Lo que tienes en la cabeza #lvrdb

Si tu cuerpo come y caga, tu mente también.

Pero de otra manera. Es menos “material”, eso sí. Está en otra dimensión. Como las señales de radio. Como la señal del móvil. Como las microondas. Igual que el Bluetooth y el Wifi.

En forma de onda. Sí. Pero COME y CAGA.

Son ideas. Pensamientos. Ondas y frecuencias de onda. Electricidad. Vibraciones. Es el más allá del cuerpo. El más pallá de la materia. Que se transforma en sentimientos, emociones, recuerdos, palabras o acciones.

Tu mente come y caga

Lo que comes es… combustible.

Las entradas. Los imputs. Todo lo que ves. Oyes. Hueles. Tocas. Recuerdas. Sientes. Lees. El alimento que le das. Las cosas que te dice la gente. Las cosas que te dices tu.

Tu mente es un edificio. Una emisora de radio. Una empresa. Con personas dentro. Un equipo de redacción y muchos colaboradores. Locutores. Gente trabajando. Preparando el material que emitirán. Lo que van a retransmitir.

Lo que cagas es… electricidad.

Outputs. Lo que sale. Emisiones. Productos de la radio. Ideas. Lo que haces. Movimiento. Pensamientos. Deseos. Esperanzas. Planes. Cosas que hacen sentirse vivo a tu cuerpo. Da igual la calidad.

De tu mente sale de todo. Tiene que emitir su programa. Cada día. Las 24h. Los 365 ó 366 días del año. Durante toda su vida. Nunca descansa. No tienen recortes. Trabajan sin parar. No se cansan. Sólo saben cumplir. Y eso hacen. Cumplen. Su misión es emitir en antena.

Por eso hay que alimentarla bien. Ayudarle a que transmita cosas buenas al cuerpo. Temas interesantes. Útiles. Divertidos. Agradables. Sexys. Excitantes. Cosas que hagan sentirse vivo al cuerpo.

Calidad de entradas. Para sentirte bien. Para dejar de preocuparte. Para vivir con esa salvaje que es la vida.

Piensa para crear tu vida. Creer para pensar bien.