Alíviate de vez en cuando #lvrdb

Pues sí, hablo de sexo. Me da lo mismo que seas hombre o mujer. Si tienes con quién practicar como si no. Si lo necesitas, desahógate, por favor.

Se trata de tí. Nada más. Nada menos. Hazlo por tí. Por nadie más. Porque nadie es menos. Sólo si es que te hace falta, claro. No te ofendas, por favor.

¡Respeto al máximo! Si lo necesitas, dale su importancia. Tu propia sexualidad se lo merece. Solamente tu lo sabes.

Es una parte de tí. Una manera de quererte. De amarte. De valorarte. De cuidarte…

Nadie te obliga a leer. Si lo necesitas, explora. Eso es todo ;)

Descubriendo mi erotismo Por Ester Álvarez Guillén

“De pié, frente al espejo, me miro desnuda por primera vez con ojos de quien ama su cuerpo. Un cuerpo tantas veces castigado con dietas, con insultos, con complejos… siempre criticado y desvalorizado.
Me miro con deseo y pasión, veo una piel sedienta de caricias, admiro la belleza de cada centímetro de mi cuerpo, único y poderoso. Cierro los ojos y puedo sentir mi piel erizarse, comienzo a tocarme, sueño… imagino todo aquello que me gusta sentir.
Me excito y me relajo al mismo tiempo, sintiendo cada caricia, sabiendo que este es mi momento, solo para mi, donde nada malo puede acontecer, donde solo yo tengo el control y puedo llegar hasta donde yo quiera.
Descubro sensaciones que estaban ocultas, lugares que eran prohibidos, fantasías reprimidas, gemidos silenciados… Y entonces llegas tú, ¡orgasmo divino!, apareces cuando menos me lo espero y me inundas con tu poder, te dejo llegar y te dejo partir en un instante de unión entre mi cuerpo y yo.”
Autoerotismo, ese gran desconocido… ¡eterno tabú!

Piensa para creer.
Cree para crear.
Crea para vivir.