Emprendiendo desde los 14

Julia Helena Carrillo y Daniela Larrea

Comencé mi vida ‘laboral’ cuando era muy joven, ya que me parecía importante tener mi propio dinero. Por cosas de la vida mi papa murió cuando yo tenía 11 años y para nosotros, mi mama y yo, fue muy duro. Al principio nuestra vida era exigente económicamente, entonces con la ayuda de mi abuela desarrollé mi primer negocio a los 14 años. Vendía colas en el departamento de mis abuelos y llegué a tener casi 18 jabas de colas que circulaban cada semana. Abajo de mi casa, había lo que se llamaba el ‘Comedor Municipal’ un servicio del municipio que ofrecía almuerzos y yo vendía colas a las personas que se encontraban allí. Tuve este emprendimiento durante 2 años y me encantaba tener ingresos propios y ese sentido de independencia, creo que siempre ha sido algo que me caracteriza.

Después, deje a un lado el negocio de vender colas y empecé a dar clases de matemáticas. Me parecía más rentable y era algo que me encantaba hacer. Luego, me dediqué a hacer pequeñas cosas como trabajar en una tienda de ropa o en una consultora médica. Es decir que, desde ese momento no he dejado de trabajar. Además pienso que el trabajo te convierte en una persona responsable. Por ejemplo, cuando empiezas a tener tu propio dinero, debes buscar la manera perfecta de gastarlo e invertirlo.

Por otro lado, trabajé como la directora psico-pedagogica de un colegio. Esta labor era muy interesante porque trabajaba con niños, profesores y maestros. Sin embargo, no me gustó tanto porque experimenté por primera vez lo que era tener un jefe. Ganaba bien y el ambiente era muy bueno pero no sentía que podía hacer lo que yo quería. Además, pienso que hacer lo que tu sueñas es una de las cosas más importantes, aparte de tener tus ingresos y ser independiente.

Por lo tanto, luego tuvimos con mi esposo la oportunidad de encontrar un proyecto que se relacionaba con universidades norteamericanas. Recibimos una llamada para hacer un estudio para la científica Magela, un profesor y director de la Escuela de Psicología de la Universidad de Harvard. El quería realizar una investigación para establecer las características de los emprendedores exitosos. Un amigo de mi esposo dirigía el proyecto y yo lo ejecutaba. Eran más de 200 entrevistas que duraban dos horas cada una. Fue un trabajo muy dificil. Cuando hubo la reunión para presentar los resultados fui invitada y eso cambió mi vida. Me dí cuenta que aparte de buscar la información, quería poder dar a conocer estas características de como se comportan los consumidores a los empresarios. Por lo tanto, estudiar la psicología del consumidor es lo que más me gusta. Incluso ahora estoy estudiando como dirigir una empresa. Además, todos los años hago diferentes cursos para estar actualizada, ya que para mí es un tema muy importante.

Muchas gracias por contarnos sobre tus comienzos emprendedores. Ahora tu trabajas en Ipsos, en qué consiste Ipsos?

Es una empresa francesa que tiene 40 años de existencia. Se dedica a la investigación de mercados y fue fundada por Didier Truchot y Jean-Marc Lech. La empresa nació en Paris y su meta era crecer mundialmente. Hoy en día se encuentra en 87 país y entre ellos Ecuador.

Como se unió a Ipsos?

Comencé un emprendimiento de investigación de mercado que se llamaba Consultor Apoyo, yo era su gerente general. Ahora, la manera de crecer de Ipsos es ir a un país y observar a una empresa que sea prestigiosa para poder comprarla. Por lo tanto, Ipsos compró Consultor Apoyo hace 3 años y nos permitió seguir siendo socios aunque Ipsos tenga acciones. Pienso que es una ventaja maravillosa, ya que compartimos los riesgos y recibimos apoyo tecnológico.

Qué tipo de metodología usan para investigar?

Ipsos tiene una estructura de negocio donde separa el entendimiento de investigación en varias líneas.
Una línea se llama ‘Publique affaire’. Es todo lo que tiene que ver con la opinión pública y lo que piensa la sociedad sobre los temas relativos a lo social.
La otra línea se llama ‘Loyalty’. Es todo lo que tiene que ver con los clientes, su satisfacción, comprador fantasma y también estudios sobre qué es lo más importante para un cliente en su proceso de comprar.
‘Connect’ es la línea que se encarga de difundir la marca.
‘Marketing’ es el producto, es decir el etiqueta, usos de la gente, el precio, segmentación y como está el producto en la tienda.
Existen algunas metodologías. Vendemos soluciones para el cliente y esas soluciones son adecuadas a lo que el cliente necesita. Si el crece, nosotros crecemos. Es una relación de apoyo mutuo.

Con cuantas empresas trabaja Ipsos?

Una de nuestra visiones es ser el principal proveedor de investigación de 100 de las 450 principales empresas del país. Eso lo logramos hace algunos años. Actualmente, trabajamos con más de 200 de las 450 principales empresas del Ecuador. Cuando lo establecimos era tan solo un sueño pero finalmente, lo hemos logrado.

Cuál es tu trabajo en Ipsos?

Yo soy gerente general en la compañía. Era también gerente general en Consultor Apoyo pero estaba enfocada en el lado técnico. Ahora estoy más dirigida a la gestión general. No obstante, a veces trabajo en el lado técnico porque es lo que realmente me interesa.

Que retos has encontrado desde que empezaste a emprender?

Uno fue empezar a emprender antes de darte cuenta. Creo que es inverso, porque primero tienes que pensarlo y luego hacerlo, conmigo sucedió al revés.

Como ves el futuro de Ipsos?

Pienso que es una empresa fantástica y formada por investigadores. La vocación es mejorar los productos y los servicios. La orientación es proponer una información siempre más precisa y correcta. Y pienso que un emprendedor logra hacer todo en equipo. Es su responsabilidad escoger de quien se rodea. Estoy aquí porque hay personas que han creído, que han puesto su capacidad, su inteligencia en nosotros para comenzar a emprender. Es decir que se necesita una energía global en equipo.

Según tu opinión, porque hay menos mujeres emprendedoras que hombres?

El problema del crédito es lo primero. Se ha comprobado que es mas difícil para las mujeres conseguir un crédito. Además hay mujeres que piensan que pueden vivir dependiente económicamente de alguien mas. Yo no sentí eso. Me gustaba la independencia. Por otra parte, cuando se piensa en el emprendimiento se piensa más en el emprendimiento tecnológico. Y creo que es un territorio más masculino pero no hay datos que me lo confirme. Lo que hay es más apoyo económico a los hombres porque un emprendimiento tecnológico es más fácil que se globalise y entonces que sea rentable. Se ven más mujeres en otros tipos de emprendimiento mucho más tradicionales.

Tienes un consejo para los emprendedores?

Creo que el placer de hacer algo por ti mismo no se compara con nada. Este sentimiento que has construido algo te da una energía de vida. Creo que un emprendedor debe borrar de su mente la idea de que trabajar es un castigo. Cuando eres un emprendedor, amas lo que haces. Mi gran suerte es que a mí me pagan para hacer lo que me gusta. Entonces no tengo horario, no tengo fecha, no tengo límite. Debes amar lo que haces!

Muchas gracias Julia Helena por hablar con nosotros.