El Secreto del Éxito y Cómo Alcanzarlo

El secreto del éxito es crear un producto que tus usuarios amen. “Producto” incluye todas las interacciones que tus usuarios tienen con tu compañía. Si no logras crear un producto superior, nada evitará que fracases. Así que cuando empieces a trabajar en crear un negocio, empieza por crear un buen producto.

Es fácil distraerse de ese objetivo al inicio. Siempre vas a escuchar opiniones distintas acerca de qué es lo más importante para arrancar un negocio: armar un buen equipo, marketing creativo, habilidades de liderazgo. Todo eso viene después. Un gran producto es lo único que te permite alcanzar crecimiento a largo plazo.

Al inicio lo único que debes hacer es hablar con tus usuarios, verlos usar tu producto y mejorar todo lo que pueda ser mejorado. Convierte este proceso en un ciclo y convierte ese ciclo en tu objetivo principal. Define tus objetivos de mejora en términos de métricas cuantitativas y repite el proceso. Mientras más rápida sea la repetición del ciclo de mejora, más rápido crecerá tu negocio.

Este es trabajo de los fundadores y no puede ser delegado. Como fundador tienes que conocer a tus usuarios mejor que nadie. Hablar con ellos, mirarlos usar tu producto. Valora lo que te dicen y lo que los ves hacer. Vende y proporciona servicios de atención al cliente en persona. Acércate lo más que puedas a tus usuarios, siéntate en su oficina si puedes.

Tienes que llegar al punto de saber exactamente lo que quieren, dónde encontrarlos y cómo llegar a ellos. Este proceso de aprendizaje no es escalable. Vas a reclutar a tus primeros clientes uno a uno y en persona. Preocúpate por desarrollar un modelo de negocios escalable después. Muchos fundadores tienen un serio problema con esto. No pueden esperar para masificar su producto en prensa y redes; eso casi nunca funciona.

Después de reclutar tus primeros clientes tienes que diseñar y construir el producto que te piden. Separa tu idea de producto en piezas pequeñas. No puedes construir simultáneamente todos los componentes de tu producto. Tú tiempo, recursos, habilidad y enfoque son limitados. Es lo suficientemente difícil hacer una sola cosa bien hecha. Además, muchas de tus grandes ideas no te parecerán tan buenas una vez que conozcas la perspectiva de tus usuarios.

No te preocupes demasiado por el futuro de tu producto o en qué se convertirá. Si haces bien tu trabajo vas a terminar redefiniendo las expectativas de valor en tu mercado y ubicándote fuera del alcance de tus competidores. Mantén una mente flexible y adáptate a tus usuarios. Definitivamente no esperes a tener un producto completo para hacer un lanzamiento público. Empieza con algo simple, y lánzalo antes de que te sientas cómodo. Para crear un producto simple y excelente, empieza por recortar todo lo que sea meramente bueno. La simplicidad siempre es buena, mantén tu producto y compañía lo más simple posible.

Si tu compañía no está creciendo lo suficientemente rápido y si tus usuarios no te están recomendando sin que tú se los pidas, probablemente no estás escuchando. Si gastas mucho más dinero del que ingresa y si tus usuarios no son fanáticos de tu producto, probablemente no has aprendido cómo llegar a ellos. Si no sabes como mejorar tu producto, regresa a hablar con tus usuarios. No siempre funciona, es cierto que Steve Jobs no confiaba mucho en la opinión de sus clientes, pero funciona en la mayoría de los casos.

El Business Model Canvas es una excelente herramienta para identificar los componentes clave de tu producto. Tu producto incluye tu propuesta de valor, el tipo de relación que mantienes con tus clientes, los canales que utilizas para llegar a ellos, etc. Si no tienes un buen producto, nada te dará éxito.


Ven a Invernadero y crea tu propio éxito.

Like what you read? Give Enrique Ledergerber Weisson a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.