Bitcoin como garantía

Nadie puede negar el hecho de que atesorar activos de bajo riesgo como oro, propiedades inmobiliarias, bonos del tesoro de Estados Unidos, etc, siempre significó una gran diferencia comparativa respecto a no tenerlos, o ser poseedor de activos de mayor riesgo, como acciones, bonos soberanos de países emergentes, efectivo en cuentas bancarias, u otros instrumentos por el estilo.

¿Dónde ubicamos a Bitcoin en esta lista comparativa?

La mayoría del público poco informado no lo duda y lo ubica en la categoría de “altísimo riesgo” ya que enfocan su análisis en la volatilidad de corto plazo, y es allí donde radica el principal error. No estudiar a Bitcoin desde una perspectiva más amplia nos lleva a creer que es solo un activo de riesgo más entre muchos otros, en el que no se puede depositar demasiada confianza dada la variabilidad constante de su precio.

Sin embargo, si uno hace un estudio más pormenorizado y amplía la mirada para abarcar ventanas de tiempo más extensas, se encontrará con un panorama completamente diferente.

Al observar más profundamente, cualquiera puede descubrir rápidamente los fundamentos básicos de Bitcoin: emisión predeterminada y limitada, in-confiscabilidad, resistencia a censura, fungibilidad, liquidez global; por citar solo algunos ejemplos, los cuales ni siquiera son replicables por ninguno de los activos de bajo riesgo antes mencionados.

Si nos enfocamos en el precio ampliando el horizonte temporal de solo unas semanas o meses, a varios años, o directamente a una década (como debería ser evaluado todo activo de reserva) veremos que no solo la volatilidad se fue reduciendo notoriamente a través del tiempo, sino que el precio continúa la tendencia alcista a largo plazo. Esto es absolutamente lógico cuando ponemos en consideración los rigurosos fundamentos monetarios y los incentivos asociados a la teoría de juegos implícita en la economía Bitcoin.

Precio de BTC, imagen ampliada (log) — @chartsbtc

Es por esto que asociar Bitcoin a un activo de alto riesgo no tiene demasiado sentido cuando lo vemos con perspectiva de plazos extensos. Y si a esto le adicionamos los cada vez más graves problemas inflacionarios de las monedas fiduciarias, encontraremos que todos los activos nominados en ellas, bonos, acciones, opciones, etc, también son susceptibles de perder valor año a año, ya que, aunque el aumento de su precio nominal nos de la sensación de mayor valoración, la realidad es que la inflación del activo subyacente hará que, al final del día, el retorno de aquella inversión terminará siendo nulo o negativo.

Por el contrario, Bitcoin se emite cada vez menos (su emisión monetaria se reduce a la mitad cada 4 años, en los eventos denominados “halvings”. Su demanda creciente y su oferta in-elástica hacen que la única variable posible de cambio sea el precio, que indefectiblemente irá al alza indefinidamente ya que es muy difícil avizorar un cambio en las políticas monetarias de los estados nacionales, que siempre tienden a financiar su déficit con más emisión monetaria tal cual lo vienen haciendo ya hace más de un siglo.

En la gráfica anterior se puede observar como después de cada “halving” el precio retoma su trayectoria alcista, principalmente debido a que poco tiempo después de la reducción abrupta de la emisión, se empieza a percibir la escasez en el mercado.

Aquellos que comprenden esta dinámica acaban entendiendo que la mejor estrategia posible a largo plazo es conservar sus Bitcoin todo lo posible.
¿Pero en una economía en transición hacia la hiper-bitcoinización, cómo podemos llevar adelante el día a día si solo tenemos BTC y no queremos gastarlos?

Podemos pensar esta situación haciendo un paralelismo con lo que hacen hoy en día aquellas personas de altos recursos económicos que poseen sólidos activos de bajo riesgo, como por ejemplo importantes propiedades inmobiliarias. Estos individuos tienen la posibilidad de pedir prestada aquella liquidez que necesiten utilizando sus inmuebles como garantía de pago. Estos préstamos de largo plazo son licuados rápidamente por la inflación reinante que siempre termina siendo mucho mayor a las tasas de interés impuestas por los gobiernos, y el prestatario sale altamente beneficiado.

Si consideramos a Bitcoin como un bien muy preciado, y mucho más líquido que un inmueble, llegaremos a la conclusión que es el activo ideal para utilizarse como garantía, ya que es de disposición inmediata y liquidez comparativamente inigualable.
Pedir créditos de stablecoins pegadas a fiat y colateralizados con Bitcoin resulta una obviedad, en la cual tanto prestamista como prestatario se pueden sentir seguros.

Por esta razón, desarrollamos nuestra plataforma de préstamos P2P “Lend at Hodl Hodl”, donde cualquier persona del mundo puede tanto solicitar como otorgar créditos con la seguridad de tener el mejor colateral imaginable como garantía de pago, Bitcoin.

Y lo hicimos de manera que no sea necesario depositar confianza ni en la contraparte ni en la plataforma, ya que esta no custodia los fondos en garantía, sino que quedan alojados en una dirección BTC multi-firma de la cual el prestamista tiene una firma, el prestatario tiene la segunda y Hodl Hodl la tercera, solo para resolver alguna disputa que pudiera surgir.
Una vez que el prestatario deposita BTC como garantía en dicha dirección de resguardo, el prestamista envía las stablecoins solicitadas directamente a la dirección que el prestatario le indique, y el contrato queda activo.
Cuando el plazo del préstamo llega a su vencimiento, se realiza la devolución del capital más los intereses y el prestatario recupera sus BTC desde la dirección de garantía aportando su firma y el prestamista la suya.

De esta manera, cualquier tenedor de BTC puede obtener de liquidez inmediata sin necesidad de vender sus Bitcoin y puede ir devolviendo el préstamo en tantas cuotas como lo desee, e inclusive puede decidir saldar la deuda directamente con los BTC que dejó en garantía si así lo desea al finalizar el contrato.

Todo esto sin necesidad de presentar avales crediticios ni entregar información privada; ni siquiera es necesario revelar la identidad de los participantes en el contrato. El hecho de sobre-colateralizar el crédito con Bitcoin es suficiente aval para cualquier prestamista bien informado.

Cualquier persona o empresa que por ejemplo necesite liquidez para la adquisición de un bienes de capital como una maquinaria específica para ampliar o mejorar su producción, o abrir una nueva sucursal de su comercio, o renovar su parque automotor; puede solicitar un crédito inmediato y luego devolverlo a plazo con los rendimientos que este nuevo bien de capital le otorgue a su negocio.

En Hodl Hodl consideramos a esta, una herramienta única en el mercado, ya que es totalmente abierta al uso por parte de cualquier individuo o empresa del mundo, sin restricciones geográficas, políticas, ni regulatorias; no requiere confianza en ninguno de los participantes, y es puramente P2P sin intervención de ningún ente de control ni vigilancia.

Bitcoin nos brinda cada día más posibilidades de convertirnos en individuos soberanos. Aprovechemos cada una de estas herramientas y sigamos avanzando hacia un futuro mejor.

Contáctanos:

HODL!

--

--

Plataforma global de operaciones P2P de Bitcoin que no retiene fondos

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Hodl Hodl

Hodl Hodl

P2P cryptocurrency trading platform that doesn’t hold funds