Y llegamos al testarossa

Madre añosa, nene enamorado de los polis y La Ferrari. Todo nos conducía a Miami Vice. El problema es ahora cómo no pasarse de frenada y que no acabe pidiendo un traje de seda brillante del taller de …. Adolfo Domínguez.

Por esos coches, por Sheena Easton, porque te ponía el negro en vez del blanco, porque no entendías como una tía podía trabajar en un comisaría con tan poca ropa y salir ilesa, porque no comprendías como Sonny podía pasar de una personalidad encubierta a otra cada semana sin que los malos le tuvieran calado, por la mala vida que le daban a la pobre Gina, por esta canción ….

Like what you read? Give Ruth Lazkoz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.