JONÁS Y LOS RUTEROS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

La neblina en Guadalajara es un fenómeno tan exótico como peligroso, que rara vez se presenta. Lo que en un principio vimos como un pésimo presagio, lentamente se convertiría en una bendición, bloqueándonos el sol durante al menos 50 de los 250 kilómetros de nuestro recorrido de Guadalajara a León, enorme tramo de una misión que nos llevaría el día entero.

Esta imagen se volvería cotidiana gracias a las 7 ponchaduras que sufrimos en total.

En resumen el tramo se compone de enormes e interminables secciones rectas seccionadas intermitentemente con columpios matones y rematando con la brillante ausencia de tiendas de autoservicio o de cualquier tipo.

No hace falta mencionar que, como lo muestran las fotografías, en contraste con la dificultad del trayecto, la belleza del paisaje resalta en la misma proporción.

El agua se nos terminó aproximadamente 50 km antes de llegar, empezamos a sentir el desgaste y seguíamos sufriendo ponchaduras, esta no era como las otras rodadas, estábamos acostumbrados a los cómodos 200 kms de Guadalajara-Colima con sus pendientes negativas y mentalmente creyendo que serían simplemente 50 kms más. Aquí perdimos la noción, demasiado ascenso, demasiado plano, demasiado todo.

No voltees ahora pero hay una tormenta detrás de nosotros.

Finalmente un letrero de caseta de cobro se asoma detrás de uno de los últimos columpios, una señal de esperanza, es bien sabido que tras una caseta de cobro siempre hay una tienda de autoservicio y no faltaría mucho para llegar a la ciudad, recargamos el agua y la comida suficiente para llegar de forma digna a la ciudad mediante un último descenso, pero debido al desgaste físico y mental, Jonás y yo nos perdimos de vista al buscar la dirección de Jessica que junto con María (dos grandes amigas que nos recibirían ahí), nos estaban esperando varias horas antes. Finalmente encontré la ubicación pero no a Jonás, hasta que gracias a una extraña casualidad, pasó frente a la casa casi de forma accidental. Al fin tiempo para comer y descansar.

Gracias a María y Jessica por el recibimiento y paseo local : )

Síguenos en Instagram:
📸 Adrián García
📷 La Real Ciclismo