El escritor open source (parte 2)

Reflexiones sobre la escritura autopublicada utilizando herramientas libres. Parte de una serie (¿leíste la primera parte?).

Escribir pensando en el contenido

Cuando comencé a escribir me preocupaba mucho por el aspecto de mis cuentos: la fuente utilizada, los resaltes y énfasis, los márgenes, la correcta puntuación, incluso la distribución del texto en la página. Esto es una mala idea. Si algo nos ha enseñado la evolución de la web y el software en general es que conviene modularizar, lo cual quiere decir, para empezar, separar la forma del contenido. El contenido es lo que importa. (Bueno, en el caso de un incunable la forma es importante, desde luego, porque no es lo mismo una biblia de 42 líneas de Gutenberg que una biblia impresa ayer en papel barato, pero creo que se entiende.)

Entonces, lo que queremos es producir texto, y a menos que estemos escribiendo un texto con recursos gráficos muy particulares, no queremos ocuparnos del formato. Como mucho querremos ocasionalmente expresar alguna cosa, por ejemplo, un tono particular de voz o el hecho de que una palabra es extranjera. Vale decir, lo que habitualmente hacemos poniendo el texto en cursiva o negrita.

También es posible que queramos mostrar que un trozo de texto es una cita de otro. Y por supuesto, querremos dividir el texto usando títulos, subtítulos, marcas de sección, etc.

Todo esto puede hacerse sin distraerse demasiado utilizando lo que se llama un lenguaje de marcado ligero, de los cuales hay varios. El que yo uso es Markdown, que es la primera herramienta libre que voy a mencionar. Markdown no es un programa sino una especificación, como HTML, pero la idea de Markdown es utilizar tan pocas marcas como sea posible, de manera que el texto marcado sea inmediatamente legible para un ser humano.

Una muestra de Markdown en el editor de prueba online Dingus, del co-creador de Markdown John Gruber.

Lo mejor es que (otra vez, como HTML) no hace falta un editor de texto Markdown para escribir en Markdown; cualquier editor de texto básico sirve y (al contrario que HTML) es fácil y rápido escribir Markdown a mano. Un documento Markdown no requiere encabezados especiales; de hecho, un trozo de texto plano común cualquiera generalmente será válido como texto Markdown. Lo que instalamos en nuestra computadora no es una utilidad para escribir, sino una utilidad para producir texto con formato a partir del texto marcado. Pero el formato viene a lo último, no al comienzo.

Escribir sin distracciones

¿Qué es escribir sin distracciones? Para la mayoría de nosotros querrá decir escribir sin ruidos molestos a nuestro alrededor, en un estudio con plantas verdes y/o algo de luz natural y/o lo que fuera que nos guste como ambiente. Pero en lo que se refiere al software, hay hace tiempo una idea de lo que debe ser un ambiente propicio para la escritura. Si uno busca herramientas, encontrará toda una categoría de software con este destino. Típicamente se trata de editores o procesadores de texto que vienen por defecto con un fondo neutro, tipografía grande y clara, funcionamiento a pantalla completa, pocos botones (o ninguno), pocas barras de herramientas, y quizá sonidos.

Mi elección en este apartado es FocusWriter. De las cosas que me motivaron para elegirlo hay dos en especial: una, el hecho de que cuenta con un sistema sencillo de metas de escritura; dos, que trae sonidos de teclado de máquina de escribir. Lo primero es esencial para el escritor inconstante: el programa no sólo muestra en un apartado opcional la cantidad de palabras escritas, sino que permite establecer una meta de, digamos, mil palabras por día, y mostrar qué porcentaje de esa meta se ha cumplido, qué días hemos cumplido la meta y cuántos días venimos sosteniendo la racha. Lo segundo es un toque en apariencia nostálgico, cuando no patético, pero lo cierto es que el sonido de las teclas y el carro de la máquina de escribir produce (en mí, al menos) un satisfactorio efecto de progreso y un estado de mayor concentración. (Quizá no sea prudente utilizarlo a alto volumen si uno comparte el ambiente con otra persona, eso sí.)

Un trozo de pantalla de FocusWriter, que no es más que esto y más gris alrededor (o el color que sea). FW no hace ningún procesamiento especial con las marcas Markdown.

FocusWriter lee varios formatos abiertos y propietarios, incluyendo documentos de Microsoft Office 2007 y superiores, pero nada impide utilizarlo para escribir texto plano; yo escribo en Markdown, que FocusWriter no reconoce, pero no necesito que lo reconozca. Simplemente le digo que lo trate como texto plano y le indico que utilice las marcas de sección de Markdown como “separadores de escena”, una característica muy útil que permite dividir y encontrar fácilmente trozos de texto desde un panel lateral desplegable.


Sobre el autor:

Soy escritor, nacido en Rosario, Argentina. Publico mis libros en Leanpub, desde donde el lector interesado puede bajarlos (con un aporte monetario opcional) en formato PDF para imprimir, o bien como EPUB o MOBI (para lectores de e-books). Se me puede encontrar también en Facebook y Goodreads.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.