No lo hagas (11/36)

Dijo mi cabeza
¡Hazlo!
Dijo mi corazón

Y así siguió esa lucha interna de dudas antepuestas. De pensamientos que se contradicen. Una mente llena de vida, pero con un sentimiento de que cada paso puede significar la muerte.

No quería pensar que todo podría terminar así. Sin embargo, lo anhelaba.

Mi mente me indicaba que el camino a seguir debía ser el más seguro. Mi corazón lloraba, imploraba que esta vez le hiciera caso a él.

Trascender.

Pero antes, entender. De qué va este viaje que llamamos vivir.

¿Es acaso la búsqueda finita de felicidad? ¿O es ser feliz mientras dure el camino?

No lo entendía. Aún me cuesta entender.

Pero todo debía ocurrir de una manera. No porque el “destino” lo quisiera. Simplemente porque ese sexto sentido me lo indicaba.

Y así lo hice.


Volví a escribir todos los días. Me desafié a escribir 36 días seguidos “algo”. Algunos escritos quizás sean cortos, otros largos, algunos serán prácticos, otros reflexivos y la mayoría seguro no tendrá sentido.

Si te gustó puedes hacer click en el corazón ♡ y dejar tus comentarios debajo o escribirme a @GisseJo

Like what you read? Give Gisse Peralta a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.