5 consejos para realmente aportar en una junta creativa

¿Te ha pasado que te convocan a una junta y te quieres dar un tiro porque algunos de los participantes no paran de decir sandeces o cosas que no vienen al caso? ¿Estás cansado de perder el tiempo en juntas que no van a ningún lado? Si tú o tus compañeros de trabajo no aportan realmente ideas valiosas en sus reuniones laborales, sigue algunos de estos consejos, quizá te ayuden.

1. No participes por participar

Aquellos tiempos en donde el maestro te calificaba cada participación que tenías en clase quedaron atrás. En una junta creativa nadie te dará puntos extra por solo repetir lo que ya dijo alguien más o por decir una obviedad. Por favor, solo participa cuando realmente tengas algo que decir, no se vale hacer recapitulaciones.

2. La junta no es una vitrina para demostrar cuánto sabes

A veces la inseguridad habla por nosotros… ¡No lo permitas! Mejor, deja tus inseguridades atrás y limita tus intervenciones a temas que realmente sean pertinentes en la junta. No se vale hablar de posmodernismo, arquitectura o existencialismo si la junta es sobre estrategias de marketing.

3. No alargues la junta

Después de tres horas de intercambiar ideas ya nadie es creativo, así que, por favor, si ves que la junta está ya por terminar no seas el que abre un nuevo tema de discusión. Mejor, guarda tu aportación/duda/comentario para la siguiente junta.

4. Mantén el foco

Si se tiene claro cuáles son los objetivos de la junta, será más difícil que pierdan el foco. Ojo, esto no quiere decir que no se pueda desviar la atención por unos minutos, cosa que puede servir, incluso, para aligerar el ambiente y propiciar la creatividad.

5. Limita tus participaciones a no más de 5 minutos

A menos que seas un gurú en el tema, no “acapares el micrófono”, pues es muy probable que la gente deje de prestarte atención. A nadie le interesan los soliloquios fortuitos, así que mejor no desvaríes y sé concreto.

Como verás, cada uno de estos cinco consejos tienen algo en común: la aplicación del sentido común. No utilices las juntas como escenarios personales. Hay lugar y momento para todo.