Al abordaje en Get on Board: un mindset 100% remoto

miguel michelson
Get on Board Dev
Published in
6 min readApr 24, 2020

--

Photo by Andrew Neel on Unsplash

Uno de los aspectos que me cautivó cuando postulé a Get on Board fue, sin duda, el hecho de que es una empresa 100% remota. Sin embargo, al no haber tenido un trabajo full remoto, no sabía a ciencia cierta lo que eso significaría. No me mal entiendan, yo creía que lo sabía. Antes de Get on Board trabajé casi un año encerrado en mi casa, y antes de eso en empresas con modelos híbridos, con formatos de horarios relajados y ‘remoteos’ esporádicos. Pero ya desde mi primera semana trabajando aquí entendí que no es lo mismo y, probablemente, muchas empresas hoy se están viendo exigidas a adoptar la modalidad remota, por lo que creo que compartir mi experiencia de mis primeras semanas podría servirle a más de una organización que tenga este problema.

Una empresa 100% remota trae consigo la complejidad que supone la diferencia horaria de sus integrantes . Esta ‘limitación’ constituye una exigencia mayor en la coordinación del equipo. Vale decir, poder llegar a acuerdos, tomar desiciones y cumplir con las metas que nos proponemos de forma colectiva.

Ceremonias / reuniones de Update

Mi primer día como Gober fue participar de un Standup Semanal donde me presentaron al equipo y aunque sé que fue una ceremonia especial por ser mi primer día, también nos fuimos de cabeza al backlog de desarrollo. Fue un día particularmente cargado a la reunión (vía Zoom).

Me enchufé como pude a la conversación. Sin embargo, ya tenía un poco de contexto, dado que tenía acceso a la base de conocimiento del equipo disponible en notion, que días antes me habían otorgado.

Notion con todo: un checklist para meter las patas en el agua

Mi primera misión fue cumplir con el checklist de onboarding que el equipo ha preparado para sus nuevos integrantes:

Esos y muchos checks más

La gracia de tener todo documentado es, precisamente, para aquellos momentos como el abordaje de nuevos integrantes. El mismo día tenía andando mi ambiente de desarrollo, y si bien estoy acostumbrado a trabajar en aplicaciones Rails, la documentación fue clave. Por cierto, los documentos no son tan solo para cosas técnicas, sino que también para cada aspecto de la organización. Por ejemplo, con la misma facilidad que pude instalar la aplicación en mi PC, pude consultar cuáles son los cargos y funciones de cada uno de mis colegas, cuál es el roadmap de desarrollo, cómo anda la facturación (y el churn), cuáles son los próximos proyectos y en qué está cada uno con una bitácora diaria. 😮

Así las cosas, y con la ayuda del equipo, logré llevar a producción un Pull Request en mi segundo día. Not bad.

Algo que aprendí en mi primer día en Get on Board fue que podía ver la documentación antes de preguntar al colega. Algo así como googlear antes de preguntar, pero con documentación interna.

El Sponsor, tu copiloto

Para que mi aterrizaje fuera lo suficientemente suave, el equipo designa un Sponsor y un Buddy.

El Sponsor es quien se encarga de facilitar tu abordaje al equipo, se preocupa de cómo va tu proceso, va canalizando dudas y da soluciones.

El Buddy es el lado técnico de la fuerza que te acompaña en cosas más ingenieriles. Tiene un conocimiento profundo de la aplicación y la arquitectura del sistema. En términos generales, te pasea por el código explicando de qué va eso que llaman getonbrd.com.

Status

Unos de los aspectos más fascinantes son los Status.

Fragmento de canal #Status en Slack

Éstos, son una suerte de #standups pero que ocurren de forma diferida en un canal de Slack. Esto es básicamente porque la diferencia horaria dificulta poder juntarse todos a primera hora. Así, los Status se documentan de forma natural en nuestro Slack y van apareciendo según el inicio del día de cada persona, como también en horarios aleatorios según las novedades de cada uno.

Uno de los problemas de los Standups, en mi opinión, es que todos están más o menos apurados para que termine pronto la ceremonia y, paradójicamente, se termina alargando la reunión -con justa razón- porque siempre hay puntos donde acotar o resolver. Se generan conversaciones, por supuesto.

La gracia de utilizar un sistema como Slack para mostrar tu estado es justamente generar, de ser necesario, una profundización en los temas a través de conversaciones. Este carácter de rizoma hace que se adapte orgánicamente a las circunstancias de cada uno, e implica una resonancia más amplia que el Standup tradicional. Y como Bonus Track es un proceso que se auto-documenta por defecto.

La posta y los desfases horarios

Tal vez uno de los problemas más presentes en cualquier empresa remota son los desfases de tiempo cuando los integrantes del equipo trabajan en diferentes zonas horarias. Hacerles frente hoy es algo relativamente sencillo con tecnologías conversacionales basadas en internet, tales como Slack, Telegram, Teams, RocketChat y un largo etc. Sin embargo, me gustaría rescatar un aspecto particular que este tipo de exigencias supone: La cadena de trabajo, que aunque distribuidos y atomizados, podemos trabajar en cadena. Ahí la forma en como te adaptas es clave. Conocer los horarios de los demás y los súper poderes de cada uno. Saber cuándo entrar a un proyecto y colaborar en él o cuándo revisar/mergear/deployar Pull Requests que vienen del día anterior, mientras dormías.

Modo Público por defecto · Transparencia primero

En Get on Board se usa mucho Slack para comunicarse y estar al tanto de todo. Su tecnología omnicanal permite organizar por tópicos los temas de conversación y ahí cada empresa lo adapta como mejor le convenga. En Get on Board una de las reglas de Oro es usar los canales públicos.

La siguiente imagen muestra el momento exacto justo después de haber planteado una de mis geniales ideas por interno (DM):

cueck, obvio que sí

En este punto es donde hay que concentrarse, el modo público por defecto es el ingrediente clave para que todas estas cosas funcionen. Si nos comunicáramos exclusivamente en canales privados sería altamente probable que se pierda el contexto general de los proyectos. Además de perder feedback valioso que el resto del equipo puede entregar, le agrega una cuota de secretismo que no es cool y seguramente habría mas focos que resultarían difíciles de priorizar (aunque con eso último ya especulo).

Aquí la neurosis de cada uno también es clave. En cada canal de Slack se cuida mucho los temas a tratar y es misión de cada uno verificar si está ya documentado internamente lo que necesito saber antes de preguntar, para no distraer innecesariamente al resto.

Modo Humano, porque conocerse es clave:

Tal vez la mayor crítica que le podríamos hacer a las tecnologías de la información es que nos atomiza como sociedad, y si bien nos da la garantía de comunicamos con el otro, al mismo tiempo nos separa del resto. Como la cosa es 100% remota en Get on Board, una de las ceremonias, que es parte del ADN del equipo, son los 1:1. Ahí el bot de Slack DONUT se encarga de juntarnos al azar para gestionar conversaciones de video-chat o, si estás en el mismo país, se acuerda con la persona que te toque una reunión presencial, como un almuerzo o un café.

Mas allá de las metodologías que utilicemos en Get on Board, siempre está lo humano que determina en lo concreto los matices de las prácticas que tiene cada empresa. La aplicación de metodología siempre está cruzada por las personas que componen el equipo. Y aunque estamos en tiempos donde exista Internet, las pandemias o los estallidos sociales como circunstancias que intenten separarnos, ahí está la humanidad, dinámica y presta al cambio.

--

--

miguel michelson
Get on Board Dev

artista visual, desarrollador de aplicaciones web, escucho mucho Zappa