Dos minutos de cualquier día

Dos minutos en algún rincón de Castilla la Mancha. Fotografía de Sara Ferco

Los dos primeros minutos de Papa Was a Rollin’ Stone de The Temptations podrían usarse los lunes a modo de introducción. Uno no está para muchos sones cuando suena el despertador, sin embargo tiene que buscarse artimañas (no en forma de engaño, sino de astucia) para que el show continúe, cada uno hace lo que puede. Lo cierto es que con la intro de esta canción ni siquiera el día sabe lo que te espera, pero te da la sensación de que va a ser algo prometedor.

En fin, que con la seriedad y el sueño del momento yo me quedo con la canción, pero también con la reflexión que dejaba John Steinbeck cuando decía: “Ahora que ya no tienes que ser perfecto, puedes ser bueno”. Podría valer como inspiración un lunes, pero también cualquier otro día de la semana. Por eso lo escribo un viernes.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.