La magia de Tin

Toda mi vida añoré un espectáculo de la colmenita. Añoré ser testigo de la elaboración de una miel tan deliciosa como la que hacen las abejas de Tin cuando suben al escenario. Y puedo asegurar que desde hoy ese también será el deseo de muchos niños.

Ahora que la Colmena llegó hasta Encrucijada, municipio de Villa Clara, para homenajear al “Elegido”, no pude dejar de tararear mis canciones de círculo infantil, de sentirme la niña más dichosa del mundo, aunque ya no lo sea.

Durante toda la presentación me estuve preguntando como niños tantos ismaelillos podían emocionarse a la par que cantaban las canciones de Silvio, como podían emocionar a las personas mientras contaban la historia de Abel, como podían educar y educarse a sí mismos, hasta que alguien se atrevió a decirme:

  • Esa es la magia que solo Tin sabe hacer.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.