La ecuación no sale

Todas las empresas quieren crecer más que su competencia, haciendo lo mismo ¿Es posible?

Si todo el mundo gana, los números no salen (photo credit: R_MACKAY/ISTOCK/THINKSTOCK)

Este artículo ha sido publicado previamente en el Diario online Perspectiva

Estamos en época de preparación de presupuestos y planes para 2018 en la mayoría de las empresas. ¡Una pesadilla!

No conozco a ningún Director General al que –salvo por motivos excepcionales y a perímetro constante– se le acepte un presupuesto de ventas o ingresos inferior al del año anterior, o al crecimiento previsto en el sector.

Pero el problema serio viene cuando, en el resto de empresas de la industria, está sucediendo el mismo proceso: ¡También tienen que crecer más que la competencia! Añadamos el hecho que muy probablemente aparezcan nuevos players -digitales o no- ávidos de buscar negocio en otros sectores, y algo de cuota robarán a las empresas tradicionales. La ecuación no sale. Para que todos cumplan su presupuesto, el sector tendría que crecer mucho más. Y eso no va a suceder. El año será duro para muchos, y con total seguridad, los márgenes de todos se deteriorarán.

Esto pasa todos los años en casi todas las industrias. Muchas empresas tratan de compensar este descenso de ingresos vendiendo en mercados internacionales, adquiriendo empresas y lanzando nuevos productos. Las tres palancas pueden ser positivas (y otras veces no). Pero tienen un problema: las tres son caras o muy caras: Abrir un mercado en un país extranjero requiere una inversión importante. Comprar una empresa, además del esfuerzo organizativo de la integración, también suele implicar un desembolso económico importante. Y la innovación en nuevos productos, siendo algo imprescindible para mantenerse vivo, tiene la pega de la velocidad creciente con que te lo pueden copiar.

Curiosamente, existe una cuarta palanca de crecimiento que puede ser muy potente y la más barata para crecer. Y hasta la fecha, muy pocas empresas la usan de forma efectiva: el intraemprendimiento, o dicho de otra forma, diseñar e implantar nuevos modelos de negocio de forma continua dentro de la empresa.

Innovar a nivel de modelo de negocio te permite lanzar al mercado nuevas propuestas de valor con las que puedes conseguir incrementar tus ingresos de forma importante.

Tiene la gran ventaja de que se puede hacer incluso sin cambiar el producto que vendes — por lo que la inversión puede ser mínima — y solo tiene un problema: hay que enseñar a la organización a hacerlo. Y eso lleva su tiempo.

Es un término que en los últimos tiempos se está poniendo de moda. Y siendo una herramienta muy potente, contemplo con horror como se está malinterpretando y aplicando frívolamente en las empresas. El intraemprendimiento requiere paciencia y una apuesta firme de la Dirección de la empresa. ¡No hay atajos!
Eso sí, la recompensa, merece la pena. Mi sugerencia: no importa de dónde partas; lo importante es ponerse en camino.

Si te ha gustado, aplaude para que más gente pueda encontrarlo. Y para ser el primero en leer nuestros artículos síguenos en twitter en @Igeneris y apúntate a nuestra newsletter aquí abajo (sin spam, te lo prometemos)

Like what you read? Give José López Gª de Leániz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.