Sonrisa desvanecida

Una de poesía

Tu sonrisa hace tanto bien, a quienes la vemos también, pero más a ti calmando ese ardor, que se expande por tu interior.

Te conocí risueña, enorme sonrisa y tú su dueña, el tiempo pasa borrando ese gesto, parece que la vida se ha vuelto algo funesto.

Escucho tu voz y miro tu faz, tu tono y mirada delatan que no estás en paz, más tiempo triste y enfada, que alegre y calmada.

La vida debería consistir, en un equilibrio entre sufrir, la menor de las veces, y sonreír con creces.

¿Dónde está tu sonrisa? Esa suave brisa, una alegría que contagiaba, a cualquiera que te miraba.


Si te ha gustado este poema, échame una mano. Si no te apetece pero has disfrutado de la historia compártela con un amigo o amiga o varios, y/o dame unas palmaditas en el lado izquierdo del artículo que siempre se agradece y así sabré que has estado por aquí. Gracias por leerme.