¿Te aburres?

Descansa

Si no te aburres, haz un descanso. Por lo menos de vez en cuando. Para. Párate. No hagas nada. Durante unos minutos. Abúrrete. Por favor. Es vital.

Tener prisa está de moda. Sentir agobio y estrés está demasiado de moda. Por eso propongo una revolución. La verdadera revolución del bienestar.


¡Abúrrete ya!

Haz una pausa para aburrirte

Es importante. Es necesario. Hace falta. Si no te puedes aburrir es porque no tienes tiempo. No tienes tiempo para nada. La vida está hecha de tiempo.

Es urgente. Es vital. No lo dudes. Si no tienes tiempo es porque no tienes prioridades. Si no tienes prioridades es porque no sabes pensar. Piensa.

No caigas en la trampa del tiempo

Todo es un engaño. El tiempo es una farsa. Un montaje. El pensamiento de “Una vida mejor” es una trampa. En toda regla. Porque lo mejor es ahora.

La vida ocurre aquí y ahora. Deja ya de engañarte. Aburrirte es vivir. Y también ayuda a que pienses. Piensa por qué te aburres. ¡Inténtalo!

Abúrrete para pensar.
Piensa para creer.
Crea para pensar.