EL PUPITRE ONLINE

Por Claudia Alemañy Castilla y Toni Pradas

Ilustración e infografías: Roberto Javier Quintero Gutiérrez

Pocos meses atrás, los medios de comunicación del país fueron voceros de una calurosa felicitación a la red Infomed, donde la información es el insumo esencial para buscar soluciones a problemas. El proyecto, junto a otros tres de factura nacional, resultó seleccionado como campeón en la categoría e-Salud, durante la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y del Conocimiento (WSIS, por sus siglas en inglés) de 2017.

El galardón constituye un reconocimiento a las iniciativas y modelos de gestión a nivel global, con resultados significativos en el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) al servicio del desarrollo. De esta manera, el trofeo se hizo un lugar en la vitrina, junto a otros como el premio Contenido Digital Cubano 2005, y el internacional Stockholm Challenge 2002, no poca cosa por entonces.

La red de redes está cambiando la mayoría de los procesos cotidianos. El comercio, la gobernabilidad o las escuelas son algunos ejemplos de ello. Asimismo, se necesitan herramientas de nuevo tipo, hijas del contexto online (en línea), que potencien el uso social de las capacidades disponibles.

Infomed es precisamente una experiencia de Cuba encaminada a facilitar herramientas y servicios eficientes para la comunicación y la interacción y para posibilitar el aprendizaje colaborativo. Se trata de la red sectorial más grande del país, surgida a partir de las necesidades de la gente y de los profesionales de la salud de obtener información científica fiable y actualizada.

Navegar, consultar, aprender

Saturnina Hernández Robayna lleva varios años de misión de salud internacionalista. La enfermera guanabacoense decidió cumplir dos períodos de forma consecutiva y solo viene cada once meses al país. Durante ese tiempo, su principal conexión con la Isla ha sido a través de Infomed.

“El portal es muy útil. Por un lado, me mantiene actualizada del panorama investigativo y el acontecer nacional en el campo de la medicina. También he tenido acceso a bibliografía interesante. Internet no me llegó muy temprano y no conozco todas sus potencialidades. En Infomed están agrupadas la literatura y otras formas de consulta que me permiten estar siempre al día.

“Otro punto importante, al menos para mí, que estoy tanto tiempo lejos de mi familia, es que el correo de Infomed se ha convertido en la principal vía de comunicación entre ellos y yo”, expresó a Juventud Técnica la especialista, licenciada en atención pediátrica.

De acuerdo con los datos ofrecidos por el Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas (CNICM), el servicio de correo electrónico del portal de los especialistas cubanos de la salud enumera más de 250 mil cuentas de clientes.

La Biblioteca Nacional de Ciencias Médicas ofrece máquinas con conexión para que los doctores cubanos puedan acceder a la red Infomed.

Por su parte, el doctor Gerardo Gárciga señala que sin bien la plataforma es un espacio importante, por las informaciones instructivas que ofrece -no solo al personal médico, sino a todas las personas que pueden acceder a él-, todavía pudiera potenciarse más la navegación de los usuarios en el portal.

“Debiera ser posible consultar los contenidos en los cuerpos de guardia. Además, los profesores debieran enseñar a los alumnos, desde el día uno, que Infomed es una fuente importante de conocimientos. Basta de recelos contra las nuevas tecnologías”.

Y es que la red nacional de información en salud es un proyecto que ha sobrepasado con creces las primeras expectativas que se tuvieron de ella.

Un cuarto de siglo atrás

Los inicios de Infomed se remontan al año 1992, cuando los expertos del CNICM emprendieron la tarea de desarrollar una iniciativa dirigida a facilitar el intercambio académico entre los profesionales de la salud cubana.

Su surgimiento está estrechamente relacionado con la agudización de la situación económica nacional a principios de la década de 1990. Uno de los sectores impactados fue el de las publicaciones científicas y la diseminación de los conocimientos relacionados con la atención médica.

Pedro Urra, primer director de Infomed, en una entrevista publicada en el apartado histórico del portal, explicó que el acceso a las bases de datos por parte de los doctores, enfermeros y demás trabajadores del Sistema Nacional de Salud (SNS), se hizo en sus comienzos a través de los CD-ROM. Estos eran facilitados continuamente a los centros provinciales y a las Facultades de Ciencias Médicas del país.

El proceso se hizo cada vez más complejo y se necesitaron otras vías para divulgar la información. Según Urra, “las circunstancias nos hicieron cuestionarnos la manera de abordar esta situación, en un momento en que la información en red se convertía en el camino que iba a seguir el mundo”.

En 1992 se creó el primer nodo, pero el acceso al portal para todo el país se garantizó en 1994. Fue la primera red cubana en utilizar el sistema operativo GNU/Linux en sus servidores, lo cual muestra su implicación en el desarrollo del aprendizaje colectivo y su apoyo al software libre.

Paulatinamente se combinó el trabajo de las redes locales y se labró una mayor interconexión entre ellas. Es decir, Infomed cuenta con cualificados grupos técnicos en los nodos provinciales y en el nacional. Este último es el encargado principal de mantener el vínculo entre los organismos del SNS y con otros espacios foráneos de objetivos similares.

También se trabajó en la adquisición de las TIC necesarias para promover servicios y conocimientos de alto valor profesional. Uno de los principales resultados de esta experiencia, pionera en el campo de la informatización de la sociedad cubana, fue la conformación de un completo repositorio de datos científicos.

Mediante la red telemática se ha potenciado la confluencia de unos 223 portales dedicados a la representación de instituciones, especialidades, revistas y temas de salud. También constituye un puente entre las 698 bibliotecas médicas y centros de información, distribuidos en toda la Isla.

En 2014 se produjo el salto de Infomed a la web 2.0. Se cambió la interfaz y muchas de las prestaciones del sitio web. A partir de ese momento la participación de los usuarios se hizo más latente.

Quienes navegan por las diferentes secciones o leen noticias, ya pueden dejar la huella de su presencia y sus consideraciones sobre diferentes temáticas en los espacios de comentarios. Los grupos de discusión, a su vez, permiten un mayor intercambio entre los profesionales de la salud de todo el país.

Funciones incorporadas, como subir imágenes, se habilitaron para propiciar la colaboración en cuanto a datos de casos médicos y ayudar a la comprensión de estos por parte de especialistas no involucrados.

Las muchas partes del todo

Algunos de los servicios ofrecidos por Infomed se consolidaron a lo largo de los años y la profundización de las experiencias. La mayoría de ellos es visitada con impresionante asiduidad. Prueba de ello es que el total de consultas al portal anualmente asciende a más de 300 mil.

La Biblioteca Virtual de Salud (BVS) es uno de los ejemplos que ofrece una imagen de los principios de la plataforma cubana respecto a estrategias educativas basadas en las TIC.

A través de ella se brinda acceso a fuentes de información como libros, revistas, publicaciones electrónicas, entre otros. Sus desarrolladores plantean que hasta el momento se ha consolidado como una comunidad, ejemplo de construcción colectiva y descentralizada, en la cual se han implicado profesionales de todo el país.

También destacan el Centro Virtual de Convenciones de Salud (Cencomed), encargado de facilitar la promoción y gestión de eventos científicos, y la propia red de portales de Infomed. La plataforma se nutre de un directorio nacional de sitios web, dividido en cuatro categorías: especialidades médicas, temas de salud, revistas científicas y enlaces a páginas de diferentes instituciones cubanas, relacionadas con ese campo de la ciencia.

Otro espacio de Infomed donde se estimula el aprendizaje permanente, la investigación y la innovación tecnológica, es la Universidad Virtual de Salud (UVS). En ella se integran las actividades de la educación en red, de las diferentes facultades de Medicina y a los profesores de más de 16 cátedras en todas las provincias del país.

La UVS es un modelo de aprendizaje donde se ofrecen cursos, talleres, documentos y espacios de interacción para profesionales y estudiantes. De acuerdo con Grisel Zacca González, coordinadora de la UVS en la sede central del CNICM, desde 1999 la institución académica se encarga agrupar un conjunto de metodologías, tecnologías, aplicaciones y herramientas orientadas a facilitar la enseñanza mediante Internet.

La doctora Grisel Zacca se encarga de la coordinación de la Universidad Virtual de Salud (UVS) de Infomed.

Escuela 2.0: ¿hay que llegar puntual?

La experiencia de entrar a una universidad en el plano online pudiera resultar desconcertante cuando no se tienen las habilidades y los conocimientos necesarios. Sin embargo, todo se trata de comprender que los conocimientos están al alcance de un clic.

Yarien Díaz, estudiante de sexto año de la carrera de Medicina, comenzó a visitar asiduamente la UVS de Infomed desde que se percató de sus potencialidades. “A veces me doy cuenta de que los cursos están muy avanzados con respecto a mis conocimientos, o que están preparados para doctores ya especializados. Pero me gusta poder consultar elementos nuevos”, destaca el aprendiz.

Este joven, casi graduado, no está lejos de la verdad. Muchos de los cursos impartidos en la UVS están dedicados a la enseñanza de postgrado. Según Zacca González, ese fue el objetivo inicial de la plataforma. Sin embargo, sus enormes potencialidades propiciaron que en la actualidad sea empleado para procesos formativos en cualquier momento de instrucción en las diferentes áreas de la salud.

Las modalidades de la enseñanza virtual también son diversas. Los profesores pueden apoyarse en ella como un modo más de reforzar los conocimientos de sus alumnos en los cursos presenciales. A disposición también están los cursos semipresenciales y los totalmente virtuales, donde todavía se aprecia la figura de un tutor para guiar el proceso de aprendizaje.

En esos casos, el participante puede estudiar en cualquier momento y lugar, con mayor flexibilidad, a su ritmo y estilo de aprendizaje, ya que los espacios virtuales son asíncronos. Dispone de materiales didácticos, actividades interactivas, evaluación y retroalimentación.

Pero los estudiantes también pueden acercarse a los temas de su interés y aprender de forma totalmente autónoma, sin la intervención de nadie más. A pesar de las ventajas de este último modelo, la plataforma cuenta con pocos cursos totalmente preparados para tal modalidad. Sin dudas, un freno para aquellos que desean acercarse a una temática determinada sin depender de entes externos.

“Un reto que tenemos es el de los cursos masivos en línea, los cuales tienen mucha aceptación en la actualidad en grandes universidades del mundo. Ellos favorecen que los alumnos aprendan en compañía de otros y se potencia la coevaluación. Se caracterizan por el uso de recursos educativos tipo video y nosotros pensamos ir incorporándonos a esa tendencia”, señaló Zacca González.

Las teleconferencias, otra herramienta plausible para la enseñanza online, actualmente se encuentran en desventaja en comparación a otros recursos. La UVS comenzó a emplearlas entre los años 2008 y 2009 gracias a un tipo de plataforma donde se permitía la transmisión de datos en tiempo real y que fue facilitada a Infomed por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Durante varios años se transmitieron las conferencias clínico-patológicas del Hospital Hermanos Amejeiras y se potenció mucho su uso durante eventos y congresos. “En ocasiones contamos con invitados internacionales”, comentó Zacca González. “Tuvimos bastante aceptación. ¡Hasta se conectaban colaboradores internacionalistas de nuestro país!”

Desgraciadamente, desde 2015, la plataforma que sustentaba la UVS se cambió, y el uso del recurso educativo se dificultó.

Zacca González también enfatizó en la necesidad de lograr que los profesores se movilicen y aporten a las secciones como el Aula Virtual o el Supercurso.

“Hay un poco de resistencia, como es lógico. No solamente porque los profesores no tengan las habilidades tecnológicas, sino porque requieren cambiar de mentalidad. No se trata de llevar lo que se hace en las aulas a la virtualidad, sino de transformar el proceso de enseñanza-aprendizaje de acuerdo con los nuevos medios a utilizar, desde el punto de vista de la apropiación de las nuevas metodologías”, destacó Zacca González.

De acuerdo con la especialista, los profesores podrían valerse mejor las potencialidades de este servicio. Muchas veces se quedan en la linealidad del intercambio de recursos bibliográficos y materiales docentes, pero los debates son pocos.

Actualmente, la plataforma de la UVS se somete a un estudio para analizar los modos de facilitar la navegación en los diferentes espacios de interacción y mejorar el uso de los recursos educativos. La también coordinadora de la institución en el CNICM señaló que las próximas líneas de trabajo estarán relacionadas con desarrollar el aprendizaje móvil.

Constante renovación

Luego de 25 años de labor, Infomed se ha convertido en un espacio virtual que todavía trabaja para perfeccionar la comunicación entre especialistas, el intercambio de recursos formativos de manera sistemática y la creación de servicios de alto valor agregado para la asistencia médica, la docencia y estudios en materia de salud.

Entre otros objetivos, los nuevos horizontes del portal y la institución que lo rige estarán dedicados a cumplir nuevos retos. Cuando usted lea este texto, debe estar en funcionamiento el nuevo portal de la BVS, basado en las herramientas del propio portal de Infomed, presentando una manera diferente los recursos de información.

“Hay otras labores relacionadas con el proyecto de informatización de la sociedad. Para ello no estamos aislados, se trabaja de conjunto con la Dirección Nacional de Informática del Ministerio de Salud Pública, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa), además de Cubatel y Softel”, señaló Ileana Alfonso Sánchez, directora del CNICM.

Esos esfuerzos se encaminan, entre otros objetivos, a culminar propósitos relacionados con establecer la conexión de fibra óptica entre diferentes instituciones médicas del país. Según Alonso Sánchez, esas acciones contribuirán a que la información llegue a todo el SNS con una mejor calidad de infraestructura.

“Desde el punto de vista de herramientas para el contenido, a lo cual se dedica fundamentalmente nuestro equipo, se comienza a pensar la divulgación de la información a través de dispositivos móviles y de los artículos científicos en formato e-Pub (publicación electrónica)”.

Infomed comienza a dar sus primeros pasos hacia una web 3.0, al tiempo que se enfrasca en enriquecer los contenidos y facilitar el acceso para los médicos, enfermeros y todo aquel que quiera acercarse a los conocimientos relacionados con el campo de la salud.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.