Don’t Make Me Think

Usabilidad Web

Don’t make me think, no me hagas pensar demasiado cuando navego, no pretendas que intente averiguar si un botón es clicable o no, si ese link es el que me lleva a lo que quiero o si esa parte de la web es la que estoy buscando. Cuando entro en una web, quiero encontrar aquello que busco fácil y rápido, incluso me gustaría disfrutar de la experiencia

Esta es la esencia de la usabilidad web, Steve Krug lo explica en su libro, Don’t Make Me Think, una guía genial de cómo se comporta el usuario online y algunos consejos para mejorar su experiencia


“A person of average (or even below average) ability and experience can figure out how to use the thing [it’s learnable] to accomplish something [it’s effective] without it being more trouble than it’s worth [it’s efficient]”

Cuando un usuario entra en una web, no lee todo el contenido, escanea o lee en diagonal la página y aquello que encuentra, depende de muchos factores entre ellos uno muy importante, depende de lo que está buscando (y cada uno busca algo diferente)

Un usuario medio, no se detiene ante las diferentes opciones que ofrece la página (ir a un link o a otro, dar a un botón, abrir una pestaña, volver atrás) y las estudia para elegir la mejor. El usuario medio escoge la primera que ve que le parece suficientemente interesante, que le llama la atención o que cree que se asemeja a lo que busca

Es un proceso rápido, no pensamos qué botón elegir, probamos los que hay a ver si nos llevan a lo que buscamos, entre otras cosas porque el riesgo que corremos cuando clicamos un botón no es muy alto, si nos equivocamos se soluciona dando el botón de volver atrás (que por cierto es el botón más utilizado)

¿Cómo nos comportamos en una web?

Y ¿cómo mejorarlo? 3 claves que Steve Krug nos da para conseguirlo

1. Aprovecharse de los convencionalismos

En la vida hay cosas que siempre funcionan igual y que es bueno que sea así, (que los pedales de los coches siempre sean los mismos nos permite poder alquilar uno en cualquier parte del mundo y saber que podremos conducirlo) aprovechémonos de ello en el diseño web

Gracias a estos convencionalismos podemos estar en un Starbucks en China y conectarnos al wifi sabiendo cero chino (creo que todos sabríamos dónde escribir la clave)

2. Establecer jerarquías

Dejar claro las diferentes partes y subpartes. El usuario tiene que sentir que está en el lugar correcto y que no se está perdiendo nada. Cada clic que añadimos en el camino, cada botón, cada cambio de pestaña, corremos el riesgo de perder al usuario, es importante seguir transmitiendo esa confianza y darle la tranquilidad de que está en el camino correcto

Muchos menús se organizan al revés (sobre todo en ecommerce) según el orden que tienen las diferentes partes o referencias para la compañía y no pensando en el usuario ¿cómo navegaría?, ¿qué buscaría?. Hay que pensar en esos menús pensando en todas las formas de navegación

El otro día fue el cumpleaños de mi hermano, cumplió 15, no digo más, es imposible acertar y fin. Pero, intentando regalarle algo con alguna posibilidad de acertar, estuve navegando en millones de webs y mirando infinitas pestañas. Prometo que me daba igual si era una sudadera, unas zapatillas, una raqueta o unas entradas de fútbol, simplemente quería algo que le gustase, el qué me importaba cero

El filtro que necesitaba no es por prenda, ni por tipo de juego, solo quería que alguien me ayudase a comprar un regalo a un adolescente. Regalador hace esto bastante bien

Otro maravilloso ejemplo es Zara, aparte de su menú estático o más estándar con los tipos de prendas o producto, ha añadido una nueva sección, Corner Shops, englobando estilos o tendencias, perfecto para quien busca un vestido para una evento especial (no es tan importante que sea largo o corto o el color, solo quieres ir guapa a esa fiesta) o si buscas un street style, un toque más clásico o te mueres de ganas por tener algo animal print

3. Eliminar distracciones

Eliminar el ruido, todo aquello que no aportan, que ensucia el espacio y que no da ninguna información útil. Este contenido solo sirve para distraer al usuario o empeorar su experiencia, al eliminar el ruido conseguimos que lo esencial se vea más

¿Cómo eliminar el ruido?

(i) Happy Talk Must Die: muchas webs aprovechan ese espacio para venderse y promocionarse de forma algo exagerada, hablan más de lo maravillosos que son que de lo que ofrecen y es que no se puede hablar de lo buenísima que es la empresa sin decir qué es aquello que le hace tan buena

(ii) Estructurar el contenido: preparar el contenido para que sea visto de un vistazo, estructura clara, títulos siempre iguales, párrafos cortos, bullets points, etc.


Estas claves son pequeñas bases para realizar un diseño web, pero a la hora de diseñar una web o app aparecen muchas más dudas:

¿Ponemos menús desplegables? ¿utilizamos la foto en grande? ¿elegimos un color u otro? ¿este contenido en la primera o última pestaña?

Estas preguntas suelen ser debate de discusión entre los miembros del equipo, discusiones que por lo general son largas, tensas y no acaban en nada en concreto. ¿Y esto por qué? uno de los problemas del diseño web es que todos somos usuarios, todos tenemos nuestra opinión y solemos pensar que nuestra opinión (que para eso es la nuestra) es la correcta

Don’t Make Me Think, Steve Krug

Existen muchas partes del diseño web que son objetivas y que los expertos (diseñadores, desarrolladores, personal de marketing, etc.) saben ejecutar y diseñar correctamente, pero existen muchas otras que solo es posible averiguar tras realizar un test

Es bueno utilizar las habilidades, experiencia, creatividad y sentido común de los miembros del equipo para realizar una primera versión de la web y testar el resto