#Innovate4Health: Livox le da una voz a la discapacidad en Brasil y más allá

Por Jaci Arthur

Este artículo es parte de una serie en la iniciativa de investigación política #Innovate4Health.

Mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad es un desafío sanitario reconocido universalmente. Livox, el ingenioso software del inventor brasileño Carlos Pereira, le está dando literalmente una voz a aquellos en la comunidad discapacitada que tienen problemas para comunicarse. Livox es un vívido ejemplo del poder que tiene la innovación en la salud cuando se le permite florecer.

Más de mil millones de personas alrededor del mundo experimentan algún tipo de discapacidad. La magnitud del desafío trasciende las cifras o incluso a las mismas discapacidades. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las personas con discapacidad sufren de “peores condiciones de salud, menores logros educativos, menos oportunidades económicas y tasas más altas de pobreza”.[1] Una falta de acceso a la educación, barreras para trabajar y discriminación laboral son también factores que forman parte de esta cruda realidad.

La incapacidad para comunicarse representa un desafío específico que hace que las barreras que enfrentan los discapacitados sean aún más abrumadoras. Expresar necesidades básicas, estudiar y la vida laboral se vuelven más difíciles. De igual manera se pierde el consuelo que representa comunicarse con amigos y seres queridos.

La pobreza y la discapacidad forman a menudo un círculo vicioso, ya que “la discapacidad puede aumentar el riesgo de la pobreza, y la pobreza puede aumentar el riesgo de la discapacidad”.[2] Es aquí donde la innovación puede transformar vidas, al brindar herramientas accesibles y de fácil uso que pueden empoderar a las personas con discapacidades, mejorando su salud y satisfaciendo la necesidad básica de comunicarse.

Autor: Bin im Garten

Enfrentado con el reto de comunicarse con su hija Clara, el científico informático Carlos Pereira se inspiró para desarrollar Livox. Clara nació con parálisis cerebral y no podía hablar ni caminar. Livox “usa algoritmos para interpretar desórdenes motores, cognoscitivos y visuales, así como aprendizaje mecánico para predecir y entender lo que la persona podría querer o necesitar”.[3] Es de fácil uso y puede ser personalizado para adaptarse a las necesidades específicas del usuario.[4]

A las personas con discapacidades motoras por lo general se les dificulta usar las pantallas táctiles que son comunes en aparatos electrónicos como las tabletas. Ellos tienden a arrastrar los dedos, usar múltiples dedos o toda su mano para tocar un ícono, o tocan involuntariamente la pantalla. Livox de nuevo sobresale en esto: sus algoritmos le permiten a la aplicación aprender “la manera específica en que una persona pulsa la tableta y automáticamente” compensarlo.[5]

El ingenio de Livox va más allá. Se integra asimismo en la vida de las personas. Similar a los algoritmos de aprendizaje que utilizan Google y Netflix, Livox adapta las opciones de un usuario basándose en la actividad previa. Entre más uso le dé una misma persona, Livox entiende y predice mejor las respuestas deseadas. Puede entender las preguntas que hace el usuario, “predecir qué necesidades o palabras tienen posibilidades de ser usadas” en dicha situación, y brindar varias opciones de respuesta, generalmente en forma de íconos.[6]

Mediante innovación de avanzada, Livox concede los dones fundamentales de una mayor independencia, autoestima y libertad para expresar sentimientos y necesidades. En resumen, les devuelve el poder para comunicarse de forma efectiva a aquellas personas que lo han visto limitado o lo han perdido por sus discapacidades. [7]

Además de permitirle a Pereira hablar con su hija, Livox ha atendido las necesidades de muchas más personas en su país natal, Brasil. Tan solo ahí, el síndrome de Down, el autismo, la esclerosis múltiple, la parálisis cerebral, el derrame cerebral, el cáncer, las cirugías y otro tipo de enfermedades y discapacidades han dejado a 15 millones de personas sin capacidad de comunicarse.

Hoy Livox es ampliamente reconocido en Brasil, con más de 20.000 usuarios y ha ayudado a miles de personas más en América Latina. “Está disponible en 25 idiomas”[8] y se está usando en Argentina, Chile, Perú, Estados Unidos, Australia, Inglaterra, Portugal, Jordania, Egipto, Yibuti y Arabia Saudita.[9]

Es igualmente impresionante la manera en que Pereira ha maximizado el impacto global de su invento. Desde una oficina nueva en Orlando, Florida, Pereira ha comenzado su esfuerzo por comercializar Livox en Estados Unidos. Se ha desarrollado otra edición del software, Livox Bridge, en asociación con el Florida Hospital en Orlando. Este utiliza aprendizaje automático y procesamiento natural del lenguaje con el fin de intentar cerrar la “brecha de reciprocidad”, lo que le permite a la gente con discapacidad poder comunicarse vía Livox en “tiempo casi real”.[10]

Livox Bridge representa un gran avance en lo que se conoce como sistemas aumentativos y alternativos de comunicación (AAC). Incluso los sistemas AAC más sofisticados en el mundo, como el que usaba el renombrado físico Stephen Hawking, requieren de mucha paciencia y rezago. En el acelerado mundo moderno de alta tecnología, Livox Bridge aumentará la manera en que interactúan las personas con discapacidades comunicativas.

En el campo académico, por ejemplo, Livox puede contribuir al progreso educativo y académico de las personas con discapacidades. Se puede utilizar para enseñar la lectura, la escritura y conceptos complejos. Tiene el poder de aumentar las capacidades de atención y concentración, ayudar con la identificación, mejorar la memoria, estimular la resolución de problemas, e incrementar las habilidades de observación y análisis. “En la escuela, el software puede oír la pregunta del profesor y brindar respuestas múltiples pertinentes para ser seleccionadas”.[11]

Livox puede revelar y promover talentos previamente desapercibidos de personas con discapacidades comunicativas. Las destrezas matemáticas de Clara, la hija de Pereira, salieron a relucir al usar Livox.[12] Pacientes jóvenes de terapia de lenguaje en el Florida Hospital han mejorado su vocabulario gracias al software.[13]

Livox alcanza su pleno potencial en las condiciones adversas que se pueden encontrar en los países en desarrollo. En lugares sin conexión de internet, los maestros y terapistas pueden trasferir contenido sin inconvenientes entre sus tabletas y las de sus estudiantes simplemente al acercarlas utilizando una opción llamada “Vecindario Livox”.

Igualmente impresionante es el costo de Livox. La mayoría de los dispositivos AAC son “prohibitivamente caros sin seguro médico”,[14] con precios que van por arriba de los $10.000. Livox ofrece mucho más valor por dinero, a tan solo $250 la suscripción. También es “compatible con las tabletas más baratas”[15] y no necesita de una conexión de internet para ninguna de sus funciones. A la fecha, la compañía de Pereira “ha vendido más de $3 millones de software basado en Android”.[16]

La expansión de Livox es respaldada por un compromiso de responsabilidad social de hacerla disponible a aquellos que “necesiten desesperadamente” la tecnología, pero que no pueden costearla.[17] Inclusión Sin Fronteras (ISF) es el brazo sin fines de lucro de Livox International y fue creado para hacer la tecnología más accesible o incluso gratuita para aquellos que más la necesiten. De esta forma, Livox le está mostrando a otros la manera de brindar acceso a una tecnología que puede abrirles puertas –y no aumentar las penurias– a las personas con discapacidad.

Tanto las iniciativas sin fines de lucro (Inclusión Sin Fronteras) como la que tiene ánimo de lucro (Livox International) trabajan para mejorar la calidad de vida de aquellos que no pueden comunicarse mediante medios normales. LI lleva a cabo investigación y desarrolla versiones nuevas y mejoradas de Livox. Vende licencias y suscripciones de su software a gobiernos, organizaciones profesionales, e individuos que pueden pagar. ISF le facilita la tecnología a aquellos que no pueden costearla.

La dedicación e inversión de Pereira depende de los derechos de propiedad intelectual. Sin la licencia que le permite obtener ganancias por Livox, el invento jamás habría salido al mercado y, aún más importante, su investigación pionera jamás habría ocurrido. Las ganancias se utilizan para mejorar la tecnología al mismo tiempo que se le da acceso a Livox a aquellos que lo necesitan y que se beneficiarán más por su uso. Esta relación virtuosa entre la propiedad intelectual y las tecnologías que pueden cambiarle la vida a las personas debería ser la inspiración de los innovadores en todas partes.

El impacto de Livox en Brasil y alrededor del mundo ya es algo que merece ser difundido. Gracias a inventores como Carlos Pereira y a la propiedad intelectual en la que dependen, personas con discapacidad en América Latina y el resto del globo pueden llevar adelante una vida mejor y más saludable.

#Innovate4Health es un proyecto de investigación conjunto de la Geneva Network y el Information Technology & Innovation Foundation (ITIF). Este proyecto resalta cómo la innovación basada en la propiedad intelectual puede hacerles frente a los retos sanitarios mundiales. Si tiene preguntas, comentarios, o una sugerencia de una historia que deberíamos destacar, nos encantaría saber de usted. Por favor contacte Stephen Ezell sezell@itif.org.

[1] http://www.who.int/disabilities/en/

[2] Reporte OMS.

[3] https://www.weforum.org/agenda/2018/01/this-man-made-an-app-so-he-could-give-his-daughter-a-voice/

[4] Id.

[5] Id.

[6] Id.

[7] www.livox.com.br/en/functionalities/

[8] Id.

[9] http://www.livox.com.br/en/our-team/#about

[10] https://www.orlandosentinel.com/health/os-livox-florida-hospital-20170210-story.html

[11] https://www.orlandosentinel.com/health/os-livox-florida-hospital-20170210-story.html

[12] https://www.weforum.org/agenda/2018/01/this-man-made-an-app-so-he-could-give-his-daughter-a-voice/

[13] https://www.orlandosentinel.com/health/os-livox-florida-hospital-20170210-story.html

[14] https://www.orlandosentinel.com/health/os-livox-florida-hospital-20170210-story.html

[15] Id.

[16] https://www.orlandosentinel.com/health/os-livox-florida-hospital-20170210-story.html

[17] http://www.baybrazil.org/carlos-pereira-ceo-founder-livox