Caga y sigue… #lvrdb

Suma cuando cagues

Hablo de cagar como sumar. Es lo mismo. Hay que vaciar para llenar. Cierra ciclos pasados para empezar otros nuevos. Morir para renacer.

¿Lo recuerdas? Ya te lo dije. Si tu cuerpo come y caga, tu mente también. Lo mental funciona igual que lo físico. ¿Lo recuerdas? Lo tienes en la cabeza.

Haz más y piensa menos

Haz. Actúa. Hay que pensar, sí. Aprender a pensar. Pero también hay que dejar de pensar para hacer.

Suma. En cuanto sientas a tu cuerpo (o tu mente) más ligero por haber cagado, ponte en marcha. Muévete más. Emprende. Desafía. Atrévete.

Con mucho arte

El arte es expresión. Lo mental se caga expresándolo. Sacándolo como sea. En forma de canciones, bailes, juegos, dibujos, esculturas, conversaciones, besos, abrazos, cocinando, sonriendo, hablando o callando.

El arte es emoción. Para eso está el arte. Para expresar emociones. Aunque muchas veces no sepas reconocerlas. Da igual. Si haces algo con arte, estarás cagando bien. Haz las cosas con sentido, con ganas, con pasión. Pero hazlas.

Aprende a pensar.
Piensa para creer.
Cree para crear.
Crea hábitos.
Vivir es eso.