Hábitos y prácticas lectoras

Hábitos y prácticas lectoras

La encuesta Hábitos y prácticas lectoras estuvo dirigida a guatemaltecas, a toda aquella persona que se considerara del género femenino. Su objetivo era analizar las dinámicas de la apropiación de la lectura en la vida cotidiana. Más allá de considerar al libro como un consumo cultural, se estableció caracterizar los lugares y las maneras de leer por parte de las participantes.

Queremos aclarar que cuando se comenzó la encuesta, interesaba conocer detalles de los hábitos de lectura de las mujeres del círculo de lectura llamado Eva. Luego lo compartimos a compañeras, a colectivos, a grupos de redes sociales y a amigas conocidas. Durante el transcurso de la recopilación de información, estuvimos conscientes de que la algoritmización de Facebook y de Twitter nos impide salir de un círculo muy estrecho de contactos.

Aún así, se obtuvo un total de 185 encuestas y esperamos que este análisis contribuya a la generación de preguntas e hipótesis de investigaciones a futuro, que contribuyan al conocimiento, a la promoción de las prácticas lectoras y al análisis de sociedad y al de la cultura en Guatemala.

Aspectos metodológicos

Los resultados que se analizaron emergieron de una encuesta que voluntariamente las lectoras llenaron a través de Google Forms. Este dato es relevante porque en primer lugar da cuenta de que se aplicó a una porción de personas que ya poseen interés por leer. Además, tienen acceso a Internet y aprovechan las redes sociales para participar de manera activa en estudios rápidos de investigación social y cultural.

Por lo tanto, la medida de los resultados no son una porción directa de la población guatemalteca, sino más bien de una población guatemalteca con características similares dentro del universo definido del círculo de lectura de mujeres y de grupos afines. Este alcance metodológico implica que no se pueden extraer conclusiones y generalizaciones para la población guatemalteca en general.

Sin embargo, sí es posible decir que contribuye a conocer prácticas específicas de un grupo de lectores en Guatemala y sus inquietudes. Adicionalmente, el valor de sus resultados puede sugerir que se produzcan mediciones específicas enfocadas exclusivamente al público lector adulto. Actualmente, existen informes y estudios dirigidos a comprender una parte de los hábitos de lectura de la población guatemalteca pero se enfocan en aspectos educativos y en jóvenes. Como el de la Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa, quien presentó el informe Variables que inciden en la adquisición de hábitos de lectura de los estudiantes en el año 2012.

Se tomó la decisión de analizar los hábitos de lectura bajo una concepción que no reproduce la opinión sobre el consumo, los precios y el acceso a los libros. Se planteó desde entender la lectura y al libro como una práctica sociocultural por parte de un grupo determinado donde se construyen significados, así como sentidos del vivir individual y del vivir colectivo.

Los resultados

En la encuesta las lectoras fueron toda aquella persona que se identificó como mujer y que lee cualquier material escrito -libros, periódicos y revistas, y/o materiales en Internet-. De las 185 lectoras que participaron en la encuesta, compartida del 15 de enero al 21 de enero del 2017, la mayoría tiene entre 35 a 44 años de edad y le siguieron las lectoras que tenían de 25 a 34 años, un alto porcentaje habita en la ciudad de Guatemala y la mayoría se enteró de la encuesta por medio de la red social Facebook.

Ubicación

Un elevado porcentaje de las lectoras habitaba, durante la encuesta, en el departamento de Guatemala. Cuatro lectoras no están incluidas, pero respondieron desde Huehuetenango, Jutiapa, Quetzaltenango y Retalhuleu. Un tres por ciento vive en otro país.

Redes sociales

La mayoría de las lectoras recibió una invitación para participar en la encuesta por medio de la red social más popular y reconocida a nivel mundial, Facebook. Aquí, se hace énfasis en que la mayoría de invitaciones estuvieron destinadas a las lectoras concentradas en el grupo privado del club de lectura Eva, donde hay más de 128 integrantes.

Se seleccionaron grupos con características similares como el de Unidas Somos Tendencia y se envió la invitación a otras mujeres líderes para que la compartieran en grupos afines a los que pertenecen. Las otras lectoras se enteraron por medio de la red social Twitter, donde se solicitó apoyo a clubes de lectura y a personas individuales para su difusión.

Tiempo y lectura

Existe una alta concentración de lectoras que le dedican más de diez horas semanales a la lectura.

Razones por las que se lee

Las motivaciones de la lectura presentan un alto interés en leer para conocer un tema en particular. Además, leen para adquirir información y desarrollo personal. Sin embargo, es importante mencionar que los resultados también demuestran que un alto porcentaje de lectoras lee por placer y por entretenimiento.

Los elementos de placer y de entretenimiento son datos que se clasifican como tiempo de ocio. Aquí, las lectoras después; o quizás sin necesidad de haber cumplido con deberes laborales, deberes de estudio o deberes familiares, eligen a la lectura como un centro de recuperación de creatividad, de energías físicas y de psíquicas gastadas durante actividades laborales e incluso durante el tiempo libre.

La lectura es un acto solitario

El espacio privado, como la casa, es un lugar relevante para la mayoría de las lectoras. El componente de individualidad es una característica que destaca el acto de leer. Sin embargo, también destaca el de movilidad y accesibilidad. Los cafés, los restaurantes, además del transporte público y el privado son espacios altamente considerados como propios para la lectura.

En la ciudad de Guatemala se deben tomar en cuenta dos aspectos en cuestión de movilidad, la alta congestión del tránsito en la ciudad y los altos tiempos de viaje hacia departamentos y municipios. Una situación que afecta el tiempo de las personas y su calidad de vida, se mejora por medio de la lectura y transforma la trayectoria en un tiempo útil.

Por otro lado, las instituciones educativas como colegios, universidades y centros de aprendizaje tienen una menor importancia para las encuestadas. Un bajo porcentaje de lectoras considera que los centros educativos son de su interés para leer. En este aspecto, se puede recurrir a largo plazo a integrar preguntas más profundas para construir una visión de la lectura lo más integral posible.

Los centros educativos presentan una frecuencia baja de interés, así que deja la interrogante de saber si los centros están equipados con bibliotecas o centros de documentación; y si existieran, de saber si las lectoras se encuentran interesadas por visitarlos. Entre las preguntas específicas que se pueden integrar a largo plazo, pueden estar enfocadas en tiempo, distancia, trabajo o maneras en las que adquieren libros.

Respecto al género de las lecturas, las lectoras tienen un alto interés por la historia, ciencia y tecnología y le siguen los negocios. Sin embargo, se dejó una sección para incluir intereses personales, de manera individual las lectoras también tienen interés por los libros de poesía, arte, feminismo, crónicas, literatura infantil, ensayo, fotografía, música, educación, teología y espiritualidad, ciencias sociales -como sociología, filosofía, antropología y psicología-, teatro, relato, columnas y neurociencia.

Una segunda etapa exploratoria podría considerar la cantidad de libros leídos en el mes o al año y al soporte (físico, digital, electrónico y audiolibro) en que leen.

Orígenes

La manera en que las lectoras seleccionan sus próximas lecturas demuestra que las reseñas y las recomendaciones son las dos opciones que predominan ante las demás maneras de adquirir nuevas recomendaciones. Otras maneras en que las lectoras seleccionan sus lecturas son por medio de investigación personal, porque ya tienen autores favoritos a los cuales buscar, por destino o suerte, porque les llama la atención el título o el autor, según necesidades, algunas siguen a los escritores en las redes sociales y se enteran de los títulos que siguen.

En cuanto a las secciones o las frases favoritas de las lectoras, se identificaron hábitos similares. El 36 por ciento escribe en su cuaderno, diario o en alguna plataforma virtual de Internet las frases que les gustan.

Rituales

Los rituales son una serie de acciones que incluyen un valor simbólico. Aunque las acciones de cada lectora son personales se encontraron acciones similares. El ritual que destaca es el de prepararse café antes de comenzar a leer. Otras lectoras prefieren beber té o vino.

Algunas menciones particulares:

Prender una vela con aroma o barrita de incienso
Arreglar
Buscar un separador
Hojear las páginas
Leer por las tardes / las noches
Recordar detalles de la lectura anterior
Oler el libro
Comenzar el libro en el transporte público

Acceso Universal

La pregunta específica que se hizo a las lectoras fue ¿Crees que en Guatemala hay fácil acceso a los libros?

Círculo de lectura

El 74 por ciento de las lectoras no pertenecen a ningún círculo o club de lectura.

Actividades para promover la lectura

Esta pregunta fue abierta, con el objetivo de que las lectoras expresaran e hicieran sugerencias utilizando su creatividad y desde sus experiencias sobre las actividades que consideran relevantes para promover la lectura en Guatemala. Después de clasificar respuestas similares se identificaron cinco grandes grupos que sugieren crear bibliotecas que sean públicas, descentralizadas, multiculturales y que permitan el préstamo externo de los materiales de lectura. Además, se hizo énfasis en crear bibliotecas en cada centro educativo públicos y privado del país.

Un alto porcentaje demanda que se formen círculos, clubes y espacios para discutir libros en grupo. En esta sección también se hizo énfasis que las reuniones se hicieran en espacios públicos como los parques y que se garantizara la seguridad de las lectoras al momento de utilizar los espacios públicos.

Otra gran demanda fue la de fomentar la lectura desde una edad temprana, pero con el énfasis de que fuera libre la selección de las lecturas y no las impuestas por el Ministerio de Educación. Las lectoras consideran importante primero despertar el hábito y el interés por leer, antes que imponer lecturas universales en los grados primarios y los grados secundarios de los centros educativos.

Las lectoras también consideran importante reducir o eliminar completamente los impuestos a los libros. Desde un punto de vista monetario, se hace una asociación de precios con el acceso a los libros. Además, Guatemala es el único país centroamericano que cobra IVA por la compraventa de libros.

Por último, otra de las actividades que las lectoras consideran importante para fomentar lectura de libros, son las ferias. En este tema, hicieron énfasis en que deben ser ferias variadas, porque se cansan de ver títulos repetidos. También mencionan que deben ser ferias descentralizadas y más inclusivas. El tema de las librerías participantes en las ferias del libro ha sido un debate entre los lectores y las editoriales independientes cada año cuando se lleva a cabo la Feria Internacional del Libro en Guatemala, FILGUA.