Ahora cobran las bolsas

Pues sí, ahora que en los comercios ponen cara de pena diciéndote que por decretazo te tienen que cobrar las bolsas se me antoja un buen tema de conversación.

Pero como este blog perdería su esencia si no arrancara con una tontería hablaré de las bolsas de mis ojos. Dormir bien, no llorar por ausencias y desquerencias, rejuvenecer, …, está todo fuera de cuestión. ¿Habrá dado alguien con la receta para hacerte un lifting mañanero para no tener que aguantar que una amiga sincera meta el dedo en la llaga? ¿O para que el amigo correcto no te diga un suave “pareces cansada”?

Como dijo alguien, los problemas que se arreglan con dinero no son problemas, así que una tarde tonta en la que el refugio más barato para el calor infernal es El Corte Inglés arrastro a Amordemivida al txoko de Isabel (a la que no tenía el gusto de haber tratado antes) y le pregunto por un contorno de ojos, y ella me dice que me va a demostrar lo bien que funciona un combo hecho a la medida de una buena vasca potente (te lo robo, Mi…). Un serum hecho de setas (que hoy no vamos a Rolex) me deja las bolsas más tersas que el culito de Amordemivida, que de paso gasta de su encanto para engatusar a Isabel y que me haga todo un tratamiento chachi con limpieza incluida, incluso consigue que lo acicale a él.

Salgo de allí feliz, con menos pasta en la cartera, pero con una sensación de poderío que me impide sentirme mal cuando me meto entre pecho y espalda una ración del mejor helado de nata de Bilbao, en Ledesma, para más señas. Amordemivida deja para trapos una camiseta con ese chocolate tan oscuro como el alquitrán y mis cada vez comparativamente más exiguos conocimientos de furbo amenizan un momento tranquilo de esos en que no te importaría que se parara el tiempo.

Y si esta noche vuelvo a no dormir y lo aderezo con un llorar, ya no importará tanto, porque mi capacidad de enamoramiento rápido con mis ideas locas me da un subidón, y esta noche tendré la oxitocina a tope (te lo robo, Satánico) con mi nuevo proyecto de quitarle el puesto a Isasaweis.

Like what you read? Give Ruth Lazkoz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.