El fin al comienzo: “Carta al hermano”

“Querido hermano:
Para cuando leas esto, yo estaré muerto.”


La última de las Historias de Costaymar es algo diferente. En vez de un cuento en el sentido habitual, es una epístola. Uso aquí esta palabra, más propia de biblias que de libros de ciencia ficción, para connotar el carácter del mensaje: dirigido a una persona lejana pero sumamente importante para quien escribe, no exactamente —no simplemente— un ser querido sino alguien a quien es necesario impartirle a la vez conocimiento y fe en el futuro, una historia básica de su origen y un motivo para confiar en las raíces de las que proviene, con toda la claridad que una misión de esta clase requiere… y esto a través de todo tipo de dificultades, de distancias (en tiempo y espacio) incomensurables.

En el universo imaginario de las Historias, el escritor de Carta al hermano es cronológicamente el primer personaje de todos los que aparecen, aunque según el orden que di al libro resulte justamente el último. ¿Por qué ese orden? En parte, porque retroceder desde una época similar a la nuestra (la era espacial de Solo en el alto cielo) me resultaba más interesante, desde el punto de vista de la tensión narrativa, que crear una línea temporal directa. Mejor un peregrinaje hacia las fuentes, falto de certezas y amplio en posibilidades, que un avance lineal hacia un futuro que visto así parece inevitable. Carta al hermano corona el fin del viaje, mostrando a la recién establecida colonia de Hayan/Costaymar en un momento donde todo resulta posible. El contraste con lo que el lector ya sabe —si leyó en el orden sugerido— puede ser sólo deprimente o —si hice bien mi tarea— apropiadamente trágico.


Historias de Costaymar está disponible como libro electrónico en LeanPub (en varios formatos y con precio a elección del lector), tiene una entrada en Goodreads (donde se pueden leer y escribir críticas) y una página en Facebook.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Pablo Flores’s story.