Kodemia
Published in

Kodemia

Bootcamp: de cero a Full Stack

¿Sabes qué es un Bootcamp? Si no, en pocas palabras, un Bootcamp es una forma de entrenamiento intensivo que te prepara para que adquieras habilidades en poco tiempo y que puedas aplicarlas de forma correcta en un ambiente de trabajo real.

Tomar la decisión de formar parte de un Bootcamp en Desarrollo Web puede estar llena de dudas, preguntas y miedos. Yo, por ejemplo, me preguntaba si un Bootcamp era para mi, si contaba con los conocimientos técnicos necesarios para empezar, si mi computadora era la adecuada, además tenía miedo de invertir y que a la mitad del entrenamiento me diera cuenta que no era capaz de hacerlo y abandonar. Así que, en medio de mis dudas y miedos, solo podía hacer una cosa: agendé una cita en Kodemia y me acerqué a ellos, una de dos, o salia mas confundido, o salía seguro de querer formar parte de ello… así que me presenté y afortunadamente dos horas después salí tan convencido, que a los cuatro días ya estaba allí de nuevo, con mi cuaderno, equipo, entusiasmo y con todas las ganas de aprovechar lo que serían cuatro meses de lo más particulares y especiales.

En el primer día hay casi tantos nervios como en el último, ves muchas caras nuevas, mis compañeros con los que aprendería y conviviría durante los próximos meses, todos ellos con personalidades únicas y también con distintos niveles de habilidades y experiencia, hay de todo pues, desde aquellas personas que quieren dar un giro total a su vida profesional, aquellos que ya tienen alguna base o conocimiento y que buscan seguir expandiendo su aprendizaje, y también gente como yo, que entramos con prácticamente cero conocimientos en la programación y desarrollo web. Ese primer día también conocí a mis mentores: los Alfa, que estarían a cargo de los módulos de aprendizaje y que cuentan con la experiencia, conocimientos y capacidades de enseñanza y que serían los encargados de tocar cada uno de los temas requeridos para que yo, al salir, tuviera todo lo necesario para ser un Desarrollador Web Full Stack; y también los mentores Beta: aquellos asesores que estarían de apoyo para resolver cualquier duda con algún tema en específico, un soporte también para repasar los temas vistos. Ese primer día también descubrí que muchos de los mentores Beta fueron estudiantes de generaciones pasadas en Kodemia y que algunos también habían entrado desde cero, ¡qué mejor muestra de confianza al ver el nivel que podría alcanzar en esos pocos meses! Nos presentamos, nos reímos y empezamos a generar confianza y convivencia entre nosotros, la séptima generación. Creamos un ambiente de alegría y que cambiaría a distintos estados de ánimo en las próximas semanas pues esto era solo el principio de toda una experiencia que culminaría con uno de los mayores desafíos a los que me he enfrentado.

Con el paso de las semanas uno se va dando cuenta del reto y esfuerzo que se requiere para comprender los temas vistos en clase, es necesario dedicar tiempo extra para repasar y entender las herramientas utilizadas, hubo algunos desvelos y empezaba a entender con mi propia experiencia a lo que se refieren con entrenamiento intensivo; sí, hay altibajos, momentos donde llegué a pensar que no podría, porque claro, no es algo sencillo, llegué a sentir que me iba atrasando, tenía la sensación de que mi esfuerzo no era suficiente y que no iba aprendiendo a la par de mis compañeros más avanzados, esto me obligó a que la dedicación que ponía a los estudios se multiplicaran y lo hice de forma tan constante que sin que me diera cuenta se volvió un hábito. Además, y por supuesto, siempre es de gran ayuda contar con el apoyo de más gente, toda la comunidad formada por mentores y estudiantes de otras generaciones, haciéndonos saber que estaban ahí para brindarnos ayuda en el momento que lo deseáramos, y fue tan literal que hubo desvelos en las asesorías ya que siempre existió esa pasión por transmitir, compartir y aprender de todo ello.

Aunado a esto, los fines de semana también eran de estudio. Tuvimos talleres sabatinos para complementar los módulos vistos: perfeccionamos nuestros conocimientos en Git, aprendimos la importancia del UX/UI, comprendimos la importancia de las metodologías ágiles como Scrum y XP Programming, estudiamos la manera de desplegar nuestra web por medio de la nube, entendimos mejor los negocios dentro de las Tecnologías de Información, y conocimos nuevas arquitecturas como JAMStack. El tiempo es importante, y aprovecharlo en aprender, incluso en algunos fines de semana, tendría su recompensa.

En Kodemia aprendí a mejorar mi CV y a conocer mis fortalezas para venderme bien, recibimos asesoría para presentarnos en entrevistas de trabajo, pues muchas veces no le damos la importancia a esto, cuando actualmente es tan importante una primera impresión, como los conocimientos técnicos. El trabajo en equipo es una habilidad que se requiere desarrollar en el ámbito profesional, y es algo que aprendes a hacer también en Kodemia: con el fin de cada módulo, realizamos desafíos en equipo donde además de aplicar y demostrar que habíamos aprendido las herramientas tecnológicas necesarias, tuvimos que demostrar también que éramos capaces de dividir las responsabilidades, en esos desafíos además de presentar nuestros trabajos, recibimos críticas, comentarios duros y la retroalimentación necesaria para mejorar, en esos momentos también descubres que aprendes a asumir consecuencias, porque ¿quién aprende mejor? sino aquel que aprende de sus errores y de sus áreas de oportunidad.

Así se fueron cuatro meses, casi sin sentir el pasar del tiempo, entre clases, mentores, compañerismo y desafíos, todo eso en una comunidad grandiosa y fraterna. Afortunadamente fueron pocos los que desertaron, sí, porque hubo quien lo hizo, los demás ahí seguíamos, tratando de superar nuestras propias limitaciones y expectativas, para demostrar, no a los mentores ni a Kodemia, sino a nosotros mismos que teníamos la fortaleza, aguante y capacidades para alcanzar nuestros objetivos, porque teníamos las ganas de llegar a ese gran momento donde la experiencia de estar en un Bootcamp alcanzaría el clímax de emociones y reto de lo que es un entrenamiento intensivo: el desafío final.

Para el desafío final presentamos problemáticas sociales que pudieran resolverse por medio de todo el stack tecnológico con el que contábamos ya para ese entonces. Después de que se decidiera cuáles serían los proyectos con los que trabajaríamos llegó el momento de repartirlos y asignar los equipos. Por fin llegaba el momento de aplicar todo lo visto en los módulos y talleres sabatinos, era momento de aplicar las metodologías ágiles, de hacer uso de nuestra habilidades en UX/UI, de definir las estructuras de nuestras bases de datos, conectarlas a nuestra maqueta, aplicar la lógica en todo ello, hacerlo funcional, dinámico y además subirlo a la nube, fácil, ¿no? Pues no tanto. Fueron aproximadamente cuatro semanas donde alcanzamos el límite de nuestra paciencia y emociones, donde los desvelos se volvieron frecuentes, aprendimos a darnos valor como personas y desarrolladores, aprendimos también a darle valor a nuestro proyecto, pero sobre todo aprendimos a transmitir y a comunicar este valor a otros, vamos, que la cereza del pastel es que teníamos que presentar nuestro proyecto ante jueces que iban a decidir si habíamos alcanzado lo necesario para ser Desarrolladores Full Stack, ¡cómo no íbamos a estar presionados! Antes de llegar a ese momento recibimos también retroalimentación de todos nuestros mentores, hubo comentarios muy duros que incluso nos hicieron replantear varias cosas que ya teníamos terminadas y que teníamos que volver a hacer. Sentíamos que el día final llegaba y no lo lográbamos, en cada retroalimentación salía un nuevo detalle, sentíamos que nuestro proyecto no alcanzaba el estándar para ser presentado en el día final, en el equipo hubo diferencias, enojos y mucho trabajo, pero también y sin darnos cuenta nos unimos como personas, como equipo y como amigos, generando una fuerza conjunta para darnos ánimos y hacernos saber que a pesar de todo, lo estábamos haciendo bien.

Y así el día final llegó, lleno de nervios y con la mirada de todos nuestros mentores y familia, íbamos a ser evaluados por jueces externos: gente laboralmente activa en campos tecnológicos y con la experiencia suficiente para determinar si éramos buenos… o no. Un día muy especial porque por fin íbamos a demostrar que los cuatro meses anteriores habían sido de provecho, el aprender a controlar los nervios al momento de presentar, también es una habilidad que refuerzas, y aunque también hubo críticas fuertes, supimos defender nuestro producto después de que nuestros mentores nos preparan para ello. Por supuesto, todo producto es mejorable y después de las críticas necesitamos hacer algunos ajustes para hacer de nuestra web, un producto mucho mejor. Al terminar, y con orgullo demostramos ser unos Desarrolladores Web Full Sack y nos reconocieron por ello, por lo que la alegría, ánimos y los ojos llorosos no se pudieron ocultar. Todo el cúmulo de experiencias y emociones habían sido de provecho y estábamos radiantes por ello, todo había valido la pena.

Fueron unos meses muy productivos que me dejaron con más ganas de reforzar lo aprendido, donde he podido identificar mejor mis áreas de oportunidad para trabajar en ellas. A pesar de mis miedos y dudas iniciales pude alcanzar mi objetivo de la mejor manera, y si bien los conocimientos técnicos con los que cuentes al principio son de mucha ayuda, no son indispensables, pues son habilidades que desarrollarás también durante ese transcurso. Al final, fue un proyecto que presentamos y desarrollamos nosotros como estudiantes, pero también fue un esfuerzo en conjunto y gracias a las enseñanzas y paciencia de nuestros mentores, fue un logro personal, pero también un logro en equipo para nosotros que presentamos y para la comunidad de Kodemia, porque sin la ayuda de todos los que estuvieron detrás de este proceso, no se hubiera alcanzado ese grandioso momento.

Finalmente, no queda más que seguir aprendiendo porque este camino apenas empieza. No soy Full Stack solo por terminar satisfactoriamente el Bootcamp, pues aunque cuento con unas bases muy fuertes y he demostrado mis capacidades y habilidades técnicas, creo que se es Full Stack cuando comprendes la necesidad de continuar especializándote y desarrollándote dentro del ámbito laboral; el conocimiento no acaba y es bueno seguir generando experiencias para absorber lo necesario de este apasionante mundo tecnológico, que nunca deja de actualizarse.

--

--

--

Nos sumamos a tu objetivo y te acompañamos en el proceso de transformar tu vida #programando 🚀

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Omar Ariza

Omar Ariza

More from Medium

Quantum Computing is the Future (And how it can affect you)

European Countries Love Renewable Energy

Olayinka Alege | Directing the High School Play — Script Analysis

If You Post It, They Will Come