Píntate de púrpura para diferenciarte

Si me preguntaran qué es un tema complicado en la actualidad yo respondería, hacer la diferencia en las redes, en los medios, son muchas las ofertas y sobre todo los usuarios ya no están tan interesados en detenerse a encontrar o buscar lo que necesitan, es una suerte de acertijo donde el proveedor de la información o el producto debe descubrir qué está necesitando el cliente en potencia, y cómo llegar hasta él.

¿Llamar la atención? es complicado, con todos los canales existentes. Ciertamente habrá que guardar algunas prácticas, renovar y reinventarse otras, aún muchas más. Hace un tiempo tengo en mis manos un libro que constituye una herramienta para entender este fenómeno que hoy tenemos sobre la mesa.

Escrito por unos de los gurúes del marketing, Seth Godin, “La Vaca Purpura” es una guía para comprender el fenómeno que ya es tan común en la sociedad y es la falta de sorpresa en las personas. En sus cortas páginas se evidencian los conflictos como los que te hablo al inicio. Hoy en día no son pocos los que se repiten en el mercado, y sí, ciertamente en la variedad está la posibilidad de escoger, pero también está el ahogo de productos emergente o de los que no están posicionados.

Si tienes un sitio web, una aplicación móvil o un negocio que quieres cambiar su estilo, debes pensar cuidadosamente cómo lo harás para ganar lo que seguro quieres: más ventas, visibilidad y sostenibilidad en el tiempo. Acá te dejo algunos tips que Godin advierte en su libro, con un consejo muy retador “deja de anunciarte y comienza a innovar”.

El líder es el líder porque hizo algo extraordinario

Si quieres llamar la atención, más que eso, ser el primero en la lista de proveedores de tus clientes, debes hacer algo que nadie haya hecho. Puede que suene hasta incómodo, pero las grandes empresas que han triunfado lo único que tienen en común es que no tienen nada en común, se identifican o tipifican con algo.

Y es ahí donde se encuentra la clave para que triunfen sus ventas. La vaca púrpura es lo que saltará a la vista de los usuarios sin tiempo y no saldrán a buscar tu producto.

La tele y anuncios publicitarios ya no funcionan

Entre otras cosas porque la inmediatez de las redes sociales ha tragado las posibilidades que brindaron estos canales en algún momento. Es cierto, fueron todo un exitazo además de generar ganancias a todas las partes, pero hoy los porcientos de alcance por estas vías han sido anulados.

Las ideavirus tienen más éxito

Tu idea tendrá mayor pegada si logras el efecto dominó o la trasmisión de tu idea, a lo que Godin llamó ideavirus. Y tiene mucho sentido, en el nuevo medio del que hablamos, tratar que alguien cuente a su amigo lo que acaba de descubrir es complicado, o bien porque hay quienes piensan que compartir es perder, o solo porque no habrá mucho tiempo para esta tarea.

Por eso cuando emprendas tu idea no te lances al mercado, sí, no es una locura lo que digo. Busca tu nicho, especialízate en tus agentes de interés y solo ellos harán que tu idea se multiplique. Sobre todo porque en los nichos los intereses entre sus integrantes son comunes y sabrás que lo que a uno le interesó le puede interesar a otro y puede que entre ellos estén cerca, lo cual garantiza la velocidad de propagación.

Enfócate en tus públicos más pequeños

A veces perderás grandes oportunidades porque te estás enfocando en las masas antes que en los públicos más segmentados. Mirar el bosque desde arriba no te deja ver cada árbol que lo compone y si se trata de la pegada en el mercado tendrás que conquistar un grupo seguro, y este, con la trasmisión entre ellos, hará que alcances el océano de intereses que tienen las masas.

Alguien que pensó más en esto dijo es más fácil mantener los clientes antiguos que ganar otros nuevos, y es muy cierto, de eso se tratan los grupos pequeños. Fidelízate con los clientes que te siguen, entabla la comunicación que sea necesaria, entérate de lo nuevo que necesitan, ellos siguen tu producto porque han visto algo en él, los nuevos aún no ven nada.

Te lo resumo, crea algo en lo que seas el primero, algo extraordinario, una vaca púrpura, usa otros medios que no sean los profesionales para promoverte, trabaja para que tu idea se difunda y enfócate en tus públicos seguros y aún en los más pequeños. Esta fórmula, como todo en el marketing, no es absoluta, pero te abrirá paso entre los que aún permanecen con las ideas de décadas pasadas.

En este camino si necesitas ayuda puedes contactar con Grupo Carricay, acá trabajamos para hacerte la vida más fácil, ayudarte a brillar y caminar junto a ti.