¿Sabes a dónde va nuestra caca?

Un saneamiento adecuado mantiene sanos a los niños, previene el contagio de enfermedades y les permite vivir dignamente.

UNICEF
UNICEF
Nov 18, 2017 · 6 min read

En la actualidad, hay 4.500 millones de personas en el mundo que no usan saneamiento seguro. Sin retretes ni sistemas de saneamiento, los desechos humanos contaminan el entorno en el que viven los niños, el agua que beben y lo que comen. Los niños más pobres y vulnerables están más expuestos. En Mozambique, Lino Luís Nhandimo y Einosio Banze trabajan para tratar la caca de forma segura.


© UNICEF/UN0139496/Prinsloo

Lino Luís Nhandimo se despide de su familia antes de trabajar. Es operario de lodo fecal en ACADEC, una organización comunitaria contratada por la ONG internacional Agua y Saneamiento para los pobres de zonas urbanas (WSUP) especializada en agua y saneamiento de zonas urbanas, en Maputo, la capital.

© UNICEF/UN0139494/Prinsloo

Lino Luís (derecha) se va a trabajar.

“Soy el primero de la familia que trabaja en esto”. Y añade: “Mucha gente dice que no es un buen trabajo. Me da igual. Con este trabajo gano dinero y puedo ayudar a mi familia. Con mi mujer no hay problema: ella me quiere tal y como soy”.

© UNICEF/UN0139491/Prinsloo

“Miro el horario y decido con mis compañeros lo que tenemos que hacer”, dice Lino Luís. Lino Luís (derecha) y un compañero se ponen la ropa protectora, esencial para su peligroso trabajo, antes de irse a trabajar a la capital. “El trabajo es peligroso, sobre todo si no te proteges” añade.

© UNICEF/UN0139488/Prinsloo

En ciudades y pueblos, es importante vaciar periódicamente los sistemas in-situ y transportarlos al centro de tratamiento. En 2015, el 53% de los residentes urbanos de Mozambique carecían incluso de instalaciones básicas de saneamiento. Lino Luís y sus compañeros se disponen a limpiar una letrina.

© UNICEF/UN0139442/Prinsloo

Hace poco, WSUP instaló una letrina al exterior de la casa de Sophia Pedro Kumbana, que en la foto aparece con su nieto Edmar Joseph.

“Vivo en esta casa con otros 11 familiares”, dice Sophia. “Recibí este retrete hace casi dos meses”.

© UNICEF/UN0139440/Prinsloo

Antes, la letrina de Sophia estaba descubierta y hecha con un neumático y sacos.

“Ya no tenemos moscas y podemos ir al retrete, incluso si llueve”, dice Sophia acerca de la nueva letrina. “Los niños que viven aquí hacen caca en orinales y nosotros llevamos los desechos al retrete”.

© UNICEF/UN0139487/Prinsloo

A fin de que todo el mundo cuente con saneamiento, es necesario recoger, transportar, tratar y desechar toda la caca de una manera segura y sostenible. Aun así, mucha gente sigue sin tener derecho a un acceso mínimo. Los operarios del lodo vacían el contenido de un retrete en una casa.

© UNICEF/UN0139485/Prinsloo

Los servicios de vaciado de tuberías y letrinas transportan la caca a la fase de tratamiento. Los servicios de vaciado deben proteger a los trabajadores y garantizar que los excrementos no se derramen antes de ser tratados. Los trabajadores bombean las aguas residuales de la casa a su camión.

© UNICEF/UN0139481/Prinsloo

“Llevamos botas, guantes, monos, un casco y una mascarilla”, dice Lino Luís. “Usamos la mascarilla para protegernos de las aguas residuales y evitar que nos entre en la boca”.

Los hombres tapan el desagüe del retrete después de limpiarlo.

© UNICEF/UN0139482/Prinsloo

El saneamiento inseguro nos afecta a todos. Los desechos de un hogar pueden poner en peligro a toda una comunidad si no se gestionan bien. Lino Luís (en el camión) ayuda a recoger tras drenar una letrina.

“Después de limpiar los retretes vamos a la planta de tratamiento para desechar los residuos”.

© UNICEF/UN0139479/Prinsloo

La caca se procesa en aguas residuales y productos residuales tratados que se pueden devolver al medioambiente de forma segura. Lino Luís (derecha) y sus compañeros, después de drenar una letrina, se van a la planta de tratamiento de residuos de Maputo.

© UNICEF/UN0139437/Prinsloo

En la capital, delante de la casa de Yvonne Antonia Mathe, una niña camina pegada a una chapa ondulada oxidada para evitar tocar el agua que hay estancada en la calle. Está previsto que WSIP instale una letrina en casa de Yvonne, donde unas chapas onduladas separan la letrina informal de la calle.

© UNICEF/UN0139438/Prinsloo

Los retretes deberían ser seguros, privados y accesibles.

“Aquí viven 14 familiares… Nuestro retrete es malo, no hay otra palabra para describirlo. Es un agujero en el suelo rodeado de ladrillos”, asegura Yvonne, con su sobrino. “La gente puede vernos cuando hacemos nuestras necesidades”.

© UNICEF/UN0139439/Prinsloo

Los tipos de retretes varían desde inodoros hasta letrinas de pozo, pero todos deberían incluir instalaciones para lavarse las manos.

“Ese retrete será solo para nuestra casa. Es el primer retrete en condiciones que he tenido. Ayudaremos a pagarlo…y también, a mantenerlo”.

© UNICEF/UN0139445/Prinsloo

El tratamiento in-situ y la eliminación del lodo fecal incluye cubrir y cerrar el pozo cuando se llena. El operario de lodo fecal Einosio Banze, que también trabaja para ACADEC, ayuda a sus compañeros a limpiar y cerrar permanentemente una letrina informal de una casa de la capital.

© UNICEF/UN0139449/Prinsloo

“Mucha gente dice que este no es un buen trabajo. Si les hiciera caso, no tendría nada para sacar adelante a mi familia”, dice Einosio (derecha). “Mi mujer sabe lo que hago y es consciente de que no hay muchas oportunidades en este país ni en esta ciudad”.

© UNICEF/UN0139448/Prinsloo

(Izquierda-derecha) Einosio y Lino Luís vacían una letrina informal en una casa.

“Estoy orgulloso de ayudar a la gente con el saneamiento. Les ayudo a evitar contraer enfermedades”, dice Einosio. “Limpiar los retretes me beneficia, porque contribuyo a que la gente esté sana”, asegura Lino Luís.

© UNICEF/UN0139451/Prinsloo

El tratamiento externo del lodo fecal de letrinas de pozo o tanques sépticos es otra forma esencial de tratar la caca. Saber hacerlo puede reducir la exposición a enfermedades. Los hombres atan fuertemente los sacos de residuos para transportarlos a la única instalación de tratamiento de la zona.

© UNICEF/UN0139450/Prinsloo

El saneamiento seguro es más que un retrete: es un completo sistema de gestión de residuos. Con agua segura y buena higiene, el saneamiento podría evitar unas 842.000 muertes al año. Cada niño tiene derecho a agua y saneamiento seguros. Einosio y Lino Luís están poniendo de su parte para ayudar.


Conozca más sobre agua y saneamiento.

Fotografía y cambio social

Las fotografías de UNICEF abogan en favor de la infancia por medio de imágenes y narraciones que apoyan sus derechos. UNICEF salva las vidas de los niños y niñas, defiende sus derechos, y les ayuda a alcanzar su máximo potencial. Nunca nos rendimos. UNICEF, para cada niño.

UNICEF

Written by

UNICEF

UNICEF saves children’s lives, defends their rights, and helps them fulfill their potential. We never give up. UNICEF, for every child.

Fotografía y cambio social

Las fotografías de UNICEF abogan en favor de la infancia por medio de imágenes y narraciones que apoyan sus derechos. UNICEF salva las vidas de los niños y niñas, defiende sus derechos, y les ayuda a alcanzar su máximo potencial. Nunca nos rendimos. UNICEF, para cada niño.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade