Confía en los medios de comunicación masivos pero no ciegamente

La forma más categórica para iniciar este artículo es con una cita de Noam Chomsky y Edward S. Herman escrita en el libro Los guardianes de la libertad.

Los medios de comunicación sirven para movilizar el apoyo en favor de los intereses especiales que dominan la actividad estatal y privada.

Estático, anacoreta, observador, inquisitivo e incluso nefelibata (me encanta esta palabra 🙊); adjetivos muy precisos para describir mi statu quo durante estos días.

En Guatemala al igual que en muchos países alrededor del mundo existen dos caminos a seguir en relación con los medios de comunicación masivos: el primero ser infoxicado y el segundo estar desinformado. En este contexto, los habitantes de «el país de la eterna primavera», hemos dejado de creer en los funcionarios y políticos, sin duda, su actuar ha contribuido a lo acontecido. Los medios también han aportado en gran medida a esta situación, al fin y al cabo informar y reportar lo que sucede es el propósito de éstos; asimismo, ayudar a «dar forma a la opinión pública de acuerdo a las agendas de poder corporativo dominante» es otro propósito del que rara vez se habla o critica.

Yendo un poco más allá de lo que ya escribieron y hablaron los medios de comunicación masivos acerca de los «actos de corrupción, impunidad, cooptación, etc.», por supuesto, es plausible el ingente y singular hito auspiciado por el MP y la CICIG; probablemente una considerable cantidad de personas que han observado, leído y escuchado (e incluso hasta los que viven en la inopia) el acontecer relacionado con los temas en boga perciben la información ofrecida como la verdad absoluta; sin embargo, es importante refutar/analizar debido a que en circunstancias apremiantes la verdad o los hechos que presentan los medios de comunicación masivos no tiene la más mínima relación con la realidad, ojo, no estoy defendiendo a nadie, pero en la mayoría de los casos la verdad queda enterrada bajo montañas de mentiras, medias verdades, futuras verdades (paradoja de Pinocho); con esto no digo que los medios mienten a diestra y siniestra, sino que antes de concluir que todo lo que difunde el sistema mediático es una verdad absoluta hay que analizar los diversos escenarios, no vaya a ser y nos estén empujando a tomar decisiones sin pensar.

En los tiempos que corren se observa una disputa entre los medios de comunicación masivos de Guatemala. En primer lugar está el grupo cuya disputa está sesgada hacia la pauta publicitaria y en segundo lugar está el grupo cuya disputa está sesgada hacia la objetividad de la información que difunden, admiro a los segundos. Analizando el panorama actual resulta complicado determinar la objetividad de los medios que suelen ser críticos con el gobierno e iniciativa privada , lo que sí resulta evidente es que estas críticas están muy limitadas (mentiras, medias verdades, futuras verdades) y suelen tomarse como ambivalentes y/o pantomimas. La realidad es que en Guatemala hay medios masivos de comunicación que por un lado dependen de los ingresos de publicidad e inversiones de manos privadas para obtener los beneficios para existir con una gran demanda, y por el otro lado están los más críticos e independientes, que por supuesto no gozan de mayor difusión y beneficios. No hay que olvidar que si un medio depende de manos privadas repercute en la parcialidad de este —pues el medio no puede ser agresivo con la mano que le da de comer.

Según Naomi Klein en su libro La doctrina del shock, «a través de impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias, provocando que, ante la conmoción y confusión, se puedan hacer reformas impopulares». Las contingencias son tan populares y sine qua non en los años electorales y en épocas de desestabilización y que además los medios siempre desempeñan un papel muy importante en la toma de decisiones.

Gracias a las redes sociales los temas del momento gozan de mayor difusión; sin embargo, no hace falta dudar que una o más agencias de publicidad y medios de comunicación masivos influyen, tras bambalinas, sobre las masas y así defender sin darse cuenta el orden del día político de los grupos privilegiados que dominan el Estado y la sociedad del país.

Recalco —no siempre la verdad es la verdad absoluta—, el arte del engaño y la falacia del eureka enseñan a mentir de forma eficaz y eficiente, además de hacerle creer al individuo o a las masas que lo descubierto es la verdad absoluta, sin escuchar opiniones alternas, donde exista plena libertad para encontrar la verdadera verdad.

Para terminar, las sabías palabras de Avram Noam Chomsky plasmadas en su libro Los guardianes de la libertad, me inspiraron para escribir este artículo, asimismo, establecer una opinión distinta a las ya establecidas con base en la situación que atraviesa Guatemala.

Una última frase de Chomsky. «La organización y autoeducación de grupos en la comunidad y en el lugar de trabajo, y el activismo y la articulación de redes de comunicación, siguen siendo los elementos fundamentales para avanzar hacia la democratización de nuestra vida social, así como de cualquier cambio social significativo. Solo en la medida en que estos avances consigan prosperar, podemos esperar ver unos medios de comunicación libres e independientes».

 Un saludo 🙋.

Like what you read? Give William(s)ⁿ a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.