuando tengo que faltar a la escuela”, asegura Sadie. “Me encanta la escuela. Sin educación, no hay cambio”, reconoce.
©UNICEF/UN014188/Han Sang Mooh

Con demasiada frecuencia, los estudiantes, sobre todo las niñas, emplean el valioso tiempo que deberían dedicar a la escuela a buscar agua que, a menudo, procede de fuentes contaminadas.

“El agua es de muy mala calidad y solemos enfermar. La fuente de agua está muy lejos y no me queda tiempo para estudiar después de la escuela”, explica Fatime Ramadane, de 14 años.
©UNICEF/UN014187/Han Sang Mooh

Fatime asiste a una escuela comunitaria en una aldea cercana. La escuela no tiene instalaciones de agua y saneamiento, pero a ella le encanta ir.

“La fuente de agua está lejos de mi escuela, pero yo intento no faltar a clase. Me gusta mucho estudiar y quiero seguir haciéndolo mientras pueda”, asegura Fatime.
©UNICEF Chad/2015/Han Sang Mooh

A pesar de las duras condiciones de vida y las obligaciones familiares, Fatime, Hala y Sadie tienen grandes ambiciones para su futuro. Sadie y Hala quieren ser profesoras, y a Hala le encantaría ser enfermera.

©UNICEF Chad/2015/Han Sang Mooh

El agua está estrechamente ligada a la educación y a la igualdad de género. Las niñas que tienen que dedicar su tiempo a recoger agua para su familia suelen faltar más a la escuela y están más expuestas al peligro de convertirse en víctimas del matrimonio infantil.

©UNICEF Chad/2015/Han Sang Mooh

UNICEF trabaja con sus aliados para proporcionar agua y servicios de saneamiento, así como para promover la higiene y garantizar la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de los niños más jóvenes. Mejorar el acceso a agua potable salubre brindaría a los niños más vulnerables la oportunidad de vivir, aprender y prosperar.

©UNICEF Chad/2015/Han Sang Mooh

El cambio es posible. En 2015, UNICEF proporcionó agua potable a 110.000 personas como las del centro de salud de esta aldea de la Región de Ouaddaï. Eso fue posible gracias a la ayuda de nuestros aliados, como el Fondo Francés Muskoka y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

©UNICEF/UN014166/Han Sang Mooh

Con el fin de mejorar la calidad de la educación, y con la ayuda de la Alianza Mundial para la Educación y la iniciativa Educa a un niño, UNICEF está construyendo un total de 1.600 clases equipadas con acceso a fuentes de agua y letrinas. Además, está proporcionando materiales de enseñanza y aprendizaje para un millón de niños de todo el país.

©UNICEF/UN014189/Han Sang Mooh
“Nuestros principales problemas son la falta de educación y de agua”, sostiene Halimé, que nunca fue a la escuela, a diferencia de sus hermanos.

Para UNICEF, el #DíaMundialDelAgua es una oportunidad para realizar un llamamiento para sumar acciones en todo el mundo que mejoren el acceso a agua salubre y saneamiento, así como concienciar a la población acerca de la higiene. Seguiremos trabajando para atender a los niños más vulnerables y avanzaremos hacia la consecución del acceso universal al agua y a una educación para todos.


Si desea saber más: Unicef CHAD

Like what you read? Give UNICEF a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.