Cómo Revista Haz incorporó el periodismo de soluciones a su propuesta editorial y de negocio

Quienes nos iniciamos en este oficio deslumbrados por el periodismo de investigación y denuncia hemos encontrado dificultades para apreciar el valor de nuestro trabajo más allá de los enfoques duros y agresivos. Es en estos últimos, nos decíamos, donde reside la esencia del rigor, la documentación, la diversidad de fuentes o las pruebas, y precisamente con ellos adquiere la utilidad: que los culpables dejen sus puestos, sean encausados o, al menos, sometidos al juicio popular, que se modifiquen leyes, que no vuelva a suceder.

Después, durante mi carrera me han ido interesando cada vez más los asuntos sociales, las informaciones que aportan algo más que una denuncia, las que muestran experiencias enriquecedoras de las que podemos aprender. Por ello, durante muchos años me tocó convivir con una polaridad, la que se mueve entre el rigor de las informaciones de denuncia y la inspiración de las historias sobre logros sociales. Conciliar ambas ha sido un desafío profesional que me ha ocupado los últimos años y que creo haber resuelto gracias al periodismo de soluciones. Investigar lo que sí funciona es tan laborioso y útil como indagar en lo que la sociedad hace mal. Nos ayuda a construir un relato más fiel de nosotros mismos como personas y como comunidad. Nos inspira, nos compromete y nos llama a actuar.

Eso es precisamente lo que hemos trabajado durante meses con Revista Haz, una publicación española con 17 años de vida orientada a la responsabilidad social de las empresas, la innovación social y el tercer sector, con audiencia en España y América Latina. Su editor, Javier Martín Cavanna, contactó con el Instituto de Periodismo Constructivo para que le ayudáramos a incorporar el periodismo constructivo y de soluciones a su estrategia.

Hoy, Revista Haz se ha convertido en el primer medio de España en incorporar una sección dedicada al periodismo de soluciones, donde investiga con rigor las iniciativas que hay en marcha para resolver los desafíos sociales. Los reporteros se dedican a encontrarlas, explicarlas con detalle, verificar sus resultados, subrayar sus limitaciones y extraer aprendizajes valiosos para la sociedad. Este trabajo ha merecido el reconocimiento del programa europeo Stars4Media, que ha premiado nuestro trabajo con uno de los galardones en la categoría de innovación.

¿En qué ha consistido nuestro trabajo? Tras analizar las necesidades de la revista, establecimos un calendario de acciones que involucraron al equipo editor, a la directora y a los periodistas.

Consultoría con los editores. El germen de nuestra colaboración se remonta al 10 de septiembre de 2020. Entonces impartí una charla a los miembros del patronato de la Fundación Haz, editora de la revista. En mi intervención presenté el periodismo constructivo y de soluciones no solo como una oportunidad, sino como una responsabilidad para ofrecer una imagen equilibrada de la realidad: explicar los problemas y sus consecuencias, pero también las soluciones y sus resultados.

Los patronos de la fundación calificaron la charla como inspiradora y el diálogo posterior fue muy rico en matices. “Si te hubiera escuchado recién egresada de la facultad, a lo mejor hoy seguiría trabajando como periodista”, dijo una de las asistentes.

Y nos pusimos a trabajar.

Mantuvimos varias sesiones con el editor de la revista, la directora, Esther Barrio, y la directora de marketing, Paloma Scharfhausen, para formular con claridad el propósito de la publicación y poder compartirlo con los lectores. Repasamos varios ejemplos de proyectos internacionales y analizamos casos de éxito que pudieran inspirar el proyecto, acomodados a las características de la revista y del mercado local.

Capacitación y acompañamiento a los periodistas. Una vez que la dirección de la revista estaba comprometida con el proyecto, planteamos sesiones de trabajo con los periodistas. Mostramos los beneficios que el periodismo constructivo y de soluciones aporta a las publicaciones, a la sociedad y a los propios profesionales. E impartimos cuatro talleres en los que fuimos descubriendo las claves de este tipo de periodismo, ejemplos en todo el mundo y pautas para ponerlo en marcha.

Posteriormente, mantuvimos sesiones individuales de acompañamiento con cada periodista para ayudarle a identificar posibles historias de soluciones, ajustar los enfoques y construir sus artículos. Todavía hoy mantenemos este acompañamiento, que está dando sus frutos. La primera historia publicada aborda un problema de violencia vicaria: la mitad de las mujeres víctimas de maltrato que tienen animales de compañía no denuncian a sus agresores por miedo a que éstos ataquen a las mascotas. El artículo analiza cómo un programa ofrece casas de acogida en las que los animales están seguros, lo que permite que sus dueñas denuncien a los maltratadores.

En la sección se muestran ya varias historias sobre movilidad sostenible, medio ambiente, discapacidad o el envejecimiento de la población.

Mentoría a la directora. El liderazgo de Esther Barrio necesitaba adaptarse a esta nueva estrategia. La directora decidió estar presente en todos los talleres con sus reporteros y también se propuso escribir algunas de las historias. Además, mantuvimos sesiones de mentoría en las que profundizamos en estrategias editoriales de otros medios, analizamos ejemplos y fuimos construyendo cuál debería ser su nuevo papel en la organización.

También la ayudamos a armar una propuesta de contenidos que incluyera: diseñar una oferta permanente de historias de periodismo de soluciones, formular el propósito que sustenta esta nueva propuesta, hacerlo visible a los lectores y comprometerse con él, y establecer un sistema de trabajo que garantizara la publicación regular de artículos.

En una carta abierta a los lectores titulada “Alumbramos soluciones para inspirar el cambio social”, Esther Barrio no solo presenta la sección y describe lo que aquellos se van a encontrar. También revela el ADN del nuevo proyecto y se muestra apelativa: “Ofrecer soluciones reales a problemas sociales nos abre las puertas a la esperanza y nos invita a la acción colectiva. En esta nueva etapa queremos invitarte, con las historias de soluciones, a ser parte de esta comunidad de personas comprometidas que buscan esta transformación social”.

El caso de Revista Haz no es único. En los últimos meses hemos formado más de 160 periodistas de nueve medios. Hemos trabajado con el diario Noticias de Gipuzkoa, cuyo subdirector, Juanma Molinero, lidera un proyecto de periodismo de soluciones con un equipo de tres personas. Varias de sus historias se encuentran ya en la base de datos de buenas prácticas de la organización estadounidense Solutions Journalism Network. También estamos colaborando con Heraldo de Aragón, un diario local con enorme influencia en su comunidad que busca incorporar proyectos de periodismo constructivo y de soluciones.

En este contexto, hay que subrayar que los editores y ejecutivos de medios han mencionado el periodismo constructivo como una de las tendencias en el sector, según el informe “Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2022” del Instituto Reuters de la Universidad de Oxford. Y en mis conversaciones con editores y ejecutivos de medios españoles percibo un interés creciente por este tipo de aproximaciones. Por ello, auguro que irán creciendo en los próximos meses.

--

--

Acompañamos a periodistas y directivos para descubrir cómo el periodismo de soluciones nos permite fortalecer la vinculación y generar ingresos. Impulsamos un movimiento en favor de un periodismo comprometido con el futuro y enfocado en las soluciones a los desafíos sociales.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store