Jugando a La Isla Prohibida

Un cooperativo perfecto para jugadores principiantes

Este pequeño gran juego del gran Matt Leacock sale al mercado en un intento de llevar la exitosa experiencia del juego Pandemic (2008) a un público más familiar. Pandemic fue un éxito absoluto: al momento de escribir esta reseña ocupa el quinto lugar en la categoría de juegos para la familia en BoardGameGeek y es una referencia ineludible en lo que a juegos cooperativos se refiere. Aunque La Isla Prohibida comparte muchas mecánicas con el famoso juego de epidemia mundial, La Isla Perdida es único, con una temática muy convincente y componentes tan cuidados como para ganarse un lugar en nuestras ludotecas. En especial goza de mucha popularidad en el espacio reservado a aquellos juegos con los que podemos introducir a nuevos amigos y familiares al hobby.

La Isla Prohibida se juega de 2 a 4 jugadores (mejor con 4), en una media de 30 minutos. Pueden jugarlo niños de 8 años en adelante.

Temática

Una misteriosa isla no cartografiada esconde cuatro invaluables tesoros que los jugadores, asumiendo diversos roles, intentaran conseguir. ¿El problema? La isla protege sus tesoros de la única manera que puede: ¡hundiéndolos! Y si en el proceso puede llevarse consigo a los profanadores, pues mejor aún. La isla vendrá representada por un conjunto de losetas para cada una de las asombrosas locaciones de la misma. Los jugadores se enfrentan ronda a ronda a un par de mazos de cartas que, aunque serán el vehículo para obtener los tesoros, también irán inundando las losetas y aumentando la velocidad a la que esto ocurre, dificultando la victoria de manera exponencial.

La meta del juego es asegurar los cuatro tesoros (los componentes más bonitos del juego) y reunirse en el helipuerto (que más vale no se haya inundado) para escapar ilesos de la isla.

Componentes

Es este aspecto donde La Isla Prohibida destaca enormemente. Todos los componentes, comenzando por la propia caja metálica, brillan por su calidad. El juego esta compuesto por:

  • 28 cartas de tesoro.
  • 24 cartas de inundación.
  • 6 cartas de aventurero.
  • 24 losetas de isla.
  • 6 tokens de jugador.
  • 4 figuras de tesoro.
  • 1 marcador de nivel del agua.

Cómo se juega

La Isla Prohibida es un juego cooperativo de manejo de mano, movimiento en mapa y de puntos de acción por turno.

Lo primero que hacemos es escoger (se recomienda al azar) uno de los roles de aventurero indicado por las seis cartas respectivas. Cada uno ofrecerá al equipo una habilidad que le dará ventaja en esta aventura. A continuación cada jugador toma el token correspondiente a su rol y lo coloca, junto a la carta, frente a él.

Una típica configuración del mapa

Se barajan las 24 losetas y se colocan al azar en forma de rombo en el centro de la mesa, con la cara de la loseta correspondiente a terreno no inundado hacia arriba. Se hace evidente en este momento que algunas locaciones tienen iconos que corresponden a los tesoros, esto se debe a que estas son los únicos lugares donde puede obtenerse ese tesoro. Hay dos losetas para cada tesoro, y hay que cuidarlas para no perder ambas antes de obtener el objeto. El contador de nivel de agua se fija en su valor inicial, que indica el número de cartas de inundación que se deben usar en cada turno. Cada token de jugador tiene su punto de partida indicado en una de las losetas.

Se barajan los dos mazos: el de Tesoros y el de Inundación, y se colocan a cada lado del mapa. Antes de iniciar el juego, con este último mazo se inundan algunas losetas.

Cada jugador tiene tres acciones en su turno, que pueden ser:

  • Sacar una loseta inundada, a flote.
  • Moverse un espacio (en horizontal o vertical, nunca en diagonal).
  • Entregar una carta de tesoro a un jugador que se halle en la misma loseta.
  • Usar 5 cartas de tesoro iguales para obtener dicho objeto si se está en la loseta apropiada.

Las cartas de aventurero le otorgan a cada jugador habilidades especiales que rompen las reglas de juego, como el poder moverse en diagonal, volar a cualquier loseta con una sola acción, aumentar el límite de la mano, etc. Luego de llevar a cabo estas acciones, el jugador robará una carta de tesoro y revelará tantas cartas de inundación como lo indique el nivel del contador. Estas nos obligan a darle la vuelta a las losetas de locación. La primera vez se inunda, pero si ya estaba inundada, se hunde y retira del juego.

La mano de un jugador que considera recuperar el grifo dorada

La meta es lograr que un jugador tenga cinco cartas del mismo tesoro para poder obtenerlo. Los jugadores continuamente estarán encontrándose en el mapa para entregarse estas cartas, mientras intentan evitar que se inunden completamente losetas clave para la victoria.

Dentro del mazo de Tesoros se hallan ocultas unas temidas cartas de ¡LAS AGUAS SUBEN! Estas ocasionan dos terribles efectos:

  • Se sube el contador de nivel de agua, lo que hace que eventualmente robemos más cartas de Inundación en cada turno (la isla se hunde más rápido).
  • Se barajan los descartes del mazo de Inundación (solo los descartes) y se colocan ENCIMA del mazo. Esto quiere decir que será muy probable que las losetas que ya se habían inundado, puedan ahora hundirse y perderse para siempre.
Se complica moverse por el mapa cuando se han hundido varias losetas

También en el mazo de Tesoros se hallan cartas de habilidades, que pueden jugarse en cualquier momento, incluso en el turno de otro jugador, no consumen acciones, y permiten volar a cualquier lugar, hacer flotar de nuevo cualquier loseta, etc.

En resumen, se pierde el juego si:

  • Se hunden las dos losetas de un tesoro sin que se haya reclamado.
  • Se hunde el helipuerto.
  • El contador de nivel de agua llega al símbolo de calavera.
  • Algún jugador se halla en una loseta en el momento en que esta se hunde y no hay ninguna loseta adyacente a la que nadar.

Se gana el juego cuando se poseen todos los tesoros, todos los jugadores han llegado a la loseta de helipuerto y alguno de ellos usa la carta especial de Ascenso en helicóptero para huir de la isla.

Impresiones

La Isla Prohibida incluye las características que más buscamos en un buen juego cooperativo:

  • Mucha interacción entre jugadores
  • Progresión continua de la amenaza
  • Muchas decisiones
  • Diversos roles entre personajes

Muy fácil de aprender, se juega en media hora, y ofrece muchos momentos de emoción y risas con amigos y familia. Su caja es muy pequeña y los componentes sumamente llamativos. En conclusión, es perfecto para enganchar nuevos jugadores y romper el hielo en cualquier reunión.

Uno de los puntos fuertes de La Isla Prohibida es que, variando la geometría en la que se colocan las losetas (los jugadores han creado muchas combinaciones y las han compartido en internet) se eleva la dificultad y varía la experiencia de juego de manera muy interesante.


Comprar si: quieres probar tu primer juego cooperativo o presentarle este género a jugadores principiantes.

No comprar si: eres un jugador más experimentado, lo tuyo es Pandemic.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Felix Rios’s story.