En el año 1935 comenzó a materializarse la Ruta Nacional 22, una senda de 799 kilómetros (que finalmente fueron 685) que uniría las ciudades de Bahía Blanca en el sur de Buenos Aires con Zapala en Neuquén. Entre 1951 y 1952 se construyó el tramo que corre entre Cipolletti y General Roca. En la década del 60 se asfaltó. Desde entonces, la mayor parte del trazado permanece igual que hace 66 años. En 2009 comenzaron las obras de ampliación de sólo un segmento de 6,3 kilómetros de los 44 que unen ambas localidades. Así, la Ruta 22 es un pedazo de historia congelado en el tiempo de una región que se multiplicó por diez veces en el último lustro.

Los primeros vestigios de la Ruta 22 datan de 1885 y estaban localizados en medio de la colonia agrícola General Roca, la más extensa y antigua del Alto Valle, como describió César Vapñarsky en su libro “Pueblos del Norte de la Patagonia”. En esas 42.000 hectáreas, que abarcaban desde Fernández Oro hasta el actual Ingeniero Huergo, se hizo una división de 442 lotes a los que en muchos casos todavía no se les podía denominar chacra, debido a que la mayoría no tenía producción agrícola. Estos lotes eran trazados por calles de 25 metros y una de 50 metros que es lo que hoy corresponde a la Ruta 22.

Trazado catastral del Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Reproducido de cuarterón en el mapa M.O.P., Dirección General de Irrigación, Río Negro Superior. III a VII zonas. Colonia Roca. Planimetría general, 1935.

La inauguración oficial de la ruta fue el 3 de septiembre de 1935. Vialidad Nacional le otorgó el número 22 –a pesar de las propuestas de llamarla “Ceferino Namuncurá”– a toda esa extensión de ripio que partía de Bahía Blanca y concluía en el paso Pino Hachado, fronterizo con Chile. Posteriormente se le quitaron 108 kilómetros y finalizó en el empalme con la Ruta Nacional 40 en Zapala. En un inicio, el camino surgió como una necesidad de conectar la Ruta 3 de Buenos Aires con la 237 de Neuquén. “Con el correr del tiempo y el crecimiento del Alto Valle de Río Negro, esta carretera tomó ribetes muy distintos, ya que alrededor de ella se fueron instalando las diversas industrias que le dan hoy al Alto Valle una dinámica muy diferente a la que tuvo en el momento de la creación”, dijo Osvaldo Mildenberguer, ex Secretario de Obras Publicas de Rio Negro entre 2008 y 2010.

En 1942 comenzaron los anuncios y las promesas sobre la futura ruta que no eran más que palabras, recuerda el periodista Julio Hernández en el diario Río Negro. El primero fue la edificación del tramo que conectaría Bahía Blanca con Bariloche. Más tarde, en 1943, se anunció la pavimentación del trayecto Allen–Neuquén. Recién en 1947 se autorizó el arribo a la región de una comisión de Vialidad Nacional que supervisaría la construcción de la ruta desde Villa Regina hasta Neuquén. Sin embargo, no fue hasta 1951 que las promesas de los continuos gobiernos se hicieron realidad.

La primera de ellas fue con la construcción del recorrido entre Neuquén–Allen y, posteriormente el del tramo Allen–Roca. La pavimentación era un alivio para los productores frutícolas. El sistema de transporte era un elemento fundamental en el traslado de la fruta. Para esa fecha se necesitaba que los camiones llevaran la mercadería a los galpones de empaque y luego a las estaciones ferroviarias desde donde partían a los puertos de ultramar. Con el tiempo -y por más que el camino fuera de ripio- el transporte en camiones fue cada vez más importante debido a que los productores se unieron para exportar.

En 1957 se iniciaron los trabajos de pavimentación en el tramo Mainqué–Villa Regina y en febrero de 1958 los de General Roca–Mainqué. Todas las tareas concluyeron en 1965, con el asfalto entre Choele Choel y Río Colorado.

Esa traza original tuvo pequeñas variaciones: se cambió su localización en Villa Regina y se construyó una multitrocha entre Neuquén y Plottier, que ahora se extiende hasta Arroyito con una obra que lleva cuatro años y que está próxima a inaugurarse.

La propuesta de convertir la Ruta 22 en una autovía desde Cipolletti hasta Chichinales comenzaron a sonar, en medio de las posturas de respetar el plan original o construir una nueva ruta sobre la margen sur que permitiera que por ahí circulen vehículos de viajeros de larga distancia. Esto de cierta manera acabaría con la mala convivencia entre los camiones de los productores, los colectivos de larga distancia, los viajeros diarios o los visitantes. Sin embargo, esto no fueron más que propuestas poco escuchadas, porque el 13 de septiembre de 2004, los intendentes del Alto Valle firmaron un acta en la que no se desvincularían de la ruta. De esta manera, la traza debía mantenerse en su plan original y no tener modificaciones. En este acuerdo participaron Allen, Cinco Saltos, Cervantes, Cipolletti, Contralmirante Cordero, Mainqué, Huergo, General Roca, Fernández Oro, Godoy, Villa Regina y Chichinales.

A principios de marzo de 2008 se iniciaron las obras de ampliación entre Chichinales y Godoy, que formaba parte de la convocatoria N° 132/06 para la construcción de la autovía Ruta Nacional 22, entre Chichinales y Cipolletti.

Se veía por fin la luz al final del túnel, con una obra de gran importancia por la alta inversión, por la seguridad que daría y por los beneficios que acarrearía para el incentivo del turismo. Pero nada de esto fue lo que se vio. A mediados de 2012 el plan original de las obras entre los cuatro tramos que faltaban entre Huergo y Cipolletti, por decisión de autoridades nacionales, dejó de ser autovía para pasar a ser autopista. Vialidad Nacional tuvo que hacer modificaciones debido a un aumento del tránsito en la región. Y ahí estalló el conflicto.

De este modo la Ruta Nacional 22 se convirtió en la vía principal de comunicación de la región del Alto Valle, tanto para la conectividad interna como también hacia otras jurisdicciones. Pero, paradójicamente, en el lugar donde se cumplieron las primeras promesas y se contentó a los chacareros, es donde actualmente está el mayor conflicto.

La historia reciente de la Ruta22, puede leerse en “De autovía a autopista, un proyecto a contramano”.

Fuentes:

  • César A. Vapnarsky “Pueblos del norte de la Patagonia”.
  • Diario Rio Negro.

http://www.rionegro.com.ar/region/historias-de-la-ruta-esencial-para-la-region-LX3213580

  • Va con Firma

http://vaconfirma.com.ar/?articulos_seccion_719/id_3930/cipolletti-y-la-22-una-vieja-historia

Like what you read? Give ruta22rn a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.