Sobre mi Fun&Serious

Un asistente prueba el Until Dawn de VR en el Fun&Serious Game Festival. / ELCORREO.

Este fin de semana he estado inmerso en el Festival Fun&Serious sobre videojuegos que se ha celebrado (en gran parte) en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Ha sido una semana muy de jueguicos, porque empezó el miércoles y jueves con la celebración de la VII edición del Festival de Videojuegos independientes AzPlay en lo que antes era la Alhóndiga. De eso ya ha hablado Koldo Gutiérrez (@KoldoGuti), jurado de este certamen, en AnaitGames.com.

Quiero dedicar estos párrafos a hablar sobre el festival grande (por llamarlo así) del fin de semana. Terminará hoy, con una entrega de premios a las 19:30h. en el Museo Guggenheim y que contará con una gala paralela (Golfa, la llaman) con dos youtubers que repiten del año pasado. Viernes, sábado y domingo de videojuegos con vistas a la Ría.

Para mi el F&S se ha dividido este año en tres partes bastante diferenciadas: las charlas, los indies y el mundo AAA.

Las charlas

Asistentes durante el coloquio entre miembros de la prensa y Harvey Smith y Seb Mitton (Dishonored 2) / ELCORREO.-

Este año se han sacado de la manga el Game Industry Forum (GIF) y las VITTalks que vuelven de la pasada edición, pero se trasladan de la Alhóndiga al Euskalduna, base de la FunZone. Ahí pude disfrutar de charlas muy interesantes como la mesa entre publishers, la de Mindtaker de Jon Cortázar, la mesa redonda del arte y los videojuegos o las interesantes entrevistas a desarrolladores de juegos de reciente salida como Dishonored 2 o Watch Dogs.

Mención aparte merece la presentación de proyectos candidatos al premio Titanium al Mejor Videojuego Universitario. Distintos desarrolladores se subieron al escenario a presentar sus distintas propuestas, casi todas con ocho meses de desarrollo encima y un año por delante para acabar de depurarlos. Algunos de ellos pude probarlos durante el festival y ya hablaré sobre ellos en el blog. Tengo que decir que me sorprendió el alto nivel del indie español. Hablando con un desarrollador de U-Tad, que no participaba por no ser de primer año, me comentó que el nivel era magnífico y que este año era especialmente bueno. Calidad sobrada. Tengo ganas de jugar con tranquilidad a algunos de ellos. Y esto me lleva directamente al segundo punto.

Indies

El stand de la U-Tad fue un punto de mucha afluencia todo el fin de semana. / ELCORREO.

La escena indie está muy viva en España. Tiene lógica si pensamos que no hay grandes estudios de desarrollo de videojuegos en nuestra zona y los pocos que hay están echando el cierre últimamente. Así que no queda otra cosa que intentar petarlo con algo pequeño para ir ampliando presupuesto. Había una interesante selección de equipos de desarrollo y juegos. Me gustaría que se presentasen el año que viene al AzPlay para subir el nivel e intentar llevarse algo. Ya hablaré de los que más me gustaron en el blog, pero comentar que siempre había gente alrededor de los juegos y los desarrolladores estaban atentos y felices de contar todo sobre sus juegos.

Mundo AAA

Adolecentes jugando a FIFA 17 en uno de los stands de Xbox One. / ELCORREO.

Dentro del triple A estaban algunas de las grandes marcas presentando sus últimos productos. Sony con sus Playstation VR (y más), Microsoft con Xbox y el Gears of War (y ese negociete que tienen con EA Sports y FIFA), Ubisoft con su reciente recopilación de Assassin’s Creed, empresas de la PC Master Race… Todo lo que se podía esperar de un festival de este tipo y que busca atraer a miles y miles de chavales (fuimos 30 000 asistentes, al final) para que paguen su entrada y puedan ver eSports y jugar a las últimas novedades (y todo lo que pillen por delante). No podía faltar y no defraudó, por supuesto.

Apuntes finales

El año pasado casi no acudí a la Fun Zone del Euskalduna. Me pilló en pleno viaje de los Bitácoras y solo me di una vuelta rápida el domingo a última hora y probé un poco el Battlefront. Este año aproveché el viernes por la mañana para probar muchas coas y el domingo por la tarde para otras. Lástima que el sábado fuese un día perdido por la cantidad de gente que había. Básicamente el problema lo vi en solapar las charlas con el día bueno para hacer una visita con tranquilidad al recinto.

Me gustó del año pasado que las VITTalks se hicieran el lunes, tal vez podía acercarse menos gente (como el viernes, vaya), pero así no impedirían que pudiésemos dedicar el lunes a visitar el recinto y poder probar y charlar con los desarrolladores que están in situ para presentar los juegos que han creado. Por esa misma razón, me hubiera gustado que la presentación de los indieshubiese sido el viernes a primera hora (puestos a pedir), para saber de qué iban y cuál puede ser interesante probar. Me quedé con ganas de probar dos o tres que no conocía hasta el viernes por la tarde (a la hora de cierre, más o menos) y que el sábado estaban atestados. Tal vez la mayor queja sea el propio éxito del festival, porque atraer a tanta gente provoca esos problemas. De hecho, el domingo me desalojaron cuando estaba terminando la partida con uno de los artistas del juego.

Lo importante es que las bases del festival parecen sólidas y solo queda seguir mejorando de aquí a futuro. Hacer de Euskadi (y España) una potencia del videojuego al estilo polaco y seguir creciendo y pariendo grandes obras. Mimbres hay, habrá que ver en qué queda todo esto. Por lo pronto ya sé que el año que viene, si nada lo impide, volveré (y no es una amenaza).