WIAD18: Contenido en forma y fondo

Como encargada de la programación del Día mundial de la Arquitectura de información, les quiero contar cómo confluyeron los diferentes elementos que dieron forma a la parrilla programática de la celebración, que tuvo como foco las presentaciones prácticas, centradas en el hacer el bien y que pusieran a diferentes mujeres UX chilenas sobre el escenario.

El penúltimo fin de semana de marzo celebramos junto a la comunidad interesada en Experiencia de usuario de Santiago de Chile el Día mundial de la Arquitectura de información o WIAD.

En el evento, tuve el agrado de estar a cargo de la organización junto a Liliana Reyes y Carolina Sepúlveda R., y de responsabilizarme por el contenido y programación de las charlas.

Elisa Briones cerrando la ronda de presentaciones en la jornada de la mañana de #WIAD18CL.

La pauta

“El contenido es el rey” dicen por ahí. Y yo lo creo. Siempre me he considerado una content junkie, constantemente intentando saber más, yendo a cursos, seminarios ñoños, meetups y eventos donde pueda aprender algo nuevo.

Teniendo esa base personal, disponerme a organizar un evento de charlas tenía una vara súper alta, ya que, como decía Lili, teníamos que hacer un evento al que nosotras mismas quisiéramos ir, y por el que además estuviésemos dispuestas a pagar.

Para poder armar la parrilla de charlistas, tuvimos 4 pies forzados — algunos externos y otros autoimpuestos — que formaron las bases para la definición del contenido de la celebración.

La práctica de la Arquitectura de información (forma)

Este primer punto fue donde unificamos los primeros criterios con Lili. Ambas queríamos armar un evento que no fuese teórico, sino que relatara experiencias desde la práctica de la disciplina, en el «mundo real», con clientes, empresas u organizaciones. Queríamos asegurarnos de mostrar ejemplos vivos y reales de la vida de un UXer, donde pudiésemos escuchar aprendizajes y experiencias.

Arquitectura de información para el bien (fondo)

Además de ser práctico, el proyecto debía calzar con la temática 2018 elegida por WIAD a nivel mundial: IA for good. Es decir, los temas tratados debían ser un aporte para la sociedad, para el mundo, en el sentido de que hicieran el bien. Y, pensamos, el bien viene en muchas formas.

Definir qué era «bueno» fue el siguiente desafío. Como dijo María Paz Ramírez en su presentación “¿Quién realmente siente que está haciendo el mal en su trabajo?”. Para nosotros, la línea estuvo en aquellos proyectos que aportaban en entregar información y empoderaban a los usuarios finales, no que estaban enfocados meramente en la venta.

Consideramos diferentes maneras de hacer el bien, desde acompañar a usuarios en un flujo crítico — como presentó Carolina Rayo de LATAM — hasta transparentar información que le permite a los ciudadanos tomar mejores decisiones — como expuso Elisa Briones del Laboratorio de Gobierno— . La definición de WIAD era amplia y encajaba plenamente con los proyectos que estábamos atrayendo.

“IA for good” en el sentido de cómo podemos usar la arquitectura para proteger a la civilización humana de la desinformación o la información errónea.
Un posible acercamiento a la temática es considerar que hoy en día luchamos por darle sentido a la abundancia de información y fuentes. No sabemos en quién confiar, así que creemos lo que queremos y manipulamos la información fácilmente. Algunos espacios digitales permiten que la ignorancia, el odio, la alienación y la polarización crezcan.
— WIAD

Representatividad (forma)

Cuando partimos organizando WIAD, aumentar la representatividad de las mujeres UX en eventos como este fue un objetivo personal semi oculto. Y oculto en el sentido de que era tímido, inseguro. No era una bandera de la organización hasta que nos dimos cuenta que la teníamos en la mano.

Al comienzo la búsqueda fue tímida porque realmente no sabíamos si íbamos a lograr encontrar a mujeres 1) interesadas y 2) que estuvieran trabajando en proyectos para el bien. Liliana Reyes, que trabaja hace algunos años organizando la StarsConf, ya nos había adelantado la dificultad con la que se enfrentaba año a año en la conferencia, de encontrar charlistas femeninas que además fuesen buenas presentadoras.

Para nuestra grata sorpresa, la chicas se empezaron a sumar fácilmente a nuestro llamado y en el momento en que tuvimos 3 mujeres confirmadas y dispuestas a presentar, la decisión fue tomada: sólo habría mujeres sobre el escenario, como una manera de poder mostrar el aporte que realizan las mujeres en el área, no desde una mirada de género, sino desde el reconocimiento y visibilización del trabajo que realizan dentro de sus equipos y en nuestra industria.

Diversidad (fondo)

Este último punto fue doble. Cuando ya teníamos los 3 primeros lineamientos definidos — IA for good, representatividad y ejemplos reales — , intentamos que la selección del contenido fuese diversa.

La idea fue mostrar las diferentes maneras, colores y sabores de aplicar Arquitectura de información, pero sobre todo en diferentes industrias, etapas y proyectos. Y creo que eso se logró muy bien. Hubo presentaciones más específicas, como la de Claudia Gutiérrez y Gabriela Pérez, en las que pudimos visualizar el trabajo de chino que implica meterse en los fierros de las bases de datos, de analizar, leer y repensar todo antes de mover un sólo dedo; y vimos charlas más enfocadas en la investigación y empatía, como la de Carolina Sepúlveda R. y el banco de alimentos.

Gabriela Pérez presentando su experiencia en DataChile.io.

A la vez, el segundo objetivo fue reunir en un lugar un grupo diverso de profesionales mujeres, consagradas como UXers o con menos años de ruedo, que pudieran mostrar las distintos conocimientos que se van adquiriendo con el pasar de los años laborales. Fue maravilloso ver a Andrea Zamora — que recientemente se convirtió en la Directora General de la consultora IDA — hacer una retrospectiva de su trabajo dictando talleres de AI, junto a perfiles sub 30 como los de Karla Vargas, que con pocos años de carrera ya logran sistematizar su conocimiento en presentaciones impecables y reconocen el impacto que genera el compartir conocimiento.


Nuevamente, gracias a todas las charlistas que quisieron participar en esta jornada de forma gratuita. Gracias por querer sumarse individualmente, por comprender la importancia de espacios como estos y por apoyar un evento diferente, como lo fue WIAD. Desde IxDA Santiago, sabemos que todas ustedes son y serán referentes de nuestra disciplina y sobre todo, referentes para los asistentes del evento.