Hoy tomamos café con… Maribel Ródenas

@mrbrodenas


Buenas Maribel,

En primer lugar me gustaría que te describieras brevemente:

Buenas tardes, Nacho.

Soy una persona sencilla, muy trabajadora y constante ( y un poco exigentona también ;) ). Y a la vez, me permito mis momentos de pasarlo bien y desconectar; me gusta mucho reír y disfruto con las pequeñas cosas cotidianas.

¿Porqué decidiste estudiar Fisioterapia?

Siempre he tenido un perfil sanitario (de pequeñita quería ser neuróloga… casi ná) y, conforme entré en la adolescencia me dio por el deporte y la vida sana (empecé a comer mejor, corría, nadaba, jugué a voleibol y, durante unos meses, a fútbol en un equipo de chicas). Conocí la fisioterapia a raíz de un accidente en casa que tuvo mi madre y que precisó de una larga rehabilitación y me gustó esa combinación de cuidado de las personas junto con el ejercicio y terapias físicas.

Tienes otros estudios? Cuales? Por qué?

No, de no haber hecho fisio… hubiera acabado estudiando medicina, porque también me gustaba y la tenía cerca de casa. En aquellos momentos mis padres no podían permitirse tener a una hija estudiando fuera. Tuve la suerte de que cuando acabé COU justo se creo la Universidad Miguel Hernández de Elche y trajo la diplomatura de fisioterapia a Alicante.

¿Por qué te dedicaste a infantil?

Al principio siempre pensé que iba a dedicarme a la trauma o a la deportiva… pero, conforme fue avanzando la carrera, la neurología empezó a llamarme la atención. Tuve la suerte de tener una profesora de pediatría que me cautivó: neurología y ¡niños! He de decir que los niños siempre me habían gustado, pero no había reparado en que podía ser una especialidad a desarrollar para mí. Al inicio de la diplomatura no teníamos contempladas prácticas hospitalarias en el servicio de fisioterapia infantil. Aun así, yo quería saber más sobre ello y ver cómo se hacía realmente con los niños, así que le pedí prácticas a mi profesora quien, para mi suerte, accedió. Menuda ilusión me hizo. Fui todos los días durante dos meses al hospital de Elche. No me dejaban tocar, sólo miraba, pero para mí ya era suficiente puesto que aprendía muchísimo de verle hacer y de la interacción que tenía con los padres de los peques. Y, con el tiempo, llegó mi momento: la profesora me preguntó si quería tratar yo a un bebé con tortícolis bajo su supervisión… Qué ilusión me hizo… Claro que sí, le dije. Y entonces, sentí el “flechazo” (para mí fue así). Ese día cuando volví a casa le dije a mi madre: ya se lo que quiero hacer, me voy a dedicar a ¡¡¡la fisioterapia infantil!!!

Siempre he tenido una parte vocacional dentro de mí, sin embargo creo que no supe cómo encauzarla hasta ese momento.

Aparte de la FT ¿Que otras aficiones tienes? ¿Aportan algo a tu práctica clínica?

Me gusta mucho el deporte (sigo corriendo y he descubierto a la vejez el surf, con el que disfruto mucho, pero que puedo practicar menos por las condiciones del mar alicantino y por mis horarios laborales). Además, desde pequeñita, he sido bastante creativa y me gustaba mucho modelar, dibujar, pintar, coser y diseñar (que se lo digan a las camisas de mi padre y a las paredes de mi casa jeje). El deporte, sobre todo el trabajo del core y de control motor que conlleva el surf me han ayudado para buscar alternativas durante las actividades que planteamos con los peques, sobre todo ahora que sabemos que fomentar la participación y la actividad física en los niños con problemas neuromotrices es tan importante. Por otro lado, he podido darle una vuelta a mi parte creativa y bricomaniaca con el ferulaje, la creación de adaptaciones, etc con el fin de ayudar a los nenes a tener una mayor autonomía y mejorar sus patrones de postura y movimiento durante las actividades del día a día.

Hay algo que no sepas hacer o te gustaría hacer mejor (cantar, pintar, hablar, bailar…)

Jeje, bailar… siempre he sido muy danzarina. Además seria una oportunidad para pasarlo bien y reirme de mí misma.

En que ámbitos de la fisioterapia has trabajado desde que empezaste? ¿Cuál es el más te gustó?

Al acabar la carrera no tuve trabajo inmediatamente y estuve de prácticas en el centro de apoyo escolar en la asociación de personas con discapacidad donde ahora trabajo. A los pocos meses empecé trabajar en un geriátrico y hacía unas horas en una clínica privada de fisio como apoyo. He de decir que el trabajo con personas mayores me gustó, lo disfruté y creo que es un sector donde se puede hacer mucho por la calidad de vida de la gente mayor. Pero yo tenia mi espinita de la pediatría clavada y seguía orientando mi formación muy hacía la pediatría aunque no exclusivamente (por el “por si acaso me sale trabajo de otra especialidad”).

Un año después (ya iba a ser fija en el geriátrico) me ofrecieron hacer una sustitución de dos meses por una excedencia en la asociación donde había estado de prácticas, para trabajar en ¡¡¡atención temprana!!! Lo tuve clarísimo: dejé el geriátrico y me fui de cabeza al CDIAT (aún no se llamaban CDIATs de hecho), la fisio no volvió y aún sigo allí desde hace 12 años y medio.

Trabajas en ámbito privado ¿Por qué, decisión propia o no queda más remedio?

El centro es privado y recibe subvención del estado. Me gusta cómo trabajamos allí y la libertad que tenemos para decidir cómo hacer con los niños y facilitar el aprendizaje y la capacitación de los padres durante el proceso del desarrollo de sus hijos. Es por decisión propia que sigo allí.

¿Te gustaría trabajar en el ámbito público? ¿En que sector?

Conforme han ido pasando los años, creo que la labor que los fisios pediátricos del sector público es muy importante. Ellos son la imagen visible de lo que podemos o no hacer en nuestra especialidad a muchos niveles y son quienes tienen cerca a los médicos especialistas… con lo que ahora mismo puedo decir, con la experiencia de todos estos años atrás, que no me importaría en absoluto trabajar en el sector público puesto que la mayoría de niños que atendemos vienen derivados del mismo y es muy importante que los canales de comunicación sean fluidos entre todos los profesionales que tratamos con el niño y sus familiares. En Alicante tenemos mucha suerte con la compañera que está en el hospital.

¿Algún secreto inconfesable en tu formación postgrado?

La verdad es que no. Creo que en su día todo lo hice por razones y necesidades concretas, y que todo me ha aportado valor. Actualmente parte de lo que en su día hice tiene poco aval científico detrás, y creo que lo bueno de esto es saberlo, entender el cambio y aceptarlo; y seguir aprendiendo, ahora con más apoyo de la evidencia científica que unos años atrás, para suerte de todos. De hecho, les hablo a mis alumnos del por qué esos métodos, conceptos o técnicas ya han quedado obsoletos o descatalogados conociéndolas de primera mano.

Una técnica de FT

NO, lo que la globalidad del paciente y su entorno mas próximo requiera.

¿Alguna vez has querido bajarte del Barco de la FT? Razone su respuesta.

No, mi profesión me sigue emocionando e ilusionando todos los días (para mi suerte).

Padres, ¿Dentro o fuera de la consulta?

Dentro, SIEMPRE… y participando.

¿Dirías que estás actualizada en tu conocimiento? ¿Cómo lo haces?

Creo que si, o al menos lo intento.

Leo muchos artículos científicos sobre temas que me interesa o que desconozco. Cada vez que me llega un caso nuevo, que no he tratado con anterioridad busco qué hay publicado sobre ello. Por otro lado tengo la suerte de pertenecer a la SEFIP (La Sociedad Española de Fisioterapia en Pediatría), que es una sociedad científica, muy activa, que vela por las constante actualización de los fisios pediátricos de nuestro país.

Cuál es el error que cometiste en tu práctica diaria y aún recuerdas

Uffff, durante estos años han pasado muchas cosas y me he equivocado muchas veces… pero creo que los momentos que más me han dolido con el paso de los años han sido aquellos en los que no me supe poner en la piel del niño, del padre o la madre que tenía delante y después me preguntaba por qué no seguirán mis pautas o por qué se iban a buscar otras terapias. Con la experiencia me he hecho más consciente de lo importante que es conectar con las personas, interesarte por sus vidas y sus motivaciones y preocupaciones para poder ser útil con tus herramientas de profesional de la salud (y encima la evidencia científica lo avala ;) ).

¿Qué opinión te merecen los colegios profesionales? ¿Crees que luchan por la profesión o por mantener sus puestos políticos?

Creo que estamos viviendo un momento de cambio generacional y que, para nuestra suerte, se está apostando por una mayor difusión de la profesión, por combatir en intrusismo de una manera más eficaz y por promover formación de mejor calidad y con mayor aval científico. Sin embargo, bajo mi punto de vista, cada comunidad va a su ritmo y no en todas podemos disfrutar de todos los beneficios de este cambio que te mencionaba. Poco a poco… parece que las intenciones por mejorar están presentes.

Crees que los métodos que prometen ciertos objetivos (no realistas) y por importantes sumas de dinero a familiares de niños con problemas ¿lo hacen por desconocimiento o por falta de escrúpulos?

Este tema es muy controvertido. La gente que promueve estos métodos, en la mayoría de los casos, se cree firmemente que funcionan, como si de un dogma se tratase y no están por la labor de abrir sus miras (o no sienten la necesidad de plantearse incógnitas al respecto). Ahora bien, también pienso que detrás hay algunos profesionales que ven negocio y que deciden formarse en “este método que vuelve a estar de moda o que tiene mucha demanda”… aunque su aval científico sea inexistente (o, aún peor, teniendo evidencia científica que justifica su no utilización). En la mayoría de los casos creo que es el desconocimiento el que domina.

Si no fuera Fisioterapeuta…

Seguramente hubiera sido médico (pero sin perder el bagaje que la fisio me ha dado durante todos estos años). Y si tuviera que dar un cambio radical a mi vida profesional… la comunicación audiovisual me gusta ☺ a lo mejor me decantaba por ello ;)

Respuestas rápidas y muy cortas. Elige o dí lo que te sugiere:

Movimiento Normal… Para cada uno, el suyo ;)

Sueño… Descanso

Cerebro… maravilloso órgano,

Niño… Ternura, amor, diversión

Café… Rico ☺

Padre o Madre… Ambos

Enfermedad… Resiliencia

Político… Decepción

Doman… Obsoleto

Cuerpo… Movimiento, cognición, experiencias, adaptación

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.