Borrando a papá

Cómo un documental pone en jaque al sistema.


Cuando construimos un castillo de naipes, el más ligero viento sería capaz de ocacionar una catástrofe. Un simple documental que pretendía denunciar una de las tantas injusticias que ocurren el mundo termina desafiando al mismo sistema en el que vivimos, y las reglas que se aplican día a día.

Borrando a papá es un documental cuyo estreno ya ha sido postergado dos veces (pueden ser más, perdí la cuenta) cuenta la historia de un grupo de padres que no pueden ver a sus hijos. La razón de tal separación es simplemente el divorcio, los conflictos entre padre y madre, llevan a convertir a los hijos en un arma de sometimiento y venganza para con los hombres. El sistema legal entonces se transforma en un modelo perverso que es cómplice de esto.

Trailer de Borrando a papá

El sistema se cae a pedazos, pero muchas veces en lugar de volver a construir algo que esta vez funcione, muchos prefieren juntar los remanentes de lo que queda y apilarlos unos arriba de otros. La justicia es ciega y no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Quien elaboro la ley de Violencia familiar fue el psicólogo Jorge Corsi, quien fue condenando y esta cumpliendo 3 años de prisión efectiva en Marcos Paz luego de declararse culpable de corrupción y abuso deshonesto de menores. La eminencia en violencia familiar y director del Posgrado de la UBA en Violencia Familiar manejaba una red de pedofilia.

¿Qué se puede esperar de una ley que esta hecha por un pedófilo y criminal? ¿Qué se puede esperar de los profesionales a los que capacitó?

La ley de violencia familiar toma al hombre, al padre, como un elemento violento per se. El padre es un monstruo por ser hombre. En esto se basa la separación que sufren los padres protagonistas del documental de sus hijos.

¿Cual es el problema de fondo?

Bajo al ley de violencia familiar y los miles de expertos que preparo Corsi en su Posgrado de la UBA hay años y años de legislación, de fallos judiciales y sentencias. Habría que reveerlos todos, porque hay que hacer las cosas bien, porque hay que derogar esa ley y crear una nueva con una comisión de expertos de las cuales no participe ningún alumno de Corsi.

Las ONG que se han dedicado a lucha de género o la violencia familiar censuran este documental porque es más fácil que tener que reveer sus casos, de poner dudas donde lo que antes para ellos era algo incuestionable.

El problema de fondo sigue siendo que queremos ver otra realidad antes de aceptar nuestros errores como sociedad.

twitter: @fitogaleman