© UNICEF/SUDA2014-XX888/Noorani

Los rostros de la pobreza infantil

La pobreza infantil no solamente es una cuestión de dinero: tiene un carácter multidimensional. Para los niños, la pobreza significa carecer de cuestiones tan importantes en la vida como la nutrición, la salud, el agua, la educación, la protección y la vivienda. La pobreza es una violación de los derechos del niño y les niega la oportunidad de sobrevivir y prosperar: eliminar la pobreza es una de las tareas más urgentes del mundo.


© UNICEF/GHAA2015–00669/Quarmyne

Abdul (derecha), de 13 años, trabaja en una planta ilegal de procesamiento de oro en la región de Brong Ahafo, en Ghana, donde se procesa el mineral de las minas ilegales. El trabajo infantil en la región es frecuente debido a la pobreza y la atracción que supone el dinero rápido.

© UNICEF/UNICEF-IRQA2015–000113/Mackenzie

La pobreza relativa también afecta a los niños. Incluso cuando no están desposeídos en términos absolutos, el hecho de tener menos oportunidades que otros jóvenes de recibir una educación, atención de la salud o nutrición, limita las posibilidades de vida de un niño. Bushra (izquierda), de 16 años, aparece junto a su hermana en un campamento para personas internamente desplazadas en la región del Kurdistán, Iraq.

© UNICEF/GHAA2015–00768/Quarmyne

Unas porteadoras al lado de la choza que comparten cerca de un mercado en Ghana. Algunas con tan sólo 8 años, las porteadoras suelen ser inmigrantes de las regiones económicamente marginadas del norte del país, y reciben un escaso salario llevando la carga sobre sus cabezas.

© UNICEF/NYHQ2015–1801/Bindra

La incapacidad de proteger a los niños es uno de los errores más costosos en el que pueden incurrir las sociedades, ya que produce una baja productividad y un alto desempleo. Unos niños de la República Centroafricana juegan a las damas en un campamento para niños antiguamente asociados con el grupo de rebeldes anti-Balaka.

© UNICEF/GHAA2015–00775/Quarmyne

La pobreza infantil se transmite a través de las generaciones. Alina, una porteadora en un mercado ghanés, lava la ropa con su hijo sobre la espalda antes de ir a trabajar. Las porteadoras como Alina tienden a vivir en chabolas cerca de los mercados o dormir en las calles, donde se exponen a sufrir una agresión sexual y otros delitos.

© UNICEF/CEECIS2013P-0043/Pirozzi

Para los niños, los efectos de la pobreza perduran durante el resto de sus vidas. M Dj, de 4 años, es de la aldea de Loziste, en Serbia. Su familia vive en la pobreza extrema y no tiene dinero para llevarlo a que reciba un examen médico y lo vacunen, o para matricularlo en un centro de primera infancia para que pueda empezar a aprender.

© UNICEF/NYHQ2015–2002/Esiebo

Unos niños en Nigeria participan en una comida comunal en un espacio seguro que recibe apoyo de UNICEF en el campamento Dalori para personas internamente desplazadas. En casi todos los países del mundo, hay más niños que adultos viviendo en la pobreza.

© UNICEF/NYHQ2015–1298/Mackenzie

La violencia obligó a Jamila y su familia a huir de Iraq. Utilizaron una transferencia de efectivo de emergencia, recibida a través de un programa de UNICEF, para comprar ropa y comida y conseguir tratamiento psicosocial para su hijo. Las transferencias en efectivo y los sistemas de protección social desempeñan un papel importante para sacar a las familias de la pobreza.

© UNICEF/MEXA2015–00012/Richter

Una maestra educa a los niños indígenas wixarica en Jalisco, México. Muchos de los niños más pobres del mundo carecen de acceso a servicios públicos de salud, agua y saneamiento, y electricidad, una situación que perpetúa su discriminación y les impide progresar en sus vidas.

© UNICEF/NYHQ2015–1298/Mackenzie

Unas mujeres en Pakistán participan en un proyecto de capacitación y generación de ingresos que recibe apoyo de UNICEF. Los niños más pobres viven a menudo en familias marginadas que no pueden encontrar trabajo. Tener la oportunidad de realizar un trabajo decente empodera a las comunidades y es una forma esencial de sacar a los niños y las familias de la pobreza.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.