5 de abril de 2018

Papás suecos, Papás cubanos

Papás suecos, Papás cubanos es una exhibición fotográfica sobre padres que comparten y disfrutan cotidianamente la responsabilidad de las tareas domésticas, de cuidado, educación y estimulación de los hijos dentro y fuera del hogar con sus parejas. La iniciativa se suma a la campaña de UNICEF #LaPrimeraInfanciaImporta: en los primeros años de vida, las neuronas de nuestro cerebro forman nuevas conexiones a una velocidad asombrosa, de 700 a 1.000 por segundo, un ritmo que nunca se repite de nuevo. Pero si un niño está mal nutrido y mal alimentado, si no se le estimula adecuadamente y no se le protege contra la violencia, entonces su desarrollo queda gravemente afectado, a veces irreversiblemente. En los primeros 1.000 días de un niño, la figura de un padre comprometido es crucial.


© Johan Bävman

Loui, 28, artista.
Doce meses de permiso postnatal parental con Elling.

“Nunca discutimos sobre quién de nosotros debía quedarse en casa con Elling. Compartir en partes iguales el permiso como padres fue siempre la opción obvia.
“Habiendo quedado en casa con nuestro hijo por casi un año, tengo ahora una comprensión mucho mayor sobre quién es y cuáles son sus necesidades. Pero hay mucho más que solo disfrutar de la compañía el uno del otro; la mayor parte del tiempo se pasa haciendo que todo funcione. Es realmente un trabajo a tiempo completo”.
© Johan Bävman

Fredrik, 33, electricista.
Nueve meses de permiso postnatal parental con Majken.

“Cuando descubrí que iba a ser padre, la madre de Majken y yo no teníamos una relación. Decidimos vivir juntos durante nuestra licencia como padres porque estamos convencidos de que esto es lo mejor para Majken.
“Me sorprenden los padres en Suecia que por razones financieras no se quedan en la casa. Esta oportunidad fantástica de poder conocer a tu hijo no se repite. Llama la atención que tantos padres piensan que no pueden sobrevivir con menos dinero, ni por un periodo corto de tiempo”.
© Johan Bävman

Markus, 33, empleado de bodega y músico. 
Ocho meses de permiso postnatal parental con Sigge, y anteriormente con Ted.

“Tenemos en Suecia un sistema que es utópico para muchos otros padres alrededor del mundo, pero todavía tenemos un largo camino por delante para ser una sociedad igualitaria. Debería ser obvio compartir la crianza de los hijos de manera igualitaria.
“Mi pareja y yo tenemos más o menos el mismo ingreso. Si uno de nosotros ganara considerablemente más que el otro, lamentablemente la pérdida económica jugaría un rol en cómo dividimos nuestro permiso postnatal parental compartido”.
© Johan Bävman

Nils, 33, Diseñador gráfico e ilustrador.
Mitad del permiso postnatal parental con Bibi, anteriormente con Doris.

“Tengo licencia parental porque lo puedo hacer. El que te paguen para estar con mi hija ha llegado a ser uno de los mejores logros de nuestra sociedad. Es amor, es maldecir, es reírse y cansarse, es absolutamente fantástico”.
© Johan Bävman

Urban, 32, ingeniero civil.
Diez meses de permiso postnatal parental con Holger.

“Mi mujer y yo tratamos de ser igualitarios en nuestra vida cotidiana, y asumir responsabilidades iguales por la crianza de nuestro hijo, es una parte natural de eso.
“Paso mi día mayormente cocinando y jugando con mi hijo. Hacemos toda la comida para nuestro hijo desde cero, y nunca usamos conservas u otros alimentos con preservantes”.
© Johan Bävman

Ola, 41, comerciante.
Ocho meses de permiso postnatal parental con Gustav.

“Es importante tener la libertad de elegir si tomar o no el permiso parental. Para que más hombres asuman responsabilidades como padres, tienen que visibilizarse más los modelos de roles.
“Es un privilegio crear lazos emocionales tan fuertes con tu hijo. Hay que experimentar el permiso postnatal parental para comprender lo que pierdes si no lo tomas”.
© Johan Bävman

Martin, 35, administrador.
Siete meses de permiso postnatal parental con Valdemar, y anteriormente con Mathilda.

“Me siento culpable de no haberme quedado en casa con Mathilda tanto como lo hago ahora con Valdemar. Como padre pienso que es importante participar en el comienzo de la vida de tu hijo.
“El traslado de Holanda fue una elección consciente cuando llegaron los hijos. Suecia es un país mucho más amable para la familia. Yo quiero que mi vida sea en torno a mis hijos y no al revés”.
© Johan Bävman

Peter, 33, Periodista.
Doce meses de permiso postnatal parental con Mira.

“Esta nueva forma de ejercicio salió de muchas noches sin dormir con nuestra hija Mira. Dejó de llorar cuando me arrodillé con ella en el porta-bebé. Pensé “yo también puedo consolar a nuestra hija. Linda, mi pareja, ha tenido siempre el pecho para darle cuando nuestra hija necesita consuelo.
“Es difícil saber porqué tan pocos padres usan su permiso parental. Donde yo trabajo, se motiva a usar el permiso postnatal. Quizás es solo duro cambiar cuando la norma por tanto tiempo ha sido solo que las madres se queden en la casa con sus hijos”.
© Johan Bävman

Samad, 32, ingeniero de construcción. 
Diez meses de permiso postnatal parental con los mellizos Parisa y Leia, los primeros cuatro meses junto con su madre.

“Cuando traes a un nuevo individuo al mundo, también tienes que asumir la responsabilidad de criarlo. Los bebés necesitan de la presencia de ambos padres temprano en sus vidas.
“Yo pienso que es importante que los hijos tengan una figura paterna temprano en sus vidas y yo opté por mi derecho a disfrutar del mayor tiempo de permiso parental posible”.
© Johan Bävman

Juan, 34, estudiante.
Nueve meses de permiso postnatal parental con Ivo y Alma.

“Mis amigos en España sentían envidia por poder quedarme en casa con mis hijos por varios meses. Mi familia estaba escéptica y me hacía una serie de preguntas. No estaban seguros de que yo lograra manejar una serie de cosas.
“Usar el permiso parental me permitió desarrollar una relación más estrecha con mis hijos. Cambió mi manera de mirar la vida y me dio tiempo para la reflexión. Durante la primera licencia, cambié de trabajo y después de la segunda licencia, cambié mi carrera. Y al mismo tiempo fui testigo de primera mano de cómo mis hijos aprendieron a caminar y hablar”.
© Nestor Martí

Alejandro Ulloa Rodríguez, 37, artista plástico.

“La madre y yo comenzamos una relación y a los dos meses Yailín salió embarazada y decidimos tenerlo, pues a nosotros nos apetecía. Hace casi tres meses nació nuestra Victoria. En casa nos turnamos las cosas que hay que hacer para que el otro pueda descansar. Por suerte, gran parte de nuestro trabajo lo hacemos en la casa, lo que nos da la posibilidad de estar más tiempo juntos y poder dividirnos las cosas. Durante este periodo de lactancia, ayudo a bañar a la nena, le cambio los pañales, le doy cariñitos. Ser padre es un sentimiento diferente. Seguimos muy enamorados, ahora los tres”.
© Nestor Martí

Leslie García Blanco, 30, artista plástico.

“La paternidad es un ejercicio, algo para lo que uno nunca está preparado. Todos los días hay una experiencia distinta, que puede ser positiva o no. En casa, todo está en función de él, cualquier cosa es un objeto de juego. Hasta ahora, como aprendizaje, para él todo es juego, aunque quizá no lo sea para ti.
© Nestor Martí

Alain Cabrera Fernández, 38, fotógrafo, crítico de arte, curador, y editor de la revista Arte Cubano.

“Alexa llegó a nuestras vidas hace ya cinco años. Recuerdo cuando la enfermera me la mostró por primera vez desde las puertas del salón de parto; bastaron unos pocos segundos para percatarme que tal acontecimiento exigía una responsabilidad enorme, más allá de la felicidad que representa el hecho de traer una criatura al mundo: educarla y conducirla por el camino correcto”.
“Cada día, mientras la llevo de la mano a su escuela, pienso que este camino no está exento de tropiezos. Al final, su madre y yo sabemos que nos lo agradecerá en el futuro. Entonces me sentiré orgulloso cada vez que me diga ¡Papá!”.
© Nestor Martí

Rafael Acosta de Arriba, 64, investigador, escritor y profesor.

“La paternidad es una de las experiencias más enriquecedoras de la vida; establece una relación de los padres con los hijos que es sumamente gratificante. Tengo seis hijos, y hace 14 meses nacieron Pilar y Rodrigo. En casa, mi esposa y yo lo compartimos todo en cuanto a la crianza. Interactúo mucho con los niños, y trato de enseñarles palabras y normas elementales de conducta. Esta realmente es una etapa muy linda de formación”.
© Nestor Martí

Enrique Maresma Méndez “Kike Wolf”, 37, Dj.

“Hace un año y dos meses nació mi niña, mi primera y única hija. Concebí que iba a tener un hijo, nunca pensé que fuésemos a tener una hembra, por todo aquello del varón, pero esta nena llegó y cambió mi vida. Ella es de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Para su mamá y para mi ella es un pedazo de la vida de cada uno de nosotros. Yo me quedo con ella la mayor parte del día y me tengo que ocupar del almuerzo, bajarla y darle una vuelta, enseñarle dos o tres cositas, colores; la duermo, le cambio los pañales, eso es el abc de siempre. A veces, aunque la mamá esté aquí, también lo hago, pues la mamá está haciendo cualquier cosa y yo tengo que suplir; pero son cosas que se hacen con el mayor placer, con la mayor estima”.
© Nestor Martí

Antonio Gómez Margolles, 46, artista visual.

“El nacimiento de mi hijo para mí ha sido el momento más feliz de mi vida, una experiencia indescriptible. De alguna forma siempre pensé en la idea de tener un hijo, y una vez que lo tienes, te das cuenta de la función que tienes “aquí”, es entender el amor pleno, el amor más puro. Pienso que de alguna forma la paternidad es pagar por lo que hicieron tus padres contigo dándote la vida, uno no lo valora en un cien por ciento hasta que no tiene un hijo. Al principio, todo es un poco caótico; de alguna forma es un peligro pues te enfrentas a algo que nunca habías experimentado y para lo que no hay un manual. La hora del baño es el momento más importante del día con él, desde que nació, yo soy el que lo baña, ya él es un niño grande y se baña solo, pero a veces es el momento de hacernos cuentos, de reírnos, de hacer bromas que quizá delante de su mamá no las hacemos”.
© Nestor Martí

Orlando Montalbán, 39, artista plástico, grabador.

“La experiencia de tener un nené, al menos el primero, es una experiencia y una sensación increíble. Como sentimiento, no existe otro igual, ¡no lo hay! Puedes tener un amigo, quererlo de una manera, a tu mamá, a tu papá, tu esposa, tu novia y es otro tipo de sensación, de cariño; cada uno diferente por supuesto, pero esto es algo increíble, ¡la verdad!… y si después se parece a tí, si es pícaro como uno mismo, imagínate!”.
“padre no es cualquiera, pero hay padres que somos súper dedicados a los chamacos!”.
“En el caso mío, que estoy separado de la mamá del nené, mantengo un vínculo super grande con él, trato de llamarlo todos lo días, jugar con él, estar lo más cerca posible; si no es en físico, en pensamiento”.
© Nestor Martí

Carlos A.Tabares Padilla, 43, entrenador de béisbol.

“Una vez que tomas la decisión de ser padre, creo que es la experiencia más bonita que puede sentir un ser humano. Cuando uno da ese paso, es una cosa muy linda porque es una familia que vas a formar, vas a recibir a alguien en tu vida; tener un hijo es la mayor bendición que te puede dar la vida; poder divertirte con tu hijos, llorar con ellos, educarlos, creo que eso es algo muy importante para un ser humano”.
“Como siempre estoy moviéndome, por las provincias o viajando fuera del país, busco la oportunidad de estar en contacto con mis hijas a través de llamadas telefónicas. Mis hijas no viven conmigo, pero todos los días las voy a ver, todos los días me preocupo. El hijo de mi esposa, que es un hijo mío también, y mis niñas, son como hermanos, hay entre todos una comunicación muy linda. Mantenemos la sonrisa, los juegos entre nosotros, bailamos, vamos a tomar helado, a caminar. La actividad es constante y siempre trato de que lleven una sonrisa”.
© Nestor Martí

Anielo Ramirez Coki, 43, administrador.

“Cuando primeramente nació Natalia, como la madre y yo somos hijos únicos, queríamos que ella tuviera un hermano con quien compartir. No esperábamos que fuese tan rápido, pero salió en estado de Marcelo y nos pusimos contentos. En la casa, el que cocina soy yo y desde que mi esposa tiene trabajo nocturno, me quedo con los muchachos por la noche. Desde que llego del trabajo estoy pensando en lo que voy a cocinar, los baño y les doy la comida. Casi todo el día están conmigo, juego con ellos, vemos televisión. Si no nos compartiéramos las tareas de la casa y el cuidado de los niños, sería imposible que ambos pudiéramos trabajar”.
© Nestor Martí

Guido López Gavilán, 74, compositor y director de orquesta.

“La Paternidad: una de las mayores alegrías que brinda la vida y también una de las más grandes responsabilidades. El hecho de posibilitar la existencia en este mundo de nuevos seres humanos, que llevan tu propia sangre mezclada con la de la persona que amas y con quien compartes tu vida, produce una de las emociones más hermosas y difíciles de definir. En mi caso, los esfuerzos en guiar y apoyar a mis dos hijos se han visto materializados en dos hombres con excelentes valores artísticos y humanos, que a su vez han sabido reflejarlos en sus propias familias, dando continuidad a una espiral de música y cariño”.

Johan Bävman, nacido en 1982, es un fotógrafo freelance, que tiene su base en Malmö, Suecia. El proyecto “Papás suecos” tuvo un impacto enorme cuando fue presentado alrededor del mundo, y fue publicado como libro en inglés. Johan recibió muchos premios por sus imágenes, incluyendo premios de World Press Photo, POY, el Premio Sony, NPPA, el premio de foto de UNICEF, el gran premio de la Agencia Sueca de Noticias TT, y el premio como la Foto del Año en Suecia.

Néstor Martí es un fotógrafo cubano radicado en La Habana. Desde su graduación en 1997 en la Lic. en Historia del Arte en la Universidad de La Habana, ha trabajado como fotógrafo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana donde ha desarrollado un amplio perfil. Su trabajo ilustra numerosos libros y publicaciones de la Editorial Boloña de la OHC. En paralelo a su labor profesional, desarrolla su trabajo fotográfico más personal que ha expuesto en numerosas exposiciones, personales y colectivas, en instituciones del Arte Fotográfico en Cuba e internacionalmente. En 2011 publicó como coautor su libro La Habana Vieja: espíritu de la ciudad viva (Alabama University Press). En 2014 fue el autor de la fotografía de Havana Modern, 20th Century architecture and interiors (Rizzoli). Parte de su trabajo se encuentra recogido en las antologías La Seducción de la Mirada: Fotografía del cuerpo en Cuba, de Rafael Acosta y The Light in the Cuban Eyes, de Madeleine Plonsker, recientemente exhibidos en Robert Mann Gallery y The AIPAD Photography Show, NYC.

Esta exhibición ha sido producida por la Embajada de Suecia en Cuba en colaboración con la Oficina del Historiador de La Habana y UNICEF.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.