Pues a mi me ha gustado Super Mario Run

Portada del jueguico en cuestión

El pasado jueves me pasé casi todo el día revisando la App Store para poder bajar y pobrar el Super Mario Run. Fue al filo de la medianoche (no sé la hora exacta en Cupertino) cuando, por fin, pude hacerme con el juego. Lancé un par de tuits preguntando por el juego porque algunos periódicos informaban de la posibilidad de descargarlo, aunque yo no lo veía. Así, cuando lo pude bajar, también recibí un par de comentarios negativos al respecto.

Solo tres niveles y ya. Se pasa rápido.

Comentarios de ese estilo. Tres niveles gratuitos y a pagar 10€ por el juego. Bueno, para empezar es una demo. Tres niveles para ver hasta qué punto te interesa pagar por la versión completa. Cada uno valorará si le interesa o no rascarse el bolsillo para hacerse con el juego completo. Eduardo Marín, de Gizmodo en Español, piensa que no merece la pena.

Montaje de distintas fases del juego elaborado por IGN.es

Muchas de las quejas que ha habido con este juego (sobre todo el precio y la escasez de niveles gratuitos) era algo que ya se sabía desde hacía meses. Es volver, una vez más, al debate sobre si el consumidor debe estar informado para realizar una compra (descarga gratuita en este caso) o no. La información ha estado ahí, quien la ha querido, la ha tenido desde el principio. A Nintendo no se le puede reprochar nada respecto a la comunicación de este juego. Juego que, por otra parte, ha sido vendido desde la propia compañía japonesa como un Super Mario que se juega con una mano. Un juego para móviles que compite contra otros Super Marios de Nintendo 3DS (¿y el de Switch?), no con otros juegos para móviles o endless runners. Si tenemos en cuenta el precio de los juegos completos de Mario, los 10€ de este se ven con otra perspectiva.

Este tuit de @Framara tiene algo más de chicha para hablar del juego. Precisamente todo lo que comenta es lo que me gusta a mi del título. Memorizar los niveles para saber dónde se encuentran las monedas, descubrir cómo llegar a ellas y ejecutarlo todo a la perfección para conseguirlas todas. Esa repetición enfermiza es lo que me acaba enganchando al juego y que ha provocado que le haya metido más de dos horas a la versión gratuita.

“Ey, it’s me, Mario!”.

Si bien no acabo de entender el modo carrera y siempre pierdo todo mis Toads a manos de extraños y me alejo un poco más del objetivo de conseguir a Yoshi (aunque dudo que lo vaya a lograr en la versión gratuita). El modo de construir el reino es un poquito limitado y, sinceramente, creo que sobra. Pero si se han decidido a ponerlo será por algo, en Nintendo saben hacer bien las cosas. De hecho, los niveles que he jugado están bien planteados, son fáciles de jugar y exigen cierto reto si quieres conseguir las monedas rosas, moradas y negras. Al fin y al cabo, recolectar todas estas monedillas es el objetivo final del juego.

Como ya he dicho, me ha gustado el Super Mario Run. Seguramente acabe pagando por el juego completo, aunque no sé cuándo. Tiene sus fallos, claro. El primero y más preocupante es el allways online que me obliga a estar conectado permanentemente para poder jugar. Aunque pague por él. Eso me fastidia sobremanera porque muchas veces no me llega la señal del WiFi al comedor y me quedo tirado. Así que tendría que pensar si quiero poder jugar en otras partes de la casa o no.

Por ahora solo me quedan las monedas negras de los niveles 1–2 y 1–3 para plantearme si seguir con esto o pasar a otra cosa. El Score Hero! también me consume mucho tiempo y tengo pendiente hablar de él en este foro.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.