¿Acceso a las playas es parte de la solución a la polución por plásticos en los océanos?

Jueves, 8 de junio marcó la novena celebración del Día Mundial de los Océanos, como fue designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este año, el foco del Día Mundial de los Océanos fue “estimular soluciones a la polución por plástico y prevenir la basura marina para un océano más saludable y un mejor futuro”.

Imagen submarina de una tortuga con plástico en la cabeza.

Si has escuchado del problema de la polución por plástico, probablemente has visto las imágenes impactantes de playas cubiertas de basura; tortugas marinas y delfines horriblemente desfigurados por aros de plástico para bebidas vendidas en paquetes de seis, bolsas de plástico, redes y otros artículos de plástico tirados; y otros animales marinos muriendo con sus barrigas llenas de nuestra basura. La urgencia de este asunto no podría ser representado más visceralmente. Quizás más difícil de reconocer es que 80% del plástico que llega a nuestros océanos proviene de fuentes terrestres. Es el plástico desechable que tiramos sin pensar a diario, llevado por el viento y la lluvia con la corriente hasta llegar a nuestros océanos.

Con causas tan claramente el resultado de la intervención humana, ¿no debe haber más conciencia acerca de la polución por plástico y esfuerzos para reducir nuestro consumo de plástico desechable? Los océanos cubren 71% de la superficie de la Tierra, pero desde el punto de vista de las ciudades y los suburbios lejos de las costas, el océano puede parecer remoto y anónimo, lejano de nuestras vidas diarias a pesar de los vínculos estrechos entre nuestros hábitos diarios y la salud de nuestros océanos.

Réplica de una ballena ahogada por plásticos. Parte de los esfuerzos de Greenpeace para llamar atención al problema inmenso de la polución por plásticos en los océanos.

La oportunidad de conocer ecosistemas costales únicos en persona puede contribuir al interés en el mundo natural y participación en el ambientalismo. Aunque no es requisito para tomar acción por el océano, el poder conocer el océano puede hacer mucho para reforzar nuestra conexión al océano. Tener una visualización y memoria del océano puede inspirarnos y movernos a participar en la protección de nuestros océanos mucho tiempo después de haber regresado a casa.

Parte de lo que nos mantiene sintiendo alejados del océano son los obstáculos que residentes que viven lejos de la costa deben vencer para llegar a las playas. Como para todas las áreas de recreación al aire libre, hay necesidad de tiempo libre y transportación, pero hay extra barreras económicas para nosotros de bajos recursos. Hasta California, conocido por sus playas y con compromisos públicos para asegurar acceso a las costas para todos, enfrenta gran desafíos en proveer ese acceso universal.

Un estudio del año 2017 que encuestó a votantes californianos encontró varios factores que impiden a gente, que de otra manera gustaría visitar las playas, de llegar a ellas. El costo de un viaje a la playa se suma rápidamente. Hay gastos de los medios de transporte públicos o gasolina para el carro, la tarifa de estacionamiento y el costo de hospedaje por la noche para los visitantes que vienen de más lejos.

Además de mantener acceso justo a la costa y otras áreas de recreación, asegurar acceso a la playa para todos facilita una conexión al mundo natural bastante importante. Se ha demostrado que esta conexión está estrechamente vinculada con la calidad de vida, salud y bienestar de los jóvenes y adultos estadounidenses. Por lo tanto, mejorar acceso a las playas y a actividades de sensibilización, como la limpieza de las playas, podría actuar como una puerta a mayor dedicación a la conservación marina y protección ambiental, también como la mejora de nuestro bienestar general.

No nos olvidemos de los extra desafíos que enfrentamos para involucrar a un público más amplio en la protección marina, tal como iniciativas de polución por plásticos en los océanos. De alguna manera, todos participamos en los problemas que plagan a nuestros océanos. Tenemos que movilizar a todos los posibles para participar en la creación de soluciones.