Dioses y gusanos

El predicamento humano es que somos dioses y a la vez gusanos.

Tenemos el poder de crear y destruir, desde vidas a edificios, de avenidas a recuerdos; y todo con una simple regla: terminar siendo polvo, cenizas y tierra para gusanos.

Tenemos la mayor capacidad de creación en toda la naturaleza, sin embargo nos encontramos ante la verdad incómoda de nuestra vida: una cuenta fija de respiros, un saldo por pagar con cada día que pasa, un minuto más que se escurre mientras nuestros cuerpos se oxidan con los años.

Lo que nos hace únicos es conocer nuestra capacidad de crear de la nada objetos que representen nuestros sentimientos y a la vez conocer nuestra debilidad ante una bacteria. Es saber que somos capaces de todo excepto vivir eternamente; que vamos a vivir y a morir sin que un momento se repita. Somos duros pero frágiles.

Es saber que somos dioses y gusanos.
Es saber que hoy… Puedo ser o no ser.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.