Paulina Ruiz, PEM 2016

La educación siempre ha sido un motor que ha cambiado mi vida. Soy Paulina Ruiz, estudié Creación y Desarrollo de Empresas en el Tec de Monterrey y formo parte de Enseña por México. Colaboro en la Telsecundaria 373 en León Guanajuato con la materia de Inglés.

Durante mi carrera me involucré en muchos proyectos de Emprendimiento Social, muchos proyectos muy buenos pero buscábamos maneras de solucionar problemas que realmente eran ajenos a nosotros, decidí entrar al programa porque lo veo como una oportunidad para conocer una de las áreas de oportunidad más grande que tiene México desde el origen, La educación, no solo te permite entender y colaborar en el programa, si no que te conviertes en parte de una solución.

Decidí estar aquí porque una de las cosas que más me duele es la indiferencia, porque creo que 2 años de darlo todo pueden cambiar mucho; tanto en mi vida como la de mis alumnos, y al fin de cuentas esto dos años terminan siendo un parte aguas en lo que busco hacer el resto de mi vida.

Es un trabajo arduo que llena de satisfacción, algunos días son más pesados que otros, pero al fin de cuentas es un camino en el que vamos cosechando y poco a poco podremos ver los frutos de nuestra labor. Después de un semestre entero de arduo trabajo de ver como los alumnos algunas veces se encuentran desmotivados por su situación te llena de alegría ver el como alumnos se acercan a ti para pedir un consejo. He tenido la oportunidad de hablar con muchos alumnos que querían dejar la escuela para poder trabajar, después de algunas pláticas y de invitar a algunos compañeros a que les platicaran sus historias de vida los mismos alumnos ahora dicen que es importante estudiar porque les puede ir mejor en la vida.

Verlos cantar en Inglés, escribir cartas de amor y saludar es muy gratificante porque antes ni Hola llegaban a decir. Sé y ellos saben que con saber otro idioma pueden abrir muchas puertas en su vida.

Llevo apenas medio año de los dos del programa, estoy muy contenta con lo que hago, diario vuelvo a casa sintiendo que hice algo por alguien, que estoy dejando un pequeño granito de arena. Veo a mis alumnos y son muy diferentes desde el primer día que llegué, no puedo esperar a ver qué va a pasar después de dos años.