Nos precipitamos

Nos precipitamos siempre. Al beber ese último trago, al tomar el primero. Al coger el metro, al cruzarnos. Al no darle más sentido a lo que escribimos. Al cruzar la calle.

Nos aturamos. Al hacer promesas que no cumpliremos. Al creer. También al crear, a veces. Al creer que sabemos dar lecciones de moralidad. Al reivindicar la madurez como bandera y la integridad como mástil.

Nos atolondramos al creer en el finito. Al exigirnos demasiado. Al pedirnos demasiado poco. Al poner altas las expectativas, expectativas que jamás cumpliremos.

Nos precipitamos al no creer en los imposibles. Tampoco en las posibilidades. Al anhelar sentimientos que no podemos abrazar. Al regalar amor como si fuese algo bueno.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.