Cómo crear cultura de innovación dentro de la organización según Andrew Kaufteil

Fotografía por organización ISA17

Recién llegando de ISA17 en Florianópolis -y después de vivir la experiencia de compartir con mis compañeros de 2Brains en un contexto distinto, en un país distinto y de escuchar las charlas de varios representantes de las grandes empresas de experiencia (Google, Spotify, Shopify, IBM, entre otras)-, lo primero que saco en limpio es que la industria en Chile va bien, tenemos el mismo norte que los grandes, queremos llegar al mismo destino y no estamos perdidos, pero tampoco llevamos la delantera.

¿Cómo logramos, como industria local, adelantar en este camino? ¿Cómo podemos ayudar y ser parte de una mejor empresa? ¿Cómo ser agentes de cambio? ¿Cómo potenciar una cultura de innovación?

La keynote más significativa sobre este tema, a mi parecer, fue la que presentó Andrew Kaufteil. Ahí nos contó sobre su experiencia en Cooper y cómo ha sido trabajar con foco en la cultura de innovación. Durante su presentación nos entregó las 9 claves para potenciar una cultura de trabajo innovadora, haciendo una analogía de cómo crear una “buena feijoada” y sus distintos ingredientes.

Fotografía por Alvaro Garrido

1.Liderazgo
Según un estudio de McKinsey el “94% de altos ejecutivos reconocen que las personas y la cultura corporativa son los impulsores más importantes de la innovación”. Pero no debemos conformarnos sólo con que los altos cargos de poder lideren la cultura de innovación dentro de las organizaciones. Cada uno de nosotros debemos ser agentes de cambio activo e impulsores de la innovación y debemos hacernos cargo de este rol dentro de la organización. Para esto, debemos reconocer el ADN de la empresa y lograr tener un pensamiento original, tener una personalidad propia como organización, que nos permita identificarnos y reconocernos. Si logramos hacer esto de forma interna, es probable que externamente también se note.

2. El team
El equipo es uno de los “ingredientes” principales de la cultura de innovación; sin los integrantes de la organización nada existe.
En el proceso de reclutamiento debemos abrirnos a nuevas posibilidades, buscar personas que tengan una educación no tradicional, artistas, bailarines, músicos, profesores, personas que posean otros modelos mentales y fomenten la innovación.

Andrew nos contó sobre las cinco características que deberían tener los integrantes de un equipo que desee trabajar en base a la cultura de innovación: 
- Inteligencia emocional.
- Capacidad de mejorar desde el fracaso.
- Sus méritos deberían hablar por sí mismos.
- Comprometerse y entregar más de lo esperado.
- Personas que saben lo que les falta aprender y buscan adquirir ese conocimiento.

Estas características no son sencillas de detectar en un proceso de reclutamiento, pero la organización y sus líderes deben generar los espacios para potenciarlas y trabajarlas en equipo.

3. Los datos
Para crear una buena feijoada es necesario no perder de vista la receta, dejarnos guiar por los datos y la información que requerimos para seguir avanzando. Tomar decisiones informadas, evitar gastos indebidos de tiempo y dinero. Debemos encontrar los datos y basar nuestras decisiones en estos.

4. El riesgo
Andrew explicó el riesgo con un antiguo proverbio chino:

“Las perlas no se encuentran en la orilla del mar. Si quieres una, deberás sumergirte”.

Si quieres algo único y hermoso, deberás correr riesgos, sumergirte y probablemente fracasar varias veces antes de tener éxito en tu búsqueda. Cada fracaso será un aprendizaje para aplicar en el siguiente intento. La clave es no evitar los riesgos, enfrentarlos y aprender todo lo que puedas.

5. Radical candor
Radical Candor significa desafiar y preocuparse personalmente por tus colegas, decir lo que piensas y ser radicalmente sincero.

¿Por qué algo tan simple se siente tan radical? Es algo que vemos a diario en la idiosincrasia chilena, lo vemos en las calles, en el metro y, por supuesto, lo vemos en el trabajo. No estamos acostumbrados a decir las cosas claras, mirándonos a los ojos y sin adornos. Profesionalmente es muy importante ser radicalmente sinceros, esto nos ayuda a mejorar la comunicación con nuestros colegas, líderes y directores. Entregar un feedback claro, poder dar una opinión directa y sincera nos ayuda a todos como profesionales. Si no lo estoy haciendo bien o si estoy a prueba, querré saberlo directamente de mi jefe. Si están esperando algo de mí y yo no lo sé, es muy difícil poder llenar esas expectativas. ¡Debemos comunicarnos!

¿Cómo logramos llevar el Radical Candor a la práctica? HHIIPP es la clave.

Fotografía por Pamela Armstrong

Para que una conversación sea positivamente sincera debe ser:
- Desde la vereda de la humildad.
- De ayuda, una crítica constructiva que permita la mejora.
- Atiempo, de nada sirve cuando se trabaja sobre las consecuencias.
- En persona. La expresión corporal también debe ayudar en este proceso.
- Las críticas en privado y las felicitaciones de forma pública.
- No puede ser una crítica sobre la personalidad. No debe ser personal.

6. Aprendizaje
Generar instancias de enseñanza y aprendizaje dentro de la organización es muy importante. Estos espacios deben establecerse y respetarse. Cultivar la cultura de compartir los conocimientos y mejorar la expresión oral son algunos de los beneficios de generar estas instancias; no sólo para nivelar los conocimientos dentro de la empresa, también sirven para abrirse a otros temas de interés general.
Clases de cocina, cata de vinos, yoga, baile, entre otras cosas pueden fomentar la innovación, alejándose de los temas cotidianos y la rutina. Abrir nuestra mente a una nueva perspectiva.

En Cooper generan un espacio llamado “The Cooper Exchange” donde todos los viernes los cooperistas pueden aprender algo nuevo. Algunas veces los mismos integrantes exponen algún contenido, taller o juego. Otras veces puede ser algún amigo, conocido, familiar, cliente, partner o persona que conocieron alrededor del mundo.

7. Diversión
La diversión es la clave para la innovación” y tenemos que darnos estos espacios en las organizaciones. Generar actividades fuera del contexto diario, jugar, trabajar en proyectos de forma divertida, explorar en otros ambientes y, de vez en cuando, hacer cosas tontas juntos.

Andrew nos contó del paseo anual de 2 días en la granja de los Cooper, de la que tanto nos habló Alan Cooper en ISA16. Esta actividad les permite cambiar el contexto en el que acostumbran trabajar, realizar actividades lúdicas para conocerse, hacer ejercicios físicos, compartir con la naturaleza y trabajar en ideas innovadoras fuera del edificio.

Si hacemos lo que nos gusta, lo que nos apasiona, la diversión será parte de nuestro trabajo diario, pero regalarnos estas instancias es una inversión que será retribuida en el rendimiento diario y en nuestras relaciones con compañeros y clientes, quieren deben ser parte de estas instancias.

8. Ambiente
El espacio físico de nuestro lugar de trabajo también debe ayudar y ser parte de la cultura de innovación que queremos potenciar en la organización.
La arquitectura debe generar oportunidades de encuentro que aumenten la creatividad y la colaboración. Si una organización busca potenciar su innovación, la arquitectura y diseño debe estar pensado en potenciar los espacios de encuentro, espacios de oficinas flexibles, espacios de trabajo aislados, salas de silencio y concentración y salas de reuniones masivas.
Además, debemos lograr que el equipo se apodere de los espacios, lo personalice y lo sientan propio. Generar espacios de participación como pizarras con preguntas abiertas para expresarse, bautizar las salas y zonas de la oficina de forma colaborativa y democrática. Lograr tener espacios de diálogo, participación y que inspiren la creatividad.

9. Autonomía
El ingrediente final, la autonomía. Definida por Daniel Pink como el deseo de dirigir nuestras propias vidas. 
Las organizaciones deben promover la autonomía y el liderazgo de los integrantes de su equipo, y permitirles tomar sus propias decisiones.

Los 9 ingredientes que Andrew presentó en su keynote nos abre el hambre y las ganas de generar cambios en las organizaciones a las que pertenecemos. Queremos que nuestra voz sea escuchada y que los cambios ocurran hoy. Todos quieren ser la “empresa disruptiva”, la empresa innovadora, pero ¿cuántas de estas organizaciones están dispuestas a jugársela por cambios reales y potenciar la cultura de innovación desde adentro?

Queremos saber ¿Qué actividades realizan en tu trabajo para incentivar la innovación? Déjalas en los comentarios.