Productividad de Guerrilla: Tips para mejorar tu Productividad

Consejos prácticos para ser más productivo en tu vida, obtener resultados y desarrollar nuevos hábitos.

Photo by Specna Arms on Unsplash

Hoy te traigo algunos tips que por tontos que parezcan, te ayudarán a mejorar y a elevar tu productividad.

1 · Prepara el día con antelación
Ten preparado de antemano todo lo que puedas necesitar para desarrollar tu día.

¿Vas a algún sitio? Quizá debas preparar y estudiar la ruta antes de salir

¿Tienes una reunión? Quizá tendrías que revisar que tienes todo lo necesario para desarrollar o asistir a la reunión sin que te falte nada

¿Tienes que entregar una tarea o proyecto en el que has estado trabajando en los últimos días? Asegurate de terminarlo a tiempo, bloquea tiempo en tu agenda para evitar que otros asuntos puedan pasar pro delante de

2 · Dedica 5 minutos a recoger
Destina los últimos cinco minutos antes de acostarte, a recoger y poner las cosas en orden. Levantarte por la mañana y verlo todo ordenado te proporcionará una sensación de paz y bien estar, aunque tu no seas consciente de ello.

Por el contrario, si te levantas y ves todo patas arriba, consciente o subconscientemente ya empezarás el día con sensación de agobio.

3 · Levantate 15 minutos antes
La verdad…. yo soy un dormilón, bueno, más que dormilón, me cuesta mucho levantarme pronto. Durante la semana el despertador suena a las 06.30, y me levanto normalmente a las 06:45. El fin de semana no hay despertador pero normalmente me levanto entre las 7 y las 7:30

Las veces en las que me he levantado a las 06:30, he obtenido un “extra” de productividad por la mañana. Esos quince minutos, hacen que pueda ir más despacio. Ya sabemos como son las mañanas, prisas, carreras, vamos hijo, vístete, desayuna, coge la mochila, vamos que llegamos tarde…. ¿quién no ha vivido esta situación cuando hay niños?. Con esos quince minutos extra, conseguirás empezar el día más despacio. Parecen una tontería pero son quince minutos. Te dan de sobra para vestirte, asearte, preparar desayunos, etc…

4 · Saca todo de tu cabeza
Si tienes muchos asuntos rondando por tu cabeza, probablemente influirán en tu descanso y en la calidad de tu sueño. Para empezar, lo más inteligente que puedes hacer es “Capturar” esos asuntos en un sistema externo confiable. Este es el principio número uno de la metodología Getting Things Done de David Allen. Deposita todos los asuntos que rondan por tu cabeza en un sistema en el que confíes, una aplicación, una libreta… Mas tarde podrás acudir a ese “cerebro extendido” a buscar esos asuntos que has capturado.

5 · Prepara una lista de tareas para el día siguiente
Confecciona una breve lista de tareas enfocada a las cosas que quieres realizar mañana.
No te confundas, no confecciones la Mega lista de tareas. Todo lo contrario, una lista de tareas pequeña, sencilla y asumible, que te permita conseguir lo que te propongas para el día siguiente.

6 · Fija un toque de queda
Los años pasan factura a todo el mundo, y yo no soy una excepción. Lo bueno es que de ello he extraído un aprendizaje muy importante.
Este año voy a cumplir 46 años, no es que sea viejo pero la verdad es que tampoco tengo 20 años.

Cuando era más joven, me recuerdo a mi mismo acostándome a las 2 o las 3 de la mañana casi todos los días y al día siguiente ir a trabajar fresco como una rosa.

Con los años eso ha ido cambiando y fuí pasando de acostarme casi todos los días a las 2–3 de la mañana a hacerlo uno o dos días a la semana. Hasta hace un par de años eso era así.

Este año me estoy acostando de media entre las 21 y las 21:30 y lo noto, vaya si lo noto por las mañanas. En primer lugar,…. la mayoría de días no me importa levantarme esos quince minutos antes de los que te hablaba antes. En segundo lugar, me levanto más descansado y rindo mucho más y mejor en el trabajo.

Como trabajador del conocimiento, muchos días por la noche termino con el cerebro “frito” y como padre de dos niños pequeños, al final de la tarde estos se encargan de drenar la poca energía que me pueda quedar, así que la mayoría de días cuando acuesto a los niños, me acuesto yo. El cerebro no me rinde para concentrarme y ver alguna serie, y para terminar “agonizando” en el sofá prefiero irme a la cama, y ponerme algún podcast o playlist de Spotify para relajarme y dormirme plácidamente.

Debes mantener un hábito fijo, establece una hora para acostarte y no la cambies, el cuerpo tolera mal los cambios de ritmo. No seas tan radical como yo, no hace falta ser un hermitaño o un oso e hibernar todos los días, pero si estableces un horario como toque de queda y te acuestas siempre entorno a esa hora descansando tus correspondientes 7 u 8 horas, verás como tu energía y productividad aumentan considerablemente.

7 · Crea un Log de gratitud
Muchas personas escriben un diario de gratitud. 
Nos preocupamos porque no tenemos el último modelo de Smartphone o Tablet, porque queremos conseguir el coche de nuestros sueños… cosas materiales.
La verdadera felicicad es otra. Puede sonar muy tópico pero es verdad. Ahora que soy padre me doy cuenta que la verdadera felicidad es otra cosa…. esa mirada que hechas de reojo mientras tu hijo o tu hija juegan sin darse cuenta de que les observas, esos minutos de risas y cosquillas, sentarte a ver una película y tener a tu hijo o a tu hija acurrucados a tu lado. Llegar a casa y que tu hijo o hija venga corriendo y gritando Papi papi papi, o Mami, mami, mami.

Crea un Log, un registro de gratitud y felicidad. Aunque sea mental, da gracias una vez al día por lo que tienes o trata de rememorar los buenos momentos del día junto a tus seres queridos. Muchos días de camino al trabajo, recuerdo algún momento divertido de la mañana y doy gracias a la vida por tener lo que tengo.

8 · Enfoque positivo
Mantén un enfoque positivo. Piensa en los objetivos del día, piensa en mantener una mentalidad positiva y aunque aparezcan desafíos, retos, dificultades o problemas, mantén esa mentalidad y actitud positiva.
La negatividad es una emoción que se alimenta sola y necesita poco para hacerse grande y fuerte. Si mantienes una actitud positiva, el enfoque ante los problemas se visualiza desde otro prisma.