Islam y Democracia

La Meca en el mes del Ramadán

Tras la ola de atentados yihadistas cometidos durante los últimos años en Europa, se está sometiendo a debate la problemática de los refugiados sirios y la inmigración musulmana. Esta preocupación proviene de la percepción que tenemos los europeos sobre la falta de democracia y libertad que existe en los países de mayoría musulmana. Aquí se procederá a analizar la relación entre el islam y la democracia.

El Think Tank Pew Research Center publicó el 9 de febrero de 2011 el informe The Future of the Global Muslim Population con datos de población musulmana y su porcentaje en cada país para los años 1990, 2010 y proyeccion del 2030. Además, Economist Intelligence Unit publica anualmente el índice Democracy Index. Se han tomado los datos de este último índice para el 2010 ya que este informe se publica a finales de año.

A continuación se muestra un gráfico donde se representan ambos datos.

Como puede observarse, existe una correlación media negativa entre el índice de democracia y el porcentaje de población musulmana en cada país. Esto indica que la cantidad porcentual de población musulmana afecta negativamente a la calidad democrática del país. Los datos obtenidos concuerdan con la percepción mayoritaria europea.

En el siguiente gráfico, se agrupan los países por categorías democráticas (régimen autoritario, régimen híbrido, democracia defectuosa y democracia plena) que vienen expresadas en el informe de The Economist.

En este caso, los datos muestran un hecho curioso: mientras que en los regímenes híbridos y las democracias defectuosas, hay poca población musulmana, en los regímenes autoritarios y en las democracias plenas, los musulmanes son una parte significativa de la población.

Teniendo en cuenta que el gráfico anterior mostraba una correlación negativa entre calidad democrática y porcentaje de población musulmana, una explicación preliminar (que debería contrastarse con más datos) es que en las democracias plenas aún no se ha alcanzado una masa crítica suficiente para que afecta considerablemente a la calidad democrática ya que la población musulmana es minoría, no así en los regímenes autoritarios.

Queda por ver si las proyecciones del think tank Pew Research Center para 2030 se cumplen y que efectos tiene en la calidad democrática europea.