«Si el juego no te abre, revisa el crack»

Juventud Técnica
Jan 14 · 5 min read
Ejemplo de un tutorial sobre como poner un crack en un juego (Foto: Canal de outube de TDK3wCompHelp)

Por Abdiel Alejandro Montano

La frase que titula este trabajo la han escuchado los gamers de Cuba — y en otros países también, claro está — desde el momento que instalaron un videojuego por primera vez. Saber crackear es uno de los conocimientos básicos que obtienen los jugadores de ordenador, pero ¿qué es exactamente un crack? ¿Para qué sirve? ¿Quiénes lo hacen y en qué nos afecta?

Los cracks son modificaciones al código y estructura de los videojuegos; códigos “maliciosos” o exploits, que tienen el objetivo de eliminar, evitar o sortear sus protecciones y la Gestión de Derechos Digitales (DRM por sus siglas en inglés). Estos últimos, se encuentran en cada videojuego, y evitan que se puedan copiar libremente en cualquier ordenador y que solo aquel que los haya comprado de forma legal pueda acceder a sus características.

Los DRM abarcan desde claves y contraseñas hasta los casos más actuales, en los que se trata de softwares dentro del videojuego con capacidades de encriptación de alto nivel o que exigen su emparejamiento con un servidor mediante la conexión a Internet.

Teniendo en cuenta lo anterior, es obvio que los cracks no son hechos por compañías productoras. De hecho, los programan grupos de “hackers” que permiten a los gamers disfrutar de los títulos de manera gratuita.

Estas comunidades tienen sus propias reglas y, aunque parece algo sacado de la Matrix, tienden a dividirse entre los que pertenecen a “TheWarezScene” — un concepto que podría traducirse como “La Escena” — y los que pertenecen a los “P2P”. Quizás pienses que no conoces a ninguno, pero puede que sí, ¿o nunca has visto los nombres Skidrow, Codex, CPY o Hoodlums en las carpetas de tus videojuegos?

Lógicamente, las empresas no ven con buenos ojos que se infrinjan los derechos de autor, así que existe una guerra oculta, algo así como un escenario de Robin Hood.

Ambos bandos tienen argumentos para actuar.

Las ventas del videojuego están ligadas a las ganancias de las empresas y van destinadas a financiar los demás proyectos de las compañías, el pago de los trabajadores, publicidad, infraestructura, etc.

Star Wars: Jedi Fallen Order (Foto: The Gamer)

Por su parte, los grupos como TheWarezScene, saben que algunos de estos DRM pueden muchas veces afectar al rendimiento de los videojuegos o por errores evitar que se ejecuten correctamente, como es el caso de StarWars: Jedi Fallen Order y WWE 2K20. Además, los elevados precios que alcanzan muchos videojuegos los hacen inaccesibles para muchos. Otros, solo lo hacen porque pueden y quieren.

También, existe un grupo que está seguro de que la piratería y el crack no afectan tanto a la industria como se hace creer y que los videojuegos no deberían tener DRM alguno y podrían ser libres de compartir una vez comprados.

Además, los cracks permiten que accedan a los juegos personas que se encuentran en países donde no hay formas legales de obtenerlos, como es el caso de Cuba.

Por supuesto, este es un tema delicado, aunque existen los que deciden saltarse completamente el debate y publicar abiertamente sus videojuegos sin DRM, como es el caso de la conocida CD Proyekt Red, creadores de la conocida saga de videojuegos The Witcher, prueba viviente de que se puede sobrevivir en el mundo del triple A sin DRM.

Sea cual sea el bando que apoyes, el crack es parte de la cultura del videojuego y existe toda una sub-cultura a su alrededor, con comunidades, sitios de apoyo, páginas y perfiles oficiales, así como competencias, retos y rivalidades. Algo así como las carreras ilegales de Rápido y furioso, pero en la vida real.

Tanto es así, que hace poco salió a la última entrega de la conocida saga Need For Speed, Need Fors Speed: Heat. El juego alcanzó un éxito decente pero el verdadero boom vino con la llegada de su piratería y la gran controversia que esta trajo consigo.

Este juego centró una ola de debates sobre la cultura del crack (Foto: Anime Cristal)

El crack fue publicado a pocos días de la salida del videojuego, pero resulta que el usuario que lo liberó, perteneciente al grupo conocido como Core Pack, no fue su creador. En realidad, el crack que se liberó era una versión filtrada del Grupo Codex. Y más aún, la versión filtrada no tenía ningún tipo de protección y podía llegar tanto a las manos de las empresas encargadas de realizar DRM, como a otros grupos que adquirían así la capacidad de realizar ingeniería inversa y descubrir cómo el conocido grupo es capaz de hacer su trabajo.

Lo anterior desencadenó una verdadera locura en el mundo de Internet, con personas buscando e investigado quién era el traidor que había filtrado el crack, personas difamando y señalando, lo cual culminó en el cierre del grupo de Core Pack en respuesta al revuelo y presión.

Si pensabas que un crack era algo sencillo quizás debas replanteártelo. Así de complicado e interesante es nuestro mundo, el mundo Gamer .

Para más información sobre estos temas puedes visitar sitios como Crackwatch, que registra la información de los cracks de cada videojuego de PC, registrando datos como cuándo y quién lo crackeó y cuánto tiempo tomó; así serás el primero en enterarte de cuándo es crackeado un videojuego y unirte a su comunidad en Reddit.

También nos gustaría que nos hablaras acerca de qué crees acerca de todo el debate de Cracks y DRM, ¿cuál es tu criterio sobre las acciones de los grupos de TheWarezScene?, ¿está bien o mal?, ¿sería mejor que las empresas siguieran el modelo de CD Proyect Red y publicarán sin DRM?

Deja tu opinión en los comentarios

Juventud Técnica

Juventud Técnica es una publicación cubana dedicada a la divulgación de temas de ciencia, tecnología y medio ambiente. ¿Qué buscamos? La ciencia para la equidad.

Juventud Técnica

Written by

Ciencia para la equidad.

Juventud Técnica

Juventud Técnica es una publicación cubana dedicada a la divulgación de temas de ciencia, tecnología y medio ambiente. ¿Qué buscamos? La ciencia para la equidad.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade