#HorizontesAniversario: ¿Lobo solitario?

Apagando la luz ajena se verá con mayor intensidad la propia luz, pero dos luces alumbran más que una.

El éxito que yo busco no tiene que ver con obtener las mejores notas de mi promoción, no tiene que ver con estar en boca de todos para bien o para mal. No necesita deslumbrar a mis compañeros con discursos grandilocuentes cuando me preguntan por la mañana: ¿Todo bien?

Prescinde, además, del reconocimiento por parte de los profesores. El éxito que busco es el de irme a la cama con la consciencia tranquila por haberle sacado al día más de lo que él tenía planificado ofrecerme.

Cada minuto es una lucha constante contra mi inconsciente. Sentimientos de envidia, de celos, de miedo al fracaso, de odio… no pueden tener cabida en el corazón de alguien que busca el éxito.

Somos capaces de muy poco en la lucha individual, hay que vivir y trabajar en colectivo. Por eso es importante la beca en una carrera universitaria. El contacto y la convivencia enseñan a tolerar.

Hay quien piensa que el talento lo es todo. El talento, amigos míos, es solo una pequeña ventaja. El amor es el único talento que puede llevar a un hombre a alcanzar lo que quiere. Los dones que te son otorgados pueden tornarse inservibles si no los utilizas, o si los utilizas desprovisto de ayuda.

La competencia pre-profesional aparece en los estudiantes de manera instintiva, inconsciente. Nuestro sentido de culpa la encubre. Se hace necesario mirarnos al espejo y susurrarnos mil veces:

Apagando la luz ajena se verá con mayor intensidad la propia luz, pero dos luces alumbran más que una. Formamos parte de un todo, y la prueba irrefutable es que el mejor albañil del mundo no puede construir por sí solo una Muralla China.

Por: Miguel Angel Castiñeira García


Originally published at periodistasuclv.blogspot.com.

Like what you read? Give Blog Horizontes a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.