Todos somos Archie

Nunca me había propuesto a leer un solo cómic de Archie gracias a un juicio generado por la primera vista que tenía de su arte. Extremadamente caricaturizado, situaciones ridículas en portadas y un aura a su alrededor que gritaba “VIEJO” me mantenían alejado de las aventuras del pelirrojo. El único acercamiento que tenía al personaje era la serie animada y la canción Sugar, Sugar.

Cuando me enteré del reboot que tendría el universo de Archie y su búsqueda por renovar el personaje, automáticamente captó mi atención. “No pierdo nada con darle una hojeada”. Conocía el centro de la trama o al menos un vago concepto en cuanto a lo que giraba la historia: Archie no se decide entre Betty o Verónica. Sin pensarlo mucho, me hice de los cómics (del 1 al 9 que son los que hasta el momento han sido publicados).

Desde la portada se siente fresco, un Archie joven, atractivo, alegre. Real.

Los nuevos cómics de Archie tocan la fibra adolescente que bien puede ser recordada con cariño o puede seguirse viviendo de una retorcida manera. Archie renueva el concepto antiguo de la historia y envolverlo en una serie de problemas típicos de la adolescencia (falta de dinero, enamoramientos, rompimientos, decepciones, torpeza).

Mark Waid, ganador del premio Eisner y escritor de estos cómics, cautiva al lector con una historia pura, llena de ese amor adolescente que parece incondicional y en muchas ocasiones ciego.

Fiona Staples por otro lado, deleita la pupila con arte atractivo y sumamente bello, utilizando típicos recursos de la tira cómica clásica para representar momentos hilarantes de mejor manera, dándole así una esencia vintage al cómic.

Archie se toma selfies, whastappea con Betty, habla con hashtags, es dramático y torpe. Es un millennial y es perfecto que lo sea.

Una historia cautivadora y nueva con acercamientos a la amistad al amor y a la búsqueda de la felicidad en los momentos que creemos más difíciles. Una toma distinta a un personaje ya clásico. Una muestra de como realizar un reboot de manera exitosa. Espero que Riverdale, serie que The CW está produciendo tenga la misma chispa que este cómic transmite.

Por cierto, #TeamVeronica obviamente.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Tom Kersting’s story.